Aquí está de nuevo la saga Touhou. Como tragarse un sapo.

Vuelve la saga Touhou a pulular por Nintendo Switch, esta vez con Touhou Genso Wanderer Reloaded. Como siempre, mi recomendación es que huyas y no gastes ni un minuto ni un euro de tu tiempo en este juego, a no ser que seas un gran aficionado del movimiento Touhou. Si, por el contrario, te ves con ganas de darle una oportunidad a esta especie de RPG roguelike, te daré motivos por los que no hacerlo.

Roguelike clásico

Touhou Genso Wanderer Reloaded pertenece al proyecto Touhou, que se caracteriza por explorar diversos géneros ambientando todos sus juegos en el mismo universo, uno habitado por demonios y humanos preadolescentes haciendo bromas que, sutilmente, abarcan temas bastante poco moralmente aceptables. Se supone que son bromas, homenajes a grandes del género, parodias, pero lo único que son es un sinfín de líneas de diálogo sin gracia alguna y algo desagradables en algunos momentos. Por supuesto, la peor parte es la de “sinfín”.

En realidad, no juegas siempre con Reimu, sino que conforme avanzas encuentras nuevos personajes controlables (aparte de los acompañantes)

Después de soportar una escena abominable de inicio, a los mandos de Reimu serás apalizado por tu amigo, poseído por la bola dorada (hay que decir que, en japonés, “bola dorada” es… otra cosa, y la obsesión de la niña protagonista con la bola dorada, sabiendo lo que significa para los japoneses, es un poco perturbadora). Por fin podremos empezar a jugar.

Se trata de un RPG de tipo Roguelike, en el cual las acciones se realizan secuencialmente. Es decir, nadie se mueve hasta que tú no te mueves, pero todos los movimientos de todos los personajes se realizan a la vez. Se trata de un género que prosperó moderadamente en los años 80 y que está viviendo una segunda discreta juventud, pero que, acostumbrados al tiempo real, se vuelve algo confuso y lento.

No te dejes engatusar por el bonito estilo anime de las imágenes estáticas, el juego es puro pinipón…

Reimu puede almacenar objetos que va encontrando para alimentarse, curarse, lanzar hechizos, lanzar hechizos de otro tipo, equiparse… misteriosamente, cada cierto tiempo se desequipa de los objetos y tienes que volver a asignarlos.

Mientras caminas por las mazmorras, que parecen diseñadas en RPG Maker (si es que no lo han sido), puedes toparte no solo con enemigos y objetos, sino también con trampas. Además, cuentas con un aliado que seguirá tus órdenes y atacará a tus enemigos, a veces sin que te dé tiempo a ti a llegar (por el sistema de juego).

En un cuadro de diálogo se representa toda la información de la batalla. ¡Súper Claro!

Obviamente, se trata de una jugabilidad disfrutable solo para unos pocos. Es demasiado denso para los recién llegados al género (en cinco minutos te explican todas y cada una de las facetas del juego, lo que ayuda a que no tengas mucha idea de lo que estás haciendo) y no ofrece ningún tipo de recompensa. La historia es aburrida, los gráficos son malos y la jugabilidad es… especial.

Algo que rescatar de Touhou Genso Wanderer Reoladed

Lo mejor del juego, con MUCHA diferencia, es la música, que es incluso buena. Un estilo japonés a la Xenoblade Chronicles, muy de moda últimanente, que salva de la quema este Touhou Genso Wanderer Reloaded. En realidad no, para qué vamos a engañarnos.

Mi recomendación es que no toques este juego ni con un palo. No es ni siquiera barato, cuesta 50 € y ofrece una experiencia jugable mediocre, una historia aburrida y desagradable y unos gráficos lamentables. Por mucho que te guste la música, no compensa todo lo demás.

Eso digo yo…

En definitiva, cuando veas “Touhou”, a no ser que seas fan del proyecto o que sea un día en el que te apetece sufrir un poco, huye. Eso sí, es ligeramente mejor que Touhou Kobuto V: Burst Battle.

 

Comentarios