Portada » Artículos » Avance - Nintendo Labo

Avance - Nintendo Labo

Crea, juega, descubre. Estos son los pilares de Nintendo Labo, la reciente creación revolucionaria por parte de los nipones. Cartón y mucha imaginería detrás definen un producto idóneo para niños y aquellos que aún lo son de corazón, como rezaba el anuncio previo a la presentación.

Y no se equivocan. Nintendo Labo esconde sorpresas tras una capa superficial formada por horas de montaje y diversión en forma de pequeñas experiencias. No fue hasta el final de una sesión de cuatro horas entre cartones cuando realmente comprendimos el potencial del nuevo producto de Nintendo.

Los primeros momentos fueron de carcajadas, después de asombro y, finalmente, de sorpresas. Os relatamos este acercamiento a una de las apuestas más prometedoras de lo que llevamos de año, sin trampa ni cartón.

Crea – Ingeniería de cartón

Nuestra misión: el montaje de una caña de pescar. Fueron aproximadamente un par de horas las que nos llevó el montaje mientras mirábamos con atención lo que construía el otro grupo de periodistas junto a nosotros: una coqueta casa. Hasta cinco productos son los que ofrece el set variado (caña de pescar, moto, casa, robot y piano) cada uno identificado con un color en las correspondientes planchas de cartón que posteriormente le darán forma. Estas planchas se encuentran troqueladas, siendo fácil la separación de las muchas piezas que las componen y, de primeras, con un cartón bastante resistente.

El tiempo estimado de montaje varía en función del Toy-Con y su complejidad, siendo el que más tiempo puede llevar el piano (más de tres horas pueden conllevar su montaje) y el traje de robot (hasta ocho horas). Inicialmente, pueden antojarse un poco excesivas. A un servidor, se le pasaron volando. El hecho de dar forma a un juguete con el que posteriormente experimentaremos es uno de los factores de éxito de Nintendo Labo, una de las cosas más mágicas que hemos probado.

Y no nos refierimos únicamente al hecho de construir, es a toda la imaginería que lleva detrás cada Toy-Con, a cada pieza que lo compone, a lo perfectamente bien explicado que está el proceso de montaje (una serie de diapositivas paso a paso nos guían en la creación de cada uno de ellos, pudiendo retroceder y avanzar libremente, así como acceder a un “modo cine” y ver libremente el modelo 3D del Toy-Con en cualquier instante del montaje). Fácil y sencillo, aunque en caso de disfrutarlo con niños conviene la supervisión en ciertos pasos del montaje, un tanto complejos debido a las acciones a realizar.

Volviendo a la caña de pescar, no podíamos parar de reír y de abrir la boca a cada pieza que montábamos. Cada Toy-Con es una obra de ingeniería. El cómo encajan las piezas, lo inteligentemente bien que está planteado el montaje. No escucharéis sonido más satisfactorio que el “clac” de las pestañas de cartón al encajar. ¿Y el comprobar cómo el palo de la caña se podía estirar sin salirse, o el sonido simulado de un carrete de verdad? Simplemente mágico.

Juega – Pequeñas y grandes experiencias

No todos los minijuegos dirigidos por los Toy-Con cuentan con la misma profundidad. Sin embargo, cada uno de ellos usa con peculiaridad cada juguete que compone Nintendo Labo. Cinco experiencias son las ofertadas en el set variado, además de meterse entre los engranajes que componen un enorme robot la ofrecida por el set robot, vendido aparte. Cada juego, con sus virtudes y carencias, aporta algo diferente, diversas formas de disfrutar de las posibilidades de los Toy-Con.

Comenzando por el juego de pescar (al que más ansiosos estábamos tras finalizar el montaje de la caña), la sensación de realismo que transmite es sensacional. Además del sonido del carrete, el sedal (transformado en cuerda en el Toy-Con) transmite a la perfección el momento en el que un pez muerde el anzuelo, vibrando y tensándose conforme la recogemos. Tirar de la caña en sincronía con la recogida de sedal parece sencillo. Sí lo será para pequeños peces en la superficie, aunque las criaturas que habitan en las profundidades son más duras de roer. ¿Un consejo? Captura un pez pequeño y conviértelo en anzuelo de grandes depredadores. Quizás así se dignen a aparecer en los alrededores.

No podemos olvidarnos del pequeño robot. Previo a la creación de la caña, pudimos crear un robot de combate avituallado con cintas, purpurina, lana y cualquier cosmético con el que personalizarle. Hacerlo feroz e intimidante era obligatorio, por algo íbamos a meterlo en un combate a muerte. ¿Habéis visto a nuestra mascota? Una fiera adorable. Tras varios rounds saliendo victoriosos tuvimos la ocasión de probar la cámara infrarroja en acción. A oscuras, tuvimos que encontrar el amiibo que nos pedían encontrar. La cámara funciona tremendamente bien, con una tasa de refresco baja pero una imagen suficientemente nítida como para distinguir lo que teníamos delante. Sorprendente, aunque no el uso más impactante de este pequeño artefacto en Nintendo Labo, hasta ahora anecdótico en los títulos de Switch.

Carreras de motos o cuidar de una peculiar mascota son algunas de las otras experiencias, aunque la más llamativa fue el piano. Como si de un pequeño estudio se tratara, su funcionamiento era sorprendente. Varios tipos de sonidos, desde los típicos del piano hasta una orquesta de gatos o señores gruñones. Hasta la vibración de un Joy-Con y una caja de cartón para hacer las labores de caja de resonancia eran suficientes para orquestar la melodía principal de Super Mario. Crear nuestras propias piezas musicales, leer partituras y hasta poder crear peces para un acuario personal (sí, habéis oído bien) son algunos de los secretos que esconde el que es, sin lugar a dudas, el Toy-Con mejor aprovechado.

Finalmente, no pudimos resistirnos a armarnos como un robot. Un outfit enorme protagonizado por la enorme mochila que en su interior esconde el sistema de poleas que da vida al nuestro ingenio mecánico en pantalla. Rudimentario pero muy efectivo, el Toy-Con funciona a las mil maravillas. Levanta una pierna, alza un puño o estira los brazos en un amago de volar, que el robot lo hará. Son muchas las funciones ofrecidas en cortas partidas de corte arcade en busca de destruir el escenario, único modo que disfrutamos de la amplia gama que ofrecerá.

Descubre – Infinitas posibilidades

Los Joy-Con y sus funciones esconden bastantes secretos. Nintendo no quiere guardar las bondades de estos pequeños ingenios e invita a descubrir su funcionamiento en cada uno de los Toy-Con, una demostración del gran potencial hasta ahora desaprovechado. No solo la vibración HD es su principal arma, cuatro horas nos han sobrado para comprender lo revolucionarios que han llegado a ser el nuevo sistema de control de Nintendo.

Descubrimos cómo funciona cada Toy-Con junto a opciones que parecían desconocidas en los Joy-Con. Mientras que el juego de pesca solo hace uso de la tecnología del giroscopio y acelerómetro para el movimiento de la caña y carrete, el piano es mucho más complejo, detectando, por ejemplo, qué tecla tocamos gracias a la cámara infrarroja, la cual capta una serie de pegatinas refractantes en el reverso de cada tecla del instrumento. Esta misma tecnología se usa en el disfraz de robot, sabiendo la cámara la polea que se mueve gracias a estas pegatinas. Como detalle, en el piano estas pegatinas no están identificadas por teclas siendo todas iguales. ¿Cómo detecta entonces que tecla estamos tocando? Gracias a una referencia en los laterales, la cámara infrarroja identifica qué tecla estamos tocando en función de la altura a la que se muestra la pegatina infrarroja correspondiente, lo que simplifica tremendamente la creación del Toy-Con. Alucinante, ¿no?

Son muchas las explicaciones tras el funcionamiento de cada Toy-Con y poco espacio entre líneas, por ello debemos reservar para la función más sorprendente de Nintendo Labo: el Taller Toy-Con. Entre cartones, se esconde el mayor secreto de Nintendo Labo, un abanico profundísimo de posibilidades que, sin duda, será aquello que alimente este producto durante meses y años. Solo la creatividad es lo único necesario para sacar todo el potencial de los Toy-Con.

Nintendo Labo invita a crear nuestros propios juegos. Sea con los Toy-Con base o con aquellos que nosotros creemos, podremos dar órdenes sencillas de entrada-salida, pudiendo crear nuestros propios minijuegos. ¿No te suena a cierto título de minijuegos de un personaje fondón del universo Mario? Por ejemplo, podemos dar como orden de entrada pulsar cierto botón del mando y que la salida a ello sea la vibración del otro. Sencillo, ¿no? Esta es la base a partir del cual se pueden crear inmensos bloques de código, los cuales den rienda suelta a multitud de creaciones por parte de la comunidad de jugadores de Nintendo Labo.

Una forma sencilla de enseñar dotes básicas de programación que, en buenas manos, pueden desencadenar nuevas formas de juego de lo más curiosas, siendo este uno de los deseos por parte de Nintendo. Una capa de profundidad profundísima en un producto que se puede tornar infinito, sin dudas la opción más revolucionaria y que más nos ha llamado la atención de Nintendo Labo, la cual puede hacer uso de hasta ocho Joy-Con y hasta varias consolas Nintendo Switch. Nuestro único límite será la creatividad y un inmenso espacio físico de programación dentro del taller que dará acogida a cientos de órdenes que podamos crear.

Nintendo Labo nos ha dejado pasmados. No es un mero trozo de cartón. Cada Toy-Con, cada proceso de montaje, cada pieza lleva un robusto proceso de diseño a sus espaldas, una impresionante labor de ingeniería para las cabezas pensantes que pueblan las oficinas de Nintendo. Sin lugar a dudas, un producto sorprendente que, de primeras, transmite la sensación de tener aplicaciones más allá de los videojuegos.

Ya sean de entretenimiento e incluso didácticas gracias al Taller Toy-Con, esta última se presta como la que dé más posibilidades a Nintendo Labo. Solo creatividad, un puñado de materiales y los Joy-Con son necesarios para crear nuevos juegos. La sencillez en la programación puede llevar a la comunidad a crear nuevas aplicaciones para Labo tremendamente sensacionales.

Nintendo Labo llegará a Nintendo Switch el próximo 27 de abril en dos packs: el set variado con cinco Toy-Con y el set robot.

Escrito por
Nintendero de corazón, futuro aeronáutico de vocación. Gran seguidor de míticas sagas como The Legend of Zelda o Kingdom Hearts, máximo "fanboy" de Nintendo. Los amiibos son mi debilidad.

Have your say!

0 0

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Christian Amor hace 8 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.