Portada » Análisis » Análisis de OlliOlli World

Análisis de OlliOlli World

Cuando Private Division y Roll7 revelaron OlliOlli World en primavera de 2021, el anuncio fue visto por no pocas personas con cierto escepticismo. Algo que fue consecuencia del notable cambio con respecto a los dos originales, claramente apreciable desde el primer momento por su estética, pasando de un pixelart característico de propuestas indie a un diseño fácilmente comparable con Hora de aventuras. La adictiva jugabilidad de sus dos primeros títulos parecía verse amenazada con una nueva entrega que claramente buscaba marcar distancia respecto a ellos, desconociéndose hasta qué punto ocurría igual con la experiencia a los mandos. Con el paso del tiempo y la llegada de nueva información y vídeos, el juego ha ido convenciendo y despertando el interés de más y más gente. Ahora, ya con el juego en las manos, solo podemos confirmar que nuestros mejores presagios se han cumplido, pues estamos ante una experiencia prácticamente perfecta.

Ya desde el primer momento OlliOlli World nos ha demostrado que no estamos ante una mera continuación. De hecho, de haber optado por ello, seguramente sus responsables habrían conseguido destacar y conseguir unas buenas ventas, sin tener que dedicarle tanto esfuerzo. Esto es algo que hay que tener muy en cuenta, porque Roll7 no tenía la necesidad alguna de buscar un giro de tuerca en este sentido, pero han querido lanzarse a reinventar una fórmula que poco margen deja para ello. Una jugada arriesgada y que han resuelto de manera completamente elogiable.

Más skate y más personalidad

Aspectos como el diseño y todo lo que rodea al skate cuentan, ahora sí, con una potente personalidad. Esto es precisamente lo que parece significar ese World que lleva el título de la nueva entrega. Todo se nota dentro de un particular y colorido universo en el que, además, existen varios personajes que te acompañan en todo momento, que vas conociendo poco a poco y que junto al resto de elementos, te hacen sentir dentro de un mundo. OlliOlli World cuenta de hecho con su propia historia. Ni que decir tiene que no busca trascender ni es algo que en sí suponga una motivación para ir superando fases, pero desde luego logra sumar. Además, todo está impregnado con un tono cómico que, nuevamente, aporta. Una cosa muy destacable en este sentido es que si no te llama la atención esta historia y diálogos puedes omitirlos, pero el juego lo hace de una forma muy particular y bien resuelta, integrando dicha opción dentro de las propias conversaciones. Por lo que si no te interesa o te divierten las idas y venidas de sus personajes puedes pasar directamente a la acción.

Un elemento con el que juega particularmente bien es con la personalización. Dispone de un sistema que funciona llamativamente bien y del cual deberían aprender otros tantos juegos. Este invita a perderse entre sus opciones como pocos. No solo le vas a dedicar una buena parte al principio para dejar a tu medida al personaje sirviéndote de unas opciones muy sencillas sino que cada pocos niveles irás volviendo para probar nuevas combinaciones y probarte esa nueva pieza que has conseguido en alguno de sus niveles.

OlliOlli World

Accesibilidad bien entendida

La jugabilidad de OlliOlli World sigue apostando por una combinación de plataformas y trucos de skate. En cada nivel te lanzas a recorrer un escenario sobre la tabla con el objetivo final de llegar a la meta de una pieza. En este recorrido hay diferentes obstáculos que sortear y en los cuales aprovechas para exhibir tu habilidad. No se trata solo de realizar un salto para esquivar una brecha sino que en algo tan sencillo como ello puedes llevar a cabo diferentes trucos con los que ir sumando puntos para lograr la puntuación más alta posible. De este modo, una ruta que ya de por sí requiere concentración y reflejos para no acabar en el suelo, suma un extra de profundidad. La particularidad está en que la exigencia o dificultad escala tanto como estés dispuesto a asumir. Los niveles además no terminan una vez alcanzas la meta por primera vez, al contrario, la cosa no ha hecho nada más que empezar. OlliOlli World te reta a repetir el nivel una y otra vez para, en primer lugar, aprenderte el recorrido y, tras ello, desencadenar todos los trucos posibles.

La puntuación no es el único aliciente, si bien para muchos la tabla de clasificación y sistema de rivales, que te propone superar a jugadores con puntuación similar, es algo más que suficiente. Cada nivel incluye una serie de retos, por un lado de puntuación y por otro de objetivos, como sortear palomas o recoger varios objetos, que de conseguirse te obsequian con objetos de personalización. Es por ello que si bien completar todos los niveles no supone ni un reto mayor ni conlleva un elevado número de horas, el buscar completar estos retos o buscar rascar más puntos sí lo hacen. De hecho, carece de sentido el ir superando pantallas sin más, pues la experiencia no va en esa dirección.

En relación con ello, existen varios elementos que consiguen acercar esta experiencia a un mayor número de jugadores. En primer lugar, su sistema de puntos de control, que evita el tener que volver al principio pero que, sobre todo, en caso de que logres uno de los objetivos antes de darte de bruces con el suelo no se pierde. Además, a diferencia de anteriores entregas, ahora un mal aterrizaje no penaliza sino que realizar un buen aterrizaje es premiado a través de puntos adicionales. De igual forma, el juego te va enseñando de manera progresiva cómo ir realizando diferentes movimientos, aunque desde el principio puedes ejecutarlos. Por todo ello, cualquier persona que sienta un mínimo de interés en el juego pero que no se encuentre familiarizada con este mundo o que no tengan una enorme destreza para los trucos y combos, tienen aquí un sistema muy firme que lejos de poner trabas tiende la mano. Todo ello sin que los jugadores más experimentados vean lastrada lo más mínimo la experiencia que desean encontrar aquí. Para ello es además fundamental el papel que juegan sus controles, pues es tremendamente sencillo y preciso, y para realizar un truco no debes llevar a cabo una combinación compleja de botones.

OlliOlli World

Un salto relevante

Pese a su renovada estética y componente cómica y fantasiosa, el amor por el skate y la fidelidad con la que se representa esta disciplina se mantiene. Dispones de un largo catálogo de trucos, movimientos y posibilidades, no viéndose alterados por el resto de elementos que ciertamente se encuentran alejados de la realidad, combinando ambos mundos de una manera muy armoniosa. El resto de elecciones y decisiones artisticas son igualmente destacables, en especial la elección de su banda sonora.

En definitiva, OlliOlli World no solo convence sino que logra situarse como uno de los primeros grandes lanzamientos y sorpresas del año. Un auténtico ejercicio de malabares en el que lo clásico se combina con lo nuevo, los retos más complejos le dan la mano a un sistema absolutamente accesible y la fantasía y comedia respetan el skate. Son muchas las cosas que hace bien y, francamente, cuestan encontrar aquellas que hace mal o que podrían mejorarse. Solo podemos concluir estas líneas animando a probarlo.

Resumen
La primera sopresa del año llega encima de un skate.
9
Genial
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.