Más información
Portada » Análisis » Análisis de Loop Hero

Análisis de Loop Hero

Una de las primeras sorpresas de 2021 fue Loop Hero, un juego mezcla de idle game y roguelike desarrollado por Four Quarters y publicado por Devolver Digital. Un auténtico fenómeno viral, pues no tardó en captar la atención de la comunidad, desatando una auténtica e intensa fiebre varios días después de su lanzamiento. Sus bucles ahora han dado el salto del ordenador a las consolas, concretamente a Nintendo Switch. Es posible que para muchos este requiere pocas explicaciones, pero su jugabilidad se sustenta en la estrategia y está claramente ideado para ser disfrutado con ratón. Por eso, la principal incógnita que esta adaptación plantea al respecto está en los controles, más teniendo en cuenta que el resto de apartados pocas exigencias plantea a la consola de Nintendo, aunque esto hay que matizarlo.

La nada

Bañado en una llamativa y brillante estética retro que homenajea a los juegos de rol clásicos de los años 80 y 90, Loop Hero nos sitúa en un universo que ha sucumbido al apocalipsis. Todo cuanto alcanza a la vista, así como la memoria de los supervivientes, se encuentra sumergido en la más profunda oscuridad. Como en tantas ocasiones, nos toca encarnar al héroe llamado a devolver la luz a esta tenebrosa situación. De nosotros depende reconstruir el mundo, casi en un sentido estricto. Pese a la sencillez de la premisa de su historia, hay más de lo que parece a simple vista y, como gran punto a favor, su narrativa se encuentra directamente conectada con la jugabilidad.

Para llevar a cabo esta tarea debemos emprender numerosas expediciones en las cuales plantamos cara a monstruos y hacemos acopio de materiales para levantar nuestro campamento, al que iremos sumando supervivientes. La jugabilidad se basa en este modo en la repetición en un doble sentido. Por un lado, nos lanzamos una y otra vez a expediciones para ir mejorando el equipo, sin olvidar que existen diferentes clases, y avanzando en la historia. Mientras que cada uno de estos viajes nos lleva a un mapa generado de manera aleatoria que, en su inicio, está reducido a su mínima expresión, siendo un camino a modo de circuito cerrado que iremos recorriendo hasta que la partida finalice, bien por éxito, fracaso o retirada. Nuestro personaje recorre esta ruta de manera automática topándose con diferentes enemigos y combatiendo con ellos, igualmente sin tener control de ello. Eso sí, podemos regular la velocidad de avance y combate, así como pausar.

Loop Hero

Lo que sí queda completamente en nuestras manos es la reconstrucción del mundo alrededor de esta ruta circular mediante el uso de cartas obtenidas al derrotar enemigos. Poco a poco vamos dando forma al mapa hasta que, una vez hemos alcanzado un mínimo en este sentido, Loop Hero nos reta a plantar cara a un jefe final. Decir que estos enfrentamientos finales pueden contarse con una mano, pero la duración del juego no se corresponde en absoluto con ello. Cada jefe supone un reto mayor que para poder superar exitosamente nos requiere bastante preparación. Es por ello que en muchas ocasiones no llegaremos a tal punto, ya que seremos derrotados o directamente abandonaremos para, a sabiendas de que la cosa puede terminar en fracaso, conservar parte de los recursos obtenidos coleccionados—en caso de morir pierdes todo el botín—. De esta forma, poco a poco iremos yendo y viniendo para mejorar el campamento, habilitando nuevas habilidades y opciones. Además, las cartas que nos van apareciendo responden a una baraja que podemos configurar e, igualmente, expandir en posibilidades.

Levantando el mundo

La virtud de este proceso de construcción se encuentra en la combinación de cartas mediante su colocación colindante, generando sinergias que iremos descubriendo bajo la pura experimentación. Por ejemplo, las praderas potencian sus efectos—recuperación de salud—al situarse junto a cartas diferentes, mientras que si colocamos una mansión de vampiros junto a una aldea esta se verá invadida y tras varios bucles recibiremos una bonificación. Esto abre un capa de profundidad a la partida que combinado a su accesibilidad lo convierten en un auténtico sumidero de horas.

Loop Hero

Con todo lo visto hasta ahora puede que resulte evidente, pero en un primer momento no piensas en un par de Joy-Con o en la pantalla táctil como los controles ideales para jugar a Loop Hero. De igual manera que tampoco lo harías con Cookie Clicker, el que posiblemente sea el gran exponente de los idle games. Es por ello que a sabiendas de su calidad, ya demostrada en ordenador, topamos aquí con la principal incógnita de esta adaptación. Y, siendo conscientes de la dificultad que esto entraña, solo podemos concluir que encontramos luz y oscuridad.

Durante sus primeros compases la jugabilidad se antoja un poco confusa, cambiando el control orgánico del ratón, con el que nos vamos desplazando en pantalla de manera intuitiva aquí y allá, por el uso combinado del joystick o cruceta y los gatillos para desplazarnos por las diferentes secciones y menús que tenemos en pantalla. No obstante, es igualmente justo recalcar que requiere poco tiempo el adaptarse a ello y al final acaba resultando una experiencia perfectamente disfrutable.

Loop Hero

El problema está sin embargo en que esta nueva manera de jugar afecta a las bases de la experiencia y pueden hacerla hasta de cierta manera diferente a la original. Se trata de la pérdida de fluidez y velocidad en la partida. Ahora no resulta tan inmediata la gestión de la partida y las opciones básicas de uso de cartas o asignación de equipamiento se ven claramente entorpecidas, teniendo que pausar más tiempo de la cuenta para revisar nuestras opciones y llevar a cabo acciones. El uso de los controles táctiles no soluciona este problema, pues teniendo en cuenta el reducido tamaño de los elementos con los que interactuamos, el manejo pierde precisión.

Larga vida al bucle

Pese a esta limitación, el título no solo resulta igual de adictivo sino que en cierto modo ve equilibrada parte de dichos problemas por su componente portátil, para nosotros la que posiblemente sea su única o más fuerte excusa para optar por esta versión. El otro único aspecto negativo a remarcar es la pérdida de fluidez cuando la pantalla está repleta de elementos, pero no es nada realmente grave. Por todo ello, solo podemos volver a rendirnos en elogios a Loop Hero y celebrar esta versión para Nintendo Switch.

8.5
Notable
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x