Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Wonder Boy in Monster Land (SEGA AGES)

Análisis de Wonder Boy in Monster Land (SEGA AGES)

Nintendo Switch está poco a poco consiguiendo en su catálogo toda la saga Wonder Boy, ya sea a través de nuevas entregas, remakes o, como en el caso de Wonder Boy: Monster Land, la versión original con ciertos retoques propios de las adaptaciones de M2, para adaptarlo a los tiempos que corren.

El chico maravilla ha vuelto

Este título es la precuela de lo que sucede justo antes de The Dragon’s Trap, que hace un par de años tuvo un remake. En esta historia, nuestro protagonita debe ir a Monster Land y poner fin a la tiranía de Meka Dragon. De entre las diferentes versiones del juego, la que llega a Switch es la arcade original de 1987.

Como la mayoría de títulos de su saga, estamos ante un título de acción y plataformas, en el que disponemos de magia y una espada para realizar los ataques que sean necesarios. En total son doce niveles de avance lateral bastante completos y en los que tenemos que conseguir dinero para comprar objetos y equipo.

Visitando la Monster Land de 1987

Además de nuestros movimientos básicos, iremos consiguiendo habilidades que nos ofrecen variedad al desarrollo, y que permiten así que haya aspectos que, entre otras cosas, permitan que al rejugar las partidas se sientan algo distintas. En general, es un título con una buena curva de dificultad y que en los últimos compases utiliza trucos para soprendernos con momentos más complejos.

La versión SEGA AGES añade la posibilidad de empezar una nueva partida con las mejoras de equipo obtenidas y una serie de desafíos de tiempo con clasificaciones para competir contra el mundo. Además de todo ello, tiene las clásicas opciones de estas versiones, como los marcos, la calidad y tamaño de la imagen y los save states.

Monster Boy: Monster Land es un juego complejo y que se nota viejo, pero en el buen sentido de la palabra. A día de hoy algunos aspectos de control serían algo distintos, pero en su conjunto ofrece una buena experiencia llena de espadazos y saltos, con muchos enemigos y retos. Como buen juego arcade, puede ser superado en una hora, por lo que la rejugabilidad y sus modos extra suponen una adición para constituir, junto a los ajustes de esta versión, un resultado más interesante y completo.

Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 3 meses, 2 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.