Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Windbound

Análisis de Windbound

Subirte a un velero, dejar que la corriente te lleve a ninguna parte, sentir la brisa en el rostro. En medio de una tormenta es necesario un poco de calma, por eso llega a nuestras Nintendo Switch Windbound, un juego que nos invita a surcar los mares sobre un barco que nosotros mismos construiremos. Ponte tu chaleco salvavidas y prepárate para navegar por aguas desconocidas.

El mundo azul

Windbound es un juego de exploración con un componente roguelike y toques de supervivencia y recolección. Nuestra protagonista despierta tras naufragar en una misteriosa isla, sin saber quién es, dónde está o qué hacer. No tardamos en encontrar una reliquia que parece ser la respuesta a nuestras preguntas. A partir de aquí comienza un viaje de continuo descubrimiento por este misterioso nuevo mundo.

Nuestro principal objetivo en Windbound es encontrar estas reliquias que se encuentran repartidas en diferentes islas en lo vasto del océano. No tardaremos en recolectar unas pocas piedras, unas hierbas y ya estaremos preparados para fabricar un remo y nuestra primera barca.

El faro

La navegación por el océano es muy sencilla. Hay que tener cuidado de que la barca no esté muy cerca de la orilla, por lo que tenemos que empujarla un poco hacia mar adentro para poder subirnos a ella y empezar a remar. Con un botón remamos hacia adelante y con el otro hacia atrás. Y ya solo nos quedará disfrutar de la travesía, del balanceo de la marea y del bonito paisaje que nos deja el vasto océano.

Las islas nunca cuentan con la misma ubicación, pues en cada partida la localización se genera aleatoriamente. Esta idea es perfecta porque contribuye a que la sensación de exploración sea mayor pues nunca sabemos con qué nos vamos a topar en el horizonte.

Tras encontrar 3 de estas reliquias, nos teletransportamos a un santuario, donde tras pasar una prueba, se nos desvela una parte de la historia y se nos recompensa con una bonificación para hacernos más liviana la travesía por los océanos.

Manos a la obra

El componente de gestión y fabricación de objetos del que hace gala Windbound es bastante sencillo una vez que se comprende su mecanismo. Aunque en el comienzo resulta lioso, desde que recolectamos nuevos objetos todo resultará más claro. De esto modo, el menú de gestión cuenta con dos paneles que se visualizan al unísono.

En cada uno de estos paneles se nos muestra ítems diferenciados. En el panel de la derecha vemos todos los objetos (y las cantidades) que hemos recolectado, pudiendo fabricar bolsas o cestos para la balsa con el que aumentar la capacidad de almacenaje.

En el panel de la izquierda encontramos todas las opciones y construcciones que podemos fabricar estructuradas en categorías: construcciones para la barca, mejoras para la barca, armas, herramientas, etc. De este modo, seleccionamos lo que queremos construir y lo fabricamos en el lugar indicado en el mundo del juego (tierra o mar).

Dentro de las construcciones no hay mucha variedad pues, en general, las que se van desbloqueando consisten en mejoras de las ya existentes. Las construcciones que se llevan la palma son las relacionadas con nuestra embarcación, donde de una simple barca conseguiremos grandes veleros mediante mejoras y combinaciones de construcciones.

En otras fabricaciones, encontramos herramientas como palas y hachas con las que seguir recolectando mejores materias primas. También contamos con la opción de fabricar armas como lanzas, arcos y proyectiles como flechas. Además, también está la posibilidad de crear de hogueras con las que cocinar la carne de las presas que cazamos.

Cazador

Los combates son otra pieza de la jugabilidad de Windbound, aunque la importancia de esta depende de la que le quiera dar el jugador. Cazar es necesario para obtener materiales de construcción, y en cada nuevo capítulo aparecen nuevas criaturas que nos dan nuevos objetos.

Encontramos fieras con apariencias de jabalíes, mamuts o tigres y estos pueden ser abatidos con armas de corta o larga distancia. El combate cuerpo a cuerpo es clásico pero no está resuelto de manera satisfactoria.

Fijamos a los enemigos para centrar nuestra atención en ellos y atacamos o esquivamos según convenga. Nada del otro mundo, pero encontramos dificultades con la cámara, movimientos torpes y nada precisos. Atacar a distancia es mucho más eficaz, preciso y sin duda no nos hace perder tanto tiempo innecesariamente. Esto provoca que se deje de lado la mayoría las opciones dedicadas al combate.

Un problema similar lo encontramos a la hora de gestionar nuestro aguante y salud. Podemos cazar, cocinar la carne recolectada y recuperarnos en salud. Del mismo modo que podemos hacerlo comiendo setas que cogemos directamente del escenario, sin tener que pasar por los largos tiempos de cocción de alimentos. Como podéis ver, en ciertos apartados no está bien medida la relación entre esfuerzo-recompensa. No entorpecen, pero sin duda afean la experiencia.

Una aventura llena de rosas

En Windboud encontraremos peligros, los cuales no son muy difíciles de soslayar siempre que vayamos con cuidado, pero pueden acabar con nuestra partida. Podemos morir en combates mal llevados, morir de hambre o acabar ahogados después de que nuestra barca quede destruida al chocar contra rocas y corales en medio del océano.

Perder una partida supone empezar un capítulo desde el principio con nuevas localizaciones para las islas, olvidarnos del barco que habíamos construimos y perder todo los objetos que no llevásemos encima. No son grandes pérdidas, por lo que los jugadores poco asiduos a este género lo celebrarán.

Gráficamente estamos ante un título precioso, que encandila al jugador con escenas muy vivas y colores brillantes. Windbound posee un acabado artístico atípico en este tipo de producciones indies. Sencillamente perderse en esa mar azul de olas que vienen y van es una gozada. El apartado sonoro es incluso mejor, una fuente de motivación continua que nos empuja a navegar, y que sabe captar a la perfección el sentimiento de aventura y descubrimiento.

Pero no todo es tan bonito, el juego ha llegado con unos cuantos errores que nos harán una faena cuando aparezcan. Por ejemplo, momentos en el que la protagonista se queda bloqueada en una parte del escenario de manera errática. Incluso puede llegar a cerrarse el juego, lo que conlleva la desaparición horas de juego y nos obliga a repetir lo jugado. Todo ello por no hablar de los tiempos de carga, que duran lo suyo.

Windbound es rutinario y no muy exigente, pero nos enseña que a veces lo importante no es llegar, sino lo que vives por el camino. Un juego que se disfruta con calma, gozando de la satisfacción que nos deja la contemplación de los paisajes y esa sensación de continuo descubrimiento que nos proporciona a cuentagotas. Puede que encaje mejor en jugadores con poca experiencia en juegos con creación de objetos, que busquen algo más sencillo y sin tantas presiones. No vamos a penalizarlo por los bugs existentes, pero no recomendamos su adquisición hasta que estén totalmente solucionados.

Resumen
Windbound es rutinario y no muy exigente, pero nos enseña que a veces lo importante no es llegar, sino lo que vives por el camino. Un juego que se disfruta con calma, gozando de la satisfacción que nos deja la contemplación de los paisajes y esa sensación de continuo descubrimiento que nos proporciona a cuentagotas. Puede que encaje mejor en jugadores con poca experiencia en juegos con crafteo, que busquen algo más sencillo y sin tantas presiones. No vamos a penalizarlo por los bugs existentes, pero no recomendamos su adquisición hasta que estén totalmente solucionados.
7.5
Bueno

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Carlos Firás hace 2 semanas, 1 día.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

Centro de preferencias de privacidad

Esenciales

Estas son las Cookies básicas e imprescindibles para el correcto fucnionamiento de la web. Entres las cookies imprescindibles se encuentran aquellas básicas de la plataforma Wordpress.

AUTH_KEY,SECURE_AUTH_KEY,LOGGED_IN_KEY,NONCE_KEY,comment_author, comment_author_email, comment_author_url,rated,gdpr,et_editor,gawdp,vb,vbulletim id, vbulleim session,apbct_visible_fields, apbct_visible_fields_count, bb_lastactivity, bb_lastvisit, ct_checkjs, ct_fkp_timestamp, ct_pointer_data, ct_ps_timestamp, ct_timezone, DSID, IDE,d ,khaos ,m,ruid

Cookies de Externas

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

_ga,_gid,_gat_gtag_UA_*,csrftoken mid rur urlgen
__gads,__qca,_ga,_gid