Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Townsmen

Análisis de Townsmen

El género de la estrategia es uno muy ligado al PC, pero que en los últimos años ha visto como crecía su presencia en consolas gracias a controles adaptados o la aparición de nuevos tipos de mandos. Townsmen es un juego que encaja en ese perfil, ofreciendo una experiencia que puede recordarnos en gran parte a la del mítico Age of Empires.

Somos Townsmen porque somos muchos

Nuestra labor es ser el gestor de una ciudad medieval que debe ir creciendo. Daremos órdenes por doquier, pero también tendremos que preocuparnos por las necesidades de la gente. Por lo tanto, tendremos que construir edificios con materiales que los propios aldeanos irán consiguiendo, pero también tenerlos a todos vestidos y bien alimentados.

Cada uno de nuestros habitantes consume recursos y espacio solo por existir, así que lo suyo es que ya que está bien cubierto, tenga un trabajo (ya que si no, estamos desperdiciando nuestros bienes). En definitiva, la clave es mantener felices, abrigados y ocupados a todos los que forman parte de nuestra comunidad.

De hecho uno de los elementos que afectan al desarrollo es el cambio de estación y las variaciones climáticas. En ese sentido, es algo realista, pero también “triste”, ya que tendremos que hacer frente a catástrofes naturales y estar preparados de antemano para cuando haya una bajada brusca de temperatura con el invierno.

De pobladucho a capitolio

Todo el progreso va acompañado, pese a que no lo necesita, de una historia curiosa detrás que sorprende para bien. Por lo demás, a nivel jugable, es un juego que al principio cuesta cogerle el tranquillo, porque tienes en pantalla un buen puñado de variables y aspectos que atender y te cuesta saber cómo hacer frente a todo. Una vez que se le ha cogido el hilo (usando las ayudas), ya todo va como la seda y nos engancharemos de lo lindo.

Más allá de la campaña principal (con misiones que tenemos que ir superando a lo largo de varias horas de partida) el juego puede seguir siendo jugado de forma libre y sin ningún tipo de atadura u objetivo más que el de hacer una ciudad todavía más potente. Si nos ha gustado todo el recorrido, vamos echar bastante horas más tras acabarlo.

Townsmen se presenta en una perspectiva isométrica y es verdad que no ofrece gráficos muy detallados, pero ofrece gran cantidad de personajes realizando acciones en pantalla y una ciudad viva que va cambiando ante nuestros ojos y que corre muy bien en todo momento. El apartado sonoro no destaca, pero acompaña bien a todo lo demás.

Townsmen hace gala de su nombre. La gente de la ciudad es la importante en este juego, y todos deben estar contentos y satisfechos para que la comunidad pueda crecer y prosperar. Es un título de gestión complejo y con muchas opciones que ofrece una visión, para bien y para mal, realista del funcionamiento de una sociedad.

Resumen
La ciudad es tuya. Puedes gestionar todo lo que tú quieras. Es un título que puede engancharte durante mucho tiempo, pero también puede ser el típico del que te hartas a las pocas horas de jugar.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 semana, 3 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.