Carreras en miniatura y en cualquier lugar.

Super Toy Cars es el segundo de los juego de Eclipse Games en llegar a Nintendo Switch. Primero fue Tachyon Project, que se presentó con varias mejoras y, en unas semanas, llegará Spheroids. El que nos ocupa ya pudimos jugarlo en Wii U, y la versión de la nueva consola difiere poco o nada de la que ya tuvimos en su momento, teniendo ahora disponibles las múltiples opciones de control disponibles en la híbrida.

Super Toy Kart

Estamos ante un título que tiene claras inspiraciones en clásicos como Micro-machines o Re-volt, con cierto aroma a Mario Kart. Se trata además de una propuesta que, sin llegar a los niveles de ambición de los títulos mencionados, ofrece diversión a un precio muy inferior. El desarrollo de las carreras se hará desde una de las siguientes tres perspectivas: una cenital y otras dos más cercanas a nuestro coche al estilo de otros títulos de carreras.

Los números de Super Toy Cars no están nada mal tampoco: 16 vehículos y 12 circuitos. La mayoría de los autos hay que desbloquearlos, lo cual es un incentivo para jugar más tiempo. Cada coche tiene además siete mejoras disponibles asociadas a una serie de atributos como aceleración, velocidad o manejo.

En general hay que destacar un control sencillo en el que aceleramos, derrapamos y utilizamos power-ups que encontraremos con el circuito (cada uno está en un tipo de caja particular). Existe un botón para re-colocarnos en pista en caso de que nos desvíemos, algo que ocurre de forma automática si el juego detecta que nos hemos quedado pillados. Sin embargo, hay algún que otro problema de control relacionado con su precisión. Quizás esté hecho de forma voluntaria, pero para un juego de esta categoría se hace algo molesto.

Coches con buena música

Otro detalle que hay que tener en cuenta son el turbo, del que tenemos una barra que se consume al pulsar un botón y que vamos rellenando a través de derrapes y saltos en rampas. Sin embargo, los escenarios no siempre ayudarán a que podamos utilizarlo ya que hay diversos obstáculos, por lo que hay que hacerlo sabiamente. Sin embargo, son un buen aliciente para reponernos tras sufrir un ataque de un objeto.

Uno de los aspectos que se nota que se ha intentado trabajar es el aspecto de modos para un jugador. Existe un modo historia compuesto de 48 pruebas (que incuyen carreras o contrarrelojes por ejemplo) divididas en ocho mundos. Con este modo se desbloquearán todos los contenidos del juego. Luego existe un modo carrera libre, en el que obviamente la diversión crece con amigos, puesto que aumenta exponencialmente la duración del juego además de asegurar risas y piques en compañía.

A nivel técnico, el juego corre bien en todos los formatos que Nintendo Switch ofrece. Los gráficos son bonitos, con fondos llenos de elementos, pero los circuitos se sienten muy parecidos. Por su parte, la banda sonora destaca por encima de otros apartados, con temas de grupos de rock que acompañan muy bien y que incluso se nos quedarán en la cabeza.

Super Toy Cars ha llegado a Nintendo Switch, para traer un título de coches pequeños con muchos escenarios, pero que arrastra algún problema de precisión de control, además de no disponer del modo de editor de escenarios de su versión de PC y de ofrecer una sensación que hace que se sienta algo genérico. Tiene mucho potencial, pero le faltan algunos detalles que bien pulidos le harían destacar más. Si tienes la versión de Wii U, no hay ninguna novedad, pero si no la probaste, échale un ojo si los arcades de carreras son lo tuyo.

Comentarios