2017, un año que se va... - Resumen Revogamers del año

Los tiempos cambian. Los tiempos han cambiado. ¿Qué cambió en 2017?

Tras la resaca de la nochevieja nos damos cuenta de que algo es diferente, algo ha cambiado. Nos habíamos acostumbrado a él, pero 2017 ya no va a volver nunca. Es el año en el que se ha lanzado Nintendo Switch y, no solo eso, sino también The Legend of Zelda: Breath of the Wild y Super Mario Odyssey, dos de los juegos más esperados y galardonados de los últimos años. La redacción de revogamers ha preparado un pequeño resumen individual del año, expresando sus opiniones para compartirlas con la comunidad.

Arturo Albero – Un año para el recuerdo

2017 ha sido un año que empezó con 3 meses de vacío y expectación, pero que explotó en marzo con el lanzamiento de Nintendo Switch y de The Legend of Zelda: Breath of the wild., uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos, por haber sido capaz de renunciar a elementos básicos de los Zelda tipo Ocarina of Time y llevar a las 3 dimensiones la esencia verdadera de The Legend of Zelda (NES) y A Link to the past.

He aparcado mi new 3DS, para desgracia de Fire Emblem: Echoes o, incluso, del genial Metroid: Samus Returns y mi Wii U se ha limitado a ser una máquina más de streaming, gracias a su navegador y sus aplicaciones, que de videojuegos. Para sobremesas ya tenía Nintendo Switch, para portátiles ya tenía Nintendo Switch.

Y, aunque no fuera el lanzamiento más abultado de la historia, Nintendo Switch ha ido manteniendo un calendario equilibrado, dejándonos juegos enormes como el anteriormente mencionado, Super Mario Odyssey, Splatoon 2, Mario + Rabbids, ARMS o Xenoblade Chronicles 2. Si sumamos los ports de Rayman Legends, Mario Kart, Doom o Skyrim, la verdad es que no hay queja alguna en cuento al catálogo de la consola en 2017.

En definitiva, un año que costará olvidar gracias a la variedad y calidad de los juegos, así como a ese pedazo de consola que es Nintendo Switch.

Christian Amor – Un punto de inflexión

Sí, un punto de inflexión. Así ha sido este año de infarto para Nintendo y uno de los mejores en la historia de los videojuegos. Como si de una conjuración mística se tratase, los planetas se alinearon para brindarnos Nintendo una nueva consola, un sobresaliente Mario o el Zelda más rompedor en un puñado de meses.

Que estos juegos no opaquen originales apuestas como ARMS o Mario + Rabbids, seguidos del retorno de Splatoon 2, música para los oídos de un incondicional fan de las Calamarciñas. Me quedo sin respiración para tratar los muchos juegos que han llegado, y sin dinero con el que abarcar tantos títulos que llevar a mi estantería porque 2017 ha sido eso, un festival por parte de Nintendo de lanzamientos, un derroche de creatividad y una declaración de intenciones de lo que está por llegar.

Espero que este carrusel de emociones esté lejos de acabar, poniendo las ganas en un próximo año tan exitoso como este. La Navidad quizás esté a punto de acabar, pero para los seguidores de Nintendo nos esperan doce meses llenos de regalos.

Gorka Méndez – El año de Nintendo Switch

Recuerdo este mismo artículo del año pasado lleno de incertidumbre y muchas dudas porque aun no teníamos a Nintendo Switch entre nosotros. Pero el día mágico llegó allá por el mes de marzo para encandilar a medio mundo. La versatilidad que nos ofrece Switch para mí es la clave de su éxito junto a un catálogo que podemos calificar de magnífico con dos juegos que van a marcar una época: Super Mario Odyssey y The Legend of Zelda Breath of the Wild.

Nunca antes había comprado y disfrutado de tantos juegos en tan poco tiempo y lo peor es que no encuentro tiempo para jugar a todo lo que me gusta y no he comprado aún. Un mal menor que hay que “sufrir” pero que nos garantiza que no vamos a tener los famosos meses vacíos que sufrimos en Wii U.

Lo único que me da pena es que por culpa de Switch he ido desplazando mi 3DS a la que sólo juego de manera residual, pero es que la que ha sido mi consola favorita hasta la fecha tiene un duro competidor en su propia casa.

Gaizka Iruretagoyena – ¿Insuperable?

2017 ha sido uno de los mejores años de todos los tiempos para ser fan de Nintendo, eso es innegable. En marzo se lanzó Nintendo Switch, la consola híbrida de nuestra querida compañía, esa que venía a remontar todo, todo lo que el fracaso de Wii U hundió.

La llegada de Nintendo Switch trajo consigo a The Legend of Zelda: Breath of the Wild. El esperadísimo Zelda de Wii U que por fin nos llegó. La espera ha merecido la pena, el juego no ha dejado indiferente a nadie y la crítica ha sido unánime tanto de prensa como de público. Es uno de los mejores juegos de todos los tiempos y como se ha visto recientemente, es el mejor juego del año sin discusión.

2017 no ha sido sólo The Legend of Zelda: Breath of the Wild, además de uno de los mejores Zelda, hemos recibido también a Super Mario Odyssey, el considerado tanto por prensa como por público, uno de los mejores juegos del fontanero jamás hechos. Por si lo anterior fuera poco, hace poco que hemos recibido Xenoblade Chronicles 2, otro fantástico JRPG a los que Monolith Soft nos tiene acostumbrados. Título que está a la altura del primer Xenoblade Chronicles y no me quedaría corto si digo que es superior a la entrega de Wii.

Además de esos 3 pesos pesados, este año también hemos tenido otros títulos de altísimo nivel como Mario + Rabbids Kingdom Battle, un estupendo crossover estratégico que ha sido considerado el mejor juego de estrategia del año, Splatoon 2, la secuela del original shooter de Nintendo, Skyrim, el incombustible juego de mundo abierto de Bethesda o Doom, el genial shooter de la misma compañía que espero no ser el único que jamás se hubiera imaginado poder jugarlo en modo portátil. Y eso por mencionar sólo algunos.

Nintendo 3DS por su parte sigue bastante viva, aunque ya se le va notando su vejez. Este año hemos podido disfrutar de Metroid Samus Returns, un sublime remake de la segunda entrega de la saga y ha sido hecho en nuestro país. Además del Metroid, también nos han llegado Dragon Quest VIII o Monster Hunter Stories. El año de la consola no ha sido el mejor pero tampoco ha estado nada mal.

Un maravilloso 2017 y el futuro no podría pintar mejor. La consola del futuro de Nintendo ya está aquí dándonos alegrías y lo mejor es que esto es sólo el principio.

Mario Kart 8 Deluxe

Marcos Catalán – El casi mejor año para los videojuegos

Hablar de 2017 es hablar del nacimiento de Nintendo Switch y de The Legend of Zelda: Breath of The Wild, o lo que es lo mismo, aceptar que el mejor juego del año (o de la década) es de Wii U.

2017 ha sido también el año de Mario y de Fire Emblem, pero tampoco puedo dejarme fuera a la nueva IP de Nintendo, ARMS, y a secuelas de juegos ya consagrados, aunque sus entregas se cuenten con los dedos de una mano, como Xenoblade Chronicles 2 y Splatoon 2. Cosas de hacer las cosas bien desde un inicio y no basarse en el ensayo-error como tantas y tantas otras. Mario ha arrasado en varios frentes: como saltador rescata-princesas, como corredor de karts o incluso como estratega acompañado de los Rabbids, que son los Minios originales, que nadie lo olvide. Si es que hace de todo y todo bien.

Sin embargo, los primeros meses del año no fueron tan buenos. Wii U dijo adiós de una forma lamentable y vergonzosa, con un Breath of the Wild gigante pero que no se sentía como suyo aunque lo fuese. Incluso durante los primeros meses tras el lanzamiento de Nintendo Switch tuvimos que tragar con varios juegos Deluxe, esos que criticábamos en otras consolas pero que aquí justificábamos por la poca base de usuarios de Wii U.

Algo parecido sigue pasando a día de hoy; hay ports que aplaudo y otros que veo innecesarios, pero mi mayor queja viene por todas esas third parties a las que les ha pillado el toro. Sí, estamos recibiendo versiones de juegos a la vez o casi que en el resto de sistemas pero, ¿en qué condiciones? Bethesda y Rockstar de momento bien, pero tantas y tantas otras que están haciendo lo mínimo exigible y aún menos que no me aventuro a decir si en 2018 la cosa mejorará en este sentido.

Claro que en esto también habrá tenido culpa Nintendo, es evidente.

Para acabar y hablando desde una óptica estrictamente personal, para mí 2017 ha sido el año donde he podido volver a jugar y a disfrutar haciéndolo. Es cierto que no hemos visto nacer ningún género y que muchas franquicias se han visto estancadas y ya apestan, pero muchas otras han visto refinada su fórmula y han nacido nuevas propiedades intelectuales que han cogido muy buenas bases y las han adaptado de la mejor manera posible.

¿Ha sido 2017 el mejor año para los videojuegos? Mire usted, pues yo creo que no, en términos de imaginación y riesgo, poco o muy poco hemos visto, pero no es menos cierto que no todas se han comportado así, ahí tenemos a Nintendo, así que este 2017 será muy recordado durante muchos años, le pese a los haters que les pese.

Comentarios