Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Tales of Vesperia: Definitive Edition

Análisis de Tales of Vesperia: Definitive Edition

Tales of Vesperia: Definitive Edition aterriza en Nintendo Switch el próximo 11 de enero. Lo hace más de 10 años después de su lanzamiento original para Xbox 360, devolviendo la saga a Nintendo después de muchos años.

Una saga veterana

La saga Tales of es una veterana en el mundo de los juegos de rol, pero que debido a su particular historia no ha sufrido muchos cambios. Su primera entrega, Tales of Phantasia (1995), fue revolucionaria tanto a nivel técnico como a nivel jugable. No obstante, las desavenencias entre el estudio desarrollador, Wolf Team, y la editora, Namco, hicieron que muchos trabajadores abandonaran la compañía para fundar otra, Tri-Ace, y continuar la esencia de la saga Tales of en una nueva franquicia, Star Ocean.

A pesar de los contratiempos, Namco insufló vida al estudio y lo hizo suyo, pasando a especializarse en esta saga. Como no podían seguir la evolución natural del sistema de combate, ya que era la de Star Ocean, decidieron mantener el original de Phantasia como sello de identidad. Manejabas a un personaje que se movía en un scroll lateral y podía atacar a los enemigos, ya fuera con golpes físicos o con artes especiales. Hasta Tales of the Abyss (2005) no se incluyó la opción de moverte libremente por el escenario de combate (opción que Star Ocean había añadido muchos años antes). Uno de los siguientes juegos después de Tales of the Abyss fue este Tales of Vesperia del que vamos a hablar ahora.

En Tales of Vesperia encarnamos el papel de Yuri Lowell, un ex caballero imperial de 21 años que decide explorar el mundo en busca de un ladrón de blastias que ha dejado desamparado al barrio inferior de la capital imperial, su hogar natal. Las blastias son tecnologías mágicas que permiten a las ciudades disponer de materias primas como agua pura y, además, crear barreras para protegerlas de los ataques de los monstruos. Por si fuera poco, hay un tipo de blastias especiales, las blastias bodhi, que pueden ser usadas por individuos, permitiéndoles desarrollar artes mágicas.

Una vuelta de tuerca más a los elementos de la saga Tales of

La historia y el sistema de juego gira en torno a esta tecnología y cómo afecta a la situación política del mundo. Yuri simplemente quiere devolver la Blastia Aque al barrio inferior para que puedan vivir tranquilos, pero en su viaje descubrirá que el destino del mundo está en juego. No faltarán amigos de la infancia, princesas en apuros, niñas aventureras inconscientes y temerarias, individuos misteriosos, más niños aventureros e inconscienes, etc. Como es habitual en la saga Tales of, el fanservice y los clichés del mundo de los juegos de rol japoneses serán el verdadero eje central de la trama.

Aun así, Tales of Vesperia cae en el saco de los “Tales buenos” (no como el más reciente Zestiria). Los personajes están bien llevados, el sistema de combate y desarrollo de habilidades está bien integrado en el juego y visualmente es muy bonito. La música no está mal, es de Motoi Sakuraba, pero la calidad del sonido no es la más alta. El sistema de combate es un híbrido entre turnos y acción que no termina de funcionar. Es demasiado lento para ser de acción y demasiado rápido para ser de turnos. En su día era novedoso e interesante, pero lo cierto es que ha quedado totalmente obsoleto frente a opciones como la de Xenoblade Chronicles. Además, tampoco tiene el encanto estratégico de los turnos que sí podemos disfrutar en Final Fantasy X o Octopath Traveler.

Vuelve el sistema de combate característico de la saga

En él manejamos a uno de los personajes que puede realizar ataques (hasta tres seguidos) o artes (una), según el botón que pulsamos y la dirección. Estas acciones necesitan un tiempo de reposo en el que somos vulnerables. También puede realizar bloqueos o usar objetos, mientras los otros tres personajes son controlados por la consola y nos asisten. Podemos cancelar algunas acciones de nuestros acompañantes, pero en general actuarán según el patrón que les hayamos asignado.

Aparte, conforme hagamos o recibamos daño iremos llenando la barra de sobrelímite, que una vez desatado nos permitirá realizar ataques de forma interrumpida. Por desgracia, hay algunas decisiones raras como hacer que los enemigos derribados sean invulnerables a nuestros ataques (cosa que no tiene ningún sentido). Además, podemos cambiar el objetivo al que atacamos y, pulsando un botón, movernos libremente por el escenario (ideal para esquivar ataques de área).

Eso sí, a pesar de repetir el mismo sistema que en Tales of the Abyss, ahora está mucho mejor explicado e integrado en la trama. Llama la atención que lo que parecía un sistema complejo e inabarcable (Tales of the Abyss) se convierta en algo sencillo e intuitivo (Tales of Vesperia), siendo prácticamente igual. Porque si un defecto tiene la saga es el poco cambio que se produce de una iteración a otra.

En busca del ladrón de blastias

Tales of Vesperia empieza lento, pero con paso firme nos conduce por la trama. Al principio hay que buscar a Flynn, el amigo de la infacia de Yuri y caballero imperial de élite, para avisarle de un peligro que, según Estellise (chica misteriosa encontrada en el castillo imperial que cada vez que es vista por un personaje importante este se queda flipando), le acecha. Y de ahí a salvar el mundo, un paso. O algo más de 50 horas, que es lo que se puede tardar en competar este juego.

Los escenarios son bonitos, pero demasiado funcionales. Las mazmorras son lineales y algo repetitivas, se echa de menos mayor libertad y variedad. Contamos con un anillo que lanza un rayo (típico de la saga) que congela o aturde a los enemigos (si los aturde, podemos empezar el combate con ventaja) y, además, nos permite realizar algunos puzles. No podemos mover la cámara, salvo en campo abierto, lo cual es un poco raro (incluso en aquella época) pero no especialmente dramático.

No obstante, a pesar de estas pequeñas trabas, la historia mantiene el interés y el combate, una vez nos olvidamos de lo obsoleto que se ve a día de hoy, se vuelve desafiante e interesante.

Un detalle importante es que cuenta con doblaje en inglés y en japonés (hay que elegirlo al encender el juego) y, especialmente, con traducción al castellano. Así que el idioma no es una barrera para disfrutar de este juego.

Tales of Vesperia: Definitive Edition mantiene el tipo 10 años después

Tales of Vesperia: Definitive Edition es la mejor opción para jugar a este juego de rol en 2019. Además, la versión de Nintendo Switch cuenta con el añadido de poderlo jugar en modo portátil y poder suspender la partida en cualquier momento sin perder el progreso (que, para un juego de este tipo con conversaciones muy largas, es a veces fundamental). Aunque sea viejo, no sorprenda y se quede algo obsoleto frente a opciones más modernas como Xenoblade Chronicles 2 y Octopath Traveler, Tales of Vesperia sigue siendo un juego de gran calidad, ideal para los fans de este tipo de juegos.

Resumen
Se le notan los años, pero no ha perdido nada del encanto que atesoraba en su lanzamiento. Una opción muy recomendable para los amantes de los juegos de rol en general y de la saga Tales of en particular.
7.5
Bueno
Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 6 días, 17 horas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.