Portada » Análisis » Análisis de Persona 5 Strikers

Análisis de Persona 5 Strikers

Cuando en 2017 salió a la venta (en el mundo) la quinta entrega numerada de la saga Persona, poco tardó en convertirse en uno de los mejores juegos de la historia, tanto por la opinión de la prensa especializada como por los usuarios. Tal fue el éxito, que Atlus no tardó en anunciar dos juegos más con el nombre de Persona 5. Uno de ellos fue simplemente una versión mejorada y con más contenido de la obra original, pero la que hoy nos atañe es el segundo proyecto en colaboración con Omega Force y Koei Tecmo, es Persona 5 Strikers. 

Resulta cuanto menos curioso que este spin-off, o secuela, en forma de Action-RPG de Persona 5 vea la luz en Nintendo Switch cuando no es una de las casas de la entrega principal. Porque no es 100% imprescindible haber jugado a Persona 5, o su versión Royal, para poder disfrutar de esta entrega, pero si queremos sacarle todo el juego y entender las innumerables referencias que se hacen, sí que es 100% recomendable. Y aun dejando de lado la ingente cantidad de rumores que han circulado sobre la obra original en Nintendo Switch, hoy estamos aquí para hablar de Persona 5 Strikers y el gran trabajo que hace tanto para llevar la saga a un nuevo género como una nueva plataforma. 

¿Musou o Action-RPG? He ahí la cuestión

La duda que asaltaba a miles de usuarios y fans tras su salida en Japón y la gran cantidad de vídeos que han salido de este juego es: ¿es un musou o un Action-RPG? La respuesta simple sería decir directamente que estamos ante un Action-RPG que recoge algunas de las peculiaridades del combate que han hecho tan bien y especial a Persona 5 y las traslada a un combate casi de musou, pero que no lo llega a ser. Pero no estamos aquí para hablar de respuestas simples, sino para responder todas las preguntas. 

Resulta muy sencillo confundirse y que en la primera mazmorra mucha gente se desespere y piense que es un musou sin más, ya que no es un género al gusto de cada uno, con toques de la saga Persona. Pero incluso ahí ya tenemos las primeras pinceladas de un sistema de combate tan profundo como divertido y que va in crescendo según nos adentramos en la aventura. Las batallas contra las sombras se basan en varios elementos, por un lado, tenemos los dos ataques, uno básico y otro fuerte que nos permiten realizar varios tipos de combos y desatar algunas habilidades mediante la combinación de ellos. Algo interesante, es la inclusión de las armas de fuego en estos combates tan locos, pero con el uso de un botón nos permitirá poner una mira que nos dejará atacar a un enemigo en particular. Eso , cuidado con las balas ya que son limitadas por cada combate. 

Pero esto es solo rozar la superficie ya que cada persona cuenta con varias habilidades que podemos desatar en combate con un ataque en área y que se corresponden con los ataques elementales que caracterizan a la saga Persona, y no falta ninguno ya que desde los ataques Agi (fuego) hasta los Eiha (maldición) no falta ninguno. Pero esto no sería de ninguna utilidad sin un sistema de debilidades efectivo, algo que hereda especialmente bien de su antecesor. De este modo, a la hora de gastar nuestros puntos de esfuerzo intentaremos tanto hacer daño a todos los enemigos posibles como golpear la debilidad de tantos como sea posible.

Cuando conseguimos acertar con la debilidad de algún rival, lo que conseguimos es tirarlo al suelo y darnos la posibilidad de realizar un ataque combinado, con todo el equipo, que afecta a las sombras que tenemos alrededor y hace una cantidad de daño considerable. También contamos con otra posibilidad a la hora de utilizar nuestras habilidades ya que podemos infringir estados alterados tales como sueño, miedo, confusión, … y si acertamos a un enemigo con ataque elemental (siempre y cuando no sea resistente a él) también lo dejaremos vulnerable al ataque anteriormente mencionado. 

Esto se realiza mediante una acción contextual que aparece en pantalla, pero no es la única a la que tendremos que atender, ya que otros elementos de la obra original hacen aparición en este Persona 5 Strikers. Por un lado, tenemos los relevos con el resto de compañeros que nos acompañan en el transcurso de las mazmorras, mientras que también podremos pulsar un botón para hacer uso de distintos elementos presentes en el escenario tales como subirnos en una farola para hacer un ataque giratorio, subirnos a un skate para arrollar tandas de enemigos o todo tipo de cosas que se nos ocurran. Algunos de ellos, nos permitirá usarlos antes del combate o atacarán alguna debilidad en concreto, por lo tanto, tendiendo en cuenta todos estos elementos se convierte en un combate mucho más táctico de lo que realmente nos podíamos pensar. 

Como no podía ser de otra manera, el juego cuenta con jefes de los que tendremos que hacernos cargo. La mecánica de estos, sin ser especialmente diferente al resto de batallas, consistirá en un único enemigo que tiene una barra de vida visible en la parte superior de HUD (también puede haber sombras menores alrededor) que debemos ir debilitando. Además, hay cuatros escudos que, atacando las debilidades, podemos ir agotando para hacerle un ataque más fuerte y, dependiendo del jefe, también contaremos con algunas acciones contextuales. 

Mazmorras, exploración, sigilo,… Persona 5 llevado a otro género

Y aun así todavía podríamos pensar que no se ha ganado el apellido de RPG. La cuestión aquí no es por qué lo es, sino por qué no lo sería con lo que hereda del juego que le da nombre. Cuando hablamos de un musou tendemos a pensar que solo se trata de combates multitudinarios sin ton ni son, pero es que en el caso de Persona 5 Strikers no deja de ser una obra esencialmente narrativa y con un gran mensaje detrás. Si eso fuera poco, también cuenta con exploración de mazamorras, misiones secundarias y todo tipo de mejoras tanto para el protagonista como para todos y cada uno de los Ladrones Fantasma. 

Todo ello, además, ha sido remodelado de cierta manera. Si en combate podemos saltar y utilizar algunos elementos en pantalla para subirnos a ellos, en la exploración no iba a ser menos, lo que consigue darle una nueva dimensión a encontrar secretos y cofres en las cárceles. Algo interesante es que, mientras nos adentramos, iremos con un equipo de 4 de los cuales controlaremos directamente a uno, pero podremos tomar el control de cualquiera de los otros en cuanto queramos. Y si ya nos parece que el combate tiene suficientes elementos, tenemos que probar a jugar con todos y cada uno de los 9 personajes controlables, ya que se sienten muy diferentes y equilibrados, pero al final jugaremos con el que mejor se adapte a nosotros porque el plantel resulta lo suficientemente característico. 

 

La exploración se basa en distintas salas y pasillos que iremos recorriendo hasta llegar a distintos puntos de control que nos permitirán volver a ese lugar en concreto, sustituyendo a las Salas Seguras de Persona 5. Para entrar en combate mientras exploramos, realmente veremos a una única sombra la cual podemos abordar de varias formas, incluido el característico sigilo que nos puede dar ventaja, pero en cuanto lo toquemos saldrán una buena cantidad de ellos que tratarán de derrotarnos. Pero no son innumerables ni combates especialmente largos, es tal y como entrar en batalla en el juego original, pero con otro estilo que no le sienta pero que nada mal. 

Uno de los fuertes de las cárceles en Persona 5 Strikers es el diseño de las mismas. Todas y cada una de ellas tiene una estética diferente, mecánicas jugables que las hace únicas ya no solo en lo visual, y todo tipo de puzzles que no desentonan con el estilo de ellas. Al fin y al cabo, pasa un poco como en Persona 5, el dueño de la mazmorra, el que hará de jefe final, es quien dará forma a la cárcel según la percepción del mundo que tenga. De este modo, al igual que en la obra original, también habrá cosas que nos puedan frustrar o hacerse pesadas, pero al final es parte de una experiencia inmersiva, que no injusta.

De paseo por Japón y de vuelta a la Habitación de Terciopelo

Saliendo ya de las mazmorras, hay dos lugares específicos que podemos visitar, el mundo real y la Habitación de Terciopelo (Velvet Room para los más clásicos). Teniendo en cuenta que no contamos con confidentes o que no podemos avanzar manualmente el calendario del juego (se hace automáticamente por necesidad de la historia), el mundo real nos permitirá explorar algunas escasas zonas de las ciudades y lugares de interés que visitemos para comprar objetos o hablar con nuestros compañeros para mejorar nuestra relación con ellos, que, aunque no hay confidentes ni historias secundarias sí que nos permiten desbloquear habilidades simples de mejora o algunas como recuperación de saludo o esfuerzo en determinadas circunstancias. 

En el mundo real también podremos aceptar los llamados encargos, lo que en otros juegos llamaríamos misiones secundarias. Hay todo tipo de encargos, desde misiones de derrotar enemigos, pasando por llegar sigilosamente a un punto en concreto o encontrar cierto objeto, que nos reportarán varias recompensas. Lo más interesante es que prácticamente todos se asocian a una mazmorra, pero no hay que preocuparse por si no llegamos a tiempo antes de finalizar cierta etapa, ya que podremos volver en cualquier momento, incluso habiendo algunas misiones que se desbloquean al final de la aventura en todas y cada una de las cárceles. 

La Habitación de Terciopelo también hace acto de presencia en esta nueva entrega, y lo hace recuperando las funciones que tenía en el título original. De este modo, podremos fusionar personas, hacerlas más fuertes mediante inciensos, desbloquear habilidades, recuperar alguna que hemos perdido en el pasado,… en definitiva, se recupera tal y como lo podíamos recordar en Persona 5. Porque no tendría sentido que Joker siguiese teniendo sus habilidades de Trickster y poder llevar a todas las sombras contra las que nos enfrentamos (salvo alguna en concreto como los jefes), si dejan caer su máscara en combate, si no podemos hacer acopio de ellas de una manera profunda e interesante.

El reencuentro de los Ladrones Fantasma

Todo esto no vale de nada sin una historia realmente interesante y, sin desmerecer el trabajo de Persona 5 Strikers, no parece tanto una secuela como pueden intentar colar, sino como una divertida reunión de los viejos integrantes de los Ladrones Fantasma para disfrutar de unas vacaciones en compañía pasados unos cuantos meses después de la aventura original. De esta manera, nuestro protagonista regresa a la ciudad para reunirse con sus amigos y juntos recorrer el país en caravana. Pero no tardarán en torcerse las cosas, ya que la primera noche nos encontraremos en la Habitación de Terciopelo, con el aviso de que una nueva amenaza se cierne. 

Al final se trata de una aventura con mucho texto, con una duración de unas 40 horas si vamos a lo principal y con una gran cantidad de contenido por hacer. Esta especie de arco final y complementario de la historia de Persona 5 nos llevará a recorrer desde las calles de Shibuya (donde podemos pensar en algún momento que hay elementos reciclados de escenarios), hasta las costas de Okinawa o los templos de Kioto. Ya que no solo el reencuentro con un grupo tan icónico en los últimos años se considera como el gran aliciente, sino que las conversaciones entre ellos y recorrer el país nipón en unos escenarios tan bonitos. 

Por cierto, tampoco hay que dejar de lado las nuevas incorporaciones al equipo, tratándose de una entrega nueva no se podía esperar menos. No solo hablo de los personajes que harán acto de presencia en la historia y tomarán cierto protagonismo, sino que hay dos nuevos integrantes en las filas de los Ladrones Fantasmas, llamados Sophia y Zenkichi, que prefiero no destripar para quien quiera descubrirlos por sí mismo y saber si se pueden controlar o no, cuáles son sus bn¡ondades o su función dentro de un equipo ya de por sí muy variopinto. 

Tan bonito como bueno con su banda sonora (otra vez)

Pero estamos hablando de Persona 5 Strikers, aquí falta algo que ha hecho tan especial al título de Atlus, el apartado visual y sonoro del juego, tan maravillosos como bien integrados. Si se conoce el diseño artístico de la obra original, poco hay que decir ya que esta secuela se basa en exactamente lo mismo, un diseño que trata de imitar el dibujo de los animes con un cel-shading muy particular. Pero no todo es lo bonito que se ve, ya que la disposición de los menús, tanto el de pausa como cualquier tienda, es una genialidad en la que no hay dos iguales. Lo mismo de la tipografía, aun hablando de que está completamente traducido, se acopla perfectamente tanto en esos menús como en cualquier texto que aparece en el mundo mientras nos movemos. 

Tratándose de la primera incursión de esta serie de títulos en Nintendo Switch, cabría preguntarse qué tal se mueve, sobre todo cuando hay una cantidad interesante de enemigos y elementos en pantalla. La respuesta es: sorprendentemente bien, no he notado tirones excesivos durante los combates, más curiosamente ha rascado un poco en ciertas escenas. También es necesario comentar que no goza de toda la resolución que nos gustaría ya que  que se dejan notar algunos dientes de sierra, más acusados al jugar en un televisor que en portátil. 

El final se lo voy a dedicar al apartado sonoro, tan importante como lo podría ser el visual y tan maravillosamente bien como el ya citado. Por un lado, la traducción, al igual que pasó con Persona 5 Royal, el ver a personajes como Ryuji hablar con vulgarismos o hacer alusión a ciertas cosas que solo se podrían saber si vives en España, ya que forman parte de su cultura, lo hace un trabajo digno de mención. Por el otro lado, la banda sonora, tan buena como la del original (con temas que repiten), remezclando alguna canción como Last Surprise  y nuevas incorporaciones como la canción de introducción, dando lugar a una de las mejores Bandas Sonoras de los videojuegos modernos.

 

Conclusiones

Persona 5 Strikers es, en pocas palabras, una compra casi obligada para quien haya disfrutado de su predecesor o la versión completa del mismo. No solo por regresar a este mundo tan bien planteado y construido y volver a ver a los Ladrones Fantasma, sino porque se consolida como un juego excelente y una gran sorpresa por sí mismo. Es un gran ejemplo de cómo trasladar una jugabilidad más clásica, como pueden ser los turnos con todos los elementos que introdujeron, a algo más rápido y a priori no tan compatibles. Además, si cuenta no solo con los elementos de Persona 5, sino con su apartado artístico, rendimiento para los elementos que mueve y la maravillosa banda sonora y doblajes en inglés y japonés, poco hay que añadir. 

Al fin y al cabo, es como cuando hemos visto ciertas reuniones en el anime o en cine de personajes o historias que nos marcaron mucho, aunque no ha pasado una gran cantidad de tiempo entre los juegos. Una historia interesante, personajes para recordar y unos combates, misiones y mazmorras tan divertidas como desafiantes si lo ponemos en el nivel de dificultad más alto. Persona 5 Strikers se sitúa como una colaboración entre Atlus, Omega Force y Koei Tecmo que no tenemos que dejar pasar. 

Resumen
Persona 5 Strikers lo hace casi todo bien. Traslada una jugabilidad de turnos a un Action-RPG en la que integra una historia casi basada en textos, con exploración de mazmorras, estrategia y todo tipo de misiones y cosas por hacer. Si bien la historia puede cojear un poco, para quien disfrutase del original o para los amantes de las historias más ligeras se puede considerar muy buena. Si a esto le añadimos el apartado artístico y sonoro que caracteriza a Persona 5, tenemos un resultado de sobresaliente.
9
Genial

¿Te ha gustado?

2 0
Suscribir
Notificar de
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x