Seguir
Portada » Análisis » Análisis de LEGO DC Súper-Villanos

Análisis de LEGO DC Súper-Villanos

Un nuevo videojuego de LEGO siempre es motivo de celebración, sobre todo si rompe, al menos parcialmente, con los cánones de la saga. De acuerdo con que no es el videojuego más original del mundo, pero sí es el más ambicioso de TT Games. LEGO DC Súper-Villanos es muy grande en cuanto a números y posibilidades, pero no tanto en cuanto a originalidad o sencillez, como ahora veremos.

Malos no, peores

En LEGO DC Súper-Villanos somos de los malos, y eso está bien, ya que es una nueva perspectiva para un juego, que, nos tememos, no difiere tanto de los anteriores como nos han querido hacer ver, pero empecemos por las diferencias, que sí las tiene.

En primer lugar, ahora creamos por completo a nuestro antihéroe, y las posibilidades son francamente impresionantes. Su completo editor nos permite escoger, por separado, todas y cada una de las partes del cuerpo, incluso cabe la posibilidad de poner un brazo o una pierna de un tipo y la otra de otro. Más allá de la apariencia física, también tendremos que elegir qué personalidad queremos para nuestro villano, qué armas portará, con qué poderes contará de inicio (limitados por motivos de historia, claro) e incluso con qué animaciones contará cada acción, y a todo añadidle una capa de personalización más para los colores.

Si no somos muy dados a esto de crear personajes, siempre podremos elegir apariencias predefinidas o generar otras aleatoriamente, el resultado siempre será igual de satisfactorio o insatisfactorio, porque al final, en LEGO DC Súper-Villanos, nuestro personaje personalizado no tendrá en ningún momento la importancia que se merece.

Durante los primeros compases de la aventura sí parecemos ser los absolutos protagonistas. Esta, escrita en colaboración con guionistas de DC y basada mínimamente en la serie Maldad Eterna, comienza con Lex Luthor engañando al comisario Gordon y ayudándonos a escapar de la cárcel. Aquí descubriremos ya que tenemos el poder de absorber otros poderes, lo que hará que inmediatamente pasemos a formar parte de las filas de la Liga de la Injusticia, la agrupación de villanos creada para enfrentarse a los superhéroes de la famosa Liga de la Justicia. Sin embargo, en esta ocasión un nuevo grupo de héroes entra en escena: el Sindicato de la Justicia.

Sus integrantes no son sino versiones alternativas de los héroes de la Tierra provenientes de un universo paralelo, pero, aunque parecen de los buenos, son aún peores que nosotros, que ya es decir. Nuestro objetivo, por lo tanto, será desenmascararlos y mandarlos de vuelta a su universo para así seguir siendo nosotros los auténticos reyes del mal.

Aunque durante casi todo el juego el juego seremos de los malos, 15 niveles, también habrá misiones, 5, donde pasemos a tomar el control de los buenos, o sea, de los Batman, Superman, Flash, Wonder Woman y similares. Al final y pese a que el cambio de dinámica se agradece, haremos lo mismo que en los niveles normales, aunque aquí de manera más concentrada.

Bienvenidos a DC

LEGO DC Súper-Villanos cuenta con un mundo abierto que no es tal, ya que no dejan de ser zonas interconectadas por carreteras, teleféricos o similares. Sí, muchos juegos son así, pero aquí se nota de forma más acusada que de costumbre.

En cada zona, todas ellas pertenecientes al Universo DC (Gotham, Metrópolis, la mansión de Bruce Wayne, el planeta Apokolips…), hay muchas cosas por hacer, además de seguir la trama principal, de algo menos de 10 horas de duración si vamos solo a ello. Podemos pintar grafitis, encontrar tesoros ocultos, recolectar las sempiternas tuercas azules y amarillas que nos servirán para comprar más personajes (hay un total de 164, ahí es nada) o participar en una variada suerte de misiones secundarias y minijuegos. Si queremos verlo todo, tendremos que patearnos el mapa de arriba a abajo (o usar un vehículo, vaya), y lo que es más importante, saber qué personaje elegir, ya que según posean unos poderes u otros serán capaces de acceder o no a determinados lugares o de abrir rejillas, desviar láseres…

Esta variedad de posibilidades choca, sobre todo al inicio, con la accesibilidad con la que TT Games ha querido pero no sabido dotar al título. No serán pocas las veces que nos encontremos frente a un acertijo aparentemente sencillo sin saber qué hacer, lo que nos llevará a probar con villanos de lo más variado hasta dar con la tecla. Sin embargo y como ya hemos dicho, es algo que ocurre con mayor frecuencia durante nuestros primeros compases, dado que no tardaremos en saber distinguir estos puzles y con el tiempo iremos a tiro hecho, algo que, por otra parte, provocará parones en el ritmo para cambiar de un personaje a otro desde el menú, pues no siempre llevaremos en el grupo a alguno de la clase indicada.

También podremos hacer buen uso de nuestra creación que, recordemos, absorbe habilidades. De hecho, es fácil que su papel quede relegado a esto tras unas pocas horas, ya que carecerá de carisma y tampoco tendrá especial relevancia en la trama salvo algún momento puntual.

El juego que podría ser una película

Además de contar con un guion aparentemente digno y plagado de humor, aunque tiene unas elipsis que ríete tú de la de Kubrick en 2001: Una Odisea en el Espacio, este LEGO DC Súper-Villanos se ve de maravilla, aunque en algunas zonas se le nota el motor reutilizado. Sin embargo, es, posiblemente, el juego de LEGO, al menos en Nintendo Switch, que mejor se ve. Mención aparte merecen las animaciones. Hay cientos de ellas, para ataques, defensas, caídas, para andar, correr, faciales… y no solo en el juego en sí, también en las cinemáticas, de grandísima calidad tanto visual como sonora, con un doblaje al castellano (y al español de México según donde os encontréis) sublime y sin peros, donde contrasta nuestro mudo personaje.

La música, como los diálogos, ha ganado en socarronería y sobre todo en clase y madurez, alejándose de los temas para todos los públicos de otras entregas de la franquicia ya que ahora podremos escuchar a bandas tan potentes como Wolfmother, The Clash, Pat Benatar o Blondie, entre varias otras.

Si tuviéramos que ponerle alguna pega al conjunto audiovisual de LEGO DC Súper-Villanos, posiblemente sería que no todos los elementos son 100 % LEGO (los hay de estética más realista) y que el juego no cuenta ni con ciclo día/noche ni con condiciones atmosféricas cambiantes (la incesante lluvia de Gotham).

Ni malo ni bueno

Da igual la temática, un juego de LEGO siempre divierte, y LEGO DC Súper-Villanos no iba a ser una excepción.

No es un reinicio de la franquicia, ni siquiera una vuelta de tuerca, pero los números que maneja os harán querer jugarlo de principio a fin, especialmente si sois fans de DC o de los cómics en general. Además, cuenta con el humor que caracteriza a todos sus títulos.

Puede jugarse solo o acompañado y es ideal para los más pequeños ya que cuenta con 2 niveles de dificultad e incluso con Johnny DC como personaje que nos dará pistas si se las solicitamos. Sin embargo, su sencillez de manejo (un botón hace casi todo) choca frontalmente con la cantidad de opciones que ofrece y cuya elección de acción no suele ser todo lo intuitiva que debería. No innova tanto como nos hubiera gustado y es que, definitivamente, la fórmula está más que sobada y gastada.

La historia es interesante, ser villanos por una vez, pero no está todo lo bien contada que podría y el personaje que creamos carece de peso en la misma, algo que tampoco es malo por sí mismo, pero cuando hemos invertido tanto tiempo personalizándolo…

Resumen
Podría estar mejor ser malo.
7
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 1 semana, 1 día.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.