Portada » Análisis » Análisis de Gods Will Fall

Análisis de Gods Will Fall

Gods Will Fall es un dungeon crawler con elementos roguelike pero también ideas frescas para un género, o géneros, que ya las va necesitando. Su jugabilidad, más clásica, se basa en unas estadísticas aleatorias acompañadas por unas mazmorras no generadas de forma procedimental, lo cual agradecemos, pero que finalmente también tienen un fuerte componente imprevisible, lo que sería maravilloso si se hubiera pulido más este y otros aspectos.

Cambiando las reglas del juego

En la Edad Antigua había muchos dioses y estos, conscientes de su poder, no tardaron en volverse unos tiranos que esclavizaban a los pueblos que los veneraban. Cansados de vivir bajo su yugo, un grupo de guerreros celtas decide echarse a la mar para acabar con ellos y volver a ser libres, sin embargo, la gran mayoría perecen en el agua por las grandes olas levantadas por las mismas deidades a las que iban a enfrentarse. Tan solo 8 guerreros, arrastrados por la corriente, logran poner pie en tierra, eso sí, en la tierra de los dioses a los que han jurado matar.

Así de interesante comienza Gods Will Fall, un juego serio en su planteamiento y su ejecución, donde se ha tomado a pecho no ser uno más y ha buscado destacar con mecánicas y detalles muy originales, aunque a veces pareciera que buscar estas ha jugado en contra de un estudio que quizás ha abarcado demasiado.

Como decíamos, en Gods Will Fall manejaremos a 8 héroes, además al unísono, por un mapa abierto en el que están repartidas las mazmorras de los dioses a los que nos enfrentaremos. Si salimos de la partida y volvemos a entrar, estas mazmorras cambiarán de sitio así como la colocación de los enemigos que las pueblas y las estadísticas de nuestros héroes y sus armas, permaneciendo inalterada únicamente la disposición del escenario. Hasta la dificultad variará cada vez que entremos. Un grado de aleatoriedad que se combina con el hecho de que hay héroes más motivados que otros a la hora de enfrentarse a un dios determinado, subiendo y bajando sus estadísticas en función de qué rencilla personal tenga, y con el de que podemos perder guerreros en estas mazmorras, pues entran de uno en uno. Un guerrero entra y combate y puede quedar atrapado, en cuyo caso es posible entrar en su auxilio, o morir, caso en el que lo perderemos lo que dure la partida. Tratar de rescatarlo tiene su miga, porque el siguiente celta puede tener algún grado de amistad o parentesco e ir a tope en su busca o por el contrario desanimarse porque era su más fiel amigo y ya puede que no lo vuelva a ver. Unas circunstancias totalmente azarosas que harán que cada partida sea única. Pero ahí no acaba todo, porque a lo mejor este dios era el más fácil en nuestra primera incursión pero luego será el más difícil, y aunque Gods Will Fall no es complicado en los modos fácil y normal, hay veces que su dificultad no está bien ajustada. Se basa mucho en que nos arriesguemos a entrar en una zona para ganar experiencia y así volver a otra con más garantías, pero no sabremos hasta que no entremos si esta nueva área es más o menos asequible que la anterior, o incluso que en la anterior partida, así que nos adentraremos y ya veremos si dejamos ahí a un héroe esperando a ser rescatado o reiniciamos todo y volvemos a probar suerte.

La mecánica dentro de las mazmorras sí es más común aunque el equipo tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de dejar su impronta. Ataque rápido, ataque fuerte, esquiva y bloqueo, además de poder recoger objetos y otras armas para lanzarnos. No da demasiado de sí en este sentido y tampoco ayuda que dé igual qué arma llevemos ni que los enemigos simples se repitan hasta la saciedad. Al menos acabar con ellos sirve para poder rellenar nuestra barra de salud de un grito y para que luego el jefe final sea más asequible, lo que comentábamos del factor diferenciador. Hablando de los jefes finales, los dioses, son, con mucho, de lo mejor del título, aunque ninguno es que tenga un set de ataques demasiado original, pero sí habrá que aprenderse bien sus movimientos para salir airosos del enfrentamiento.

Estas cualidades y pequeños defectos, junto a una buena banda sonora y a un nivel visual con unos gráficos pintados a mano con un efecto acuarela muy resultón para los escenarios, no tanto para los personajes y menos en planos cortos, hacen de Gods Will Fall un juego a seguir de cerca por los amantes del género que se encontrarán además varias innovaciones que funcionan y muy bien. Podían haber funcionado mejor, cierto, algunas cosas quizás hubiera sido más acertado no dejarlas tan en manos de la suerte y necesita mayor diferenciación en el uso de las armas, pero su base es buena y su ejecución también.

Ah, aunque su precio es asequible, 24,99 €, sabed que cuenta ya con varios DLC, uno de ellos sumando nuevos dioses y habilidades que habríamos agradecido tener de inicio.

Resumen
Gods Will Fall hace cosas muy bien y por momentos parece que reinventa el género, pero solo rasca ahí. Al final, su aleatoriedad juega a favor y en contra del propio título dado que es imposible profundizar como sí pide. Aun así, muy recomendable y técnicamente cuidado.
7.5
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Suscribir
Notificar de
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x