Portada » Análisis » Análisis de Dynasty Warriors 9 Empires

Análisis de Dynasty Warriors 9 Empires

Koei Tecmo y Omega Force vuelven a hacer lo que mejor se les da: un musou, quizás por eso es todavía más incomprensible que este Dynasty Warriors 9 Empires haya acabado siendo tan chapucero y falto de ideas y originalidad. Una pena, porque esperábamos mucho, y más después de habérnoslo pasado tan bien con Samurai Warriors 5.

Vídeo no de la versión para Nintendo Switch.

Enésimo de todo

Sí, el título parece exagerado, sobre todo porque sabemos que los musou, los juegos de uno contra mil, son muy dados a repetirse y es algo que asumimos y comprendemos, pero no va por ahí la crítica con este Dynasty Warriors 9 Empires. 

Como ya pasara en anteriores juegos de esta y otras franquicias, Romance de los Tres Reinos es la novela en la que se basa toda su historia, en la que además se “recrean” (comillas gordísimas) batallas famosas en la historia y literatura chinas como son la de Chibi o la Rebelión del Turbante amarillo. No es nada nuevo pero al menos es una historia larga y emocionante y sobre todo, y esto es lo que nos interesa, llena de personajes. Este Warriors en números es una mala bestia, y en él podremos tomar el papel de decenas de distintos oficiales, generales y demás rangos del ejército, o lo mejor de todo, crear nuestro propio avatar en un completo editor (aunque muchos trajes repiten de la sexta entrega), dotarle de los ataques que queramos (no únicos, sino usados por otros personajes también) y colocarle en el escalafón que queramos. Una decisión que hará que tengamos más o menos peso en la trama, aunque luego y gracias a su sistema político, que es lo que diferencia a los Empires de los juegos base o de las versiones Xtreme Legends, podremos variar todo esto de manera casi automática pero bien traída (por ejemplo, podremos abdicar y ser un general más).

Un sistema, el político, que ha quitado el protagonismo al mundo abierto de la versión anterior aunque si bien este se ha mantenido en cierta manera, y ojalá no lo hubieran hecho. Ahora, como señores de un pequeño reino, nuestra labor será la de luchar por aumentar nuestras fronteras, o por defenderlas, pero también tendremos que forjar alianzas con otros reinos vecinos y preocuparnos de que el comercio vaya bien, de que haya raciones para todos los soldados, que estos reciban la instrucción necesaria, etc. Todo bien sobre el papel pero no tanto a los mandos. Lo que parece un intrincado sistema de gestión se convierte en unas pocas opciones elegibles que además y salvo las de sumar raciones y oro, tienen un peso casi nulo a la hora de salir al campo de batalla, salvo las de sumar oficiales a nuestras tropas, y aquí es donde viene lo peor.

Dynasty Warriors 9 empires

Hasta ahora, puede parecer que Dynasty Warriors 9 Empires es un Warriors al que además se le han añadido las opciones de gestión y política, pero nada más lejos. La esencia de los musou se mantiene, sí, pero concentrada de una manera que es casi ridícula. El mundo abierto, que no funcionó pero pudo haberlo hecho, ha dejado paso a un mapa enorme pero totalmente vacío (ya nos meteremos en lo técnico) por el que podemos hacer dos cosas: pasear o luchar, ni siquiera pescar como en otros. Los paseos son parte de la gestión política, pero ya podemos ir con nuestro general al reino al que le acabamos de declarar la guerra que no veremos ni sus tropas ni a nadie que nos llame la atención por meternos en el corazón de su fortaleza; unas fortalezas que además son todas idénticas entre sí, y hay una veintena. Sí veremos pequeñas patrullas desperdigadas pero acabar con ellas solo servirá para recibir materiales para luego crear unas pocas cosas como flechas, pociones… pero nada más, ni siquiera para mermar las fuerzas enemigas a la hora de la batalla decisiva. Cuando esta llegue, o sea, cuando decidamos capturar una fortaleza, no esperéis tampoco que la cosa mejore demasiado.

Si antes los juegos de Koei Tecmo se basaban casi siempre en ir por un mapa bien delimitado cumpliendo pequeños objetivos y afianzando posiciones aquí y allá, ahora todo eso se reduce a los alrededores de un castillo. Allí tendremos dos opciones: o bien masacrar a las tropas enemigas fuera mientras llega el ariete a la puerta principal y la derriba, lo que además se ameniza con objetivos secundarios como usar algún plan secreto (mejoras pasivas dadas por algún oficial o reino aliado) y poco más, o bien usar el gancho, subir nosotros por el muro y atacar la puerta desde dentro, lo que es una alternativa tan rápida como poco creíble y casi chorra. Nada, como en anteriores Empires, de dar órdenes por ejemplo a las catapultas y a tus tropas para tú no dar un solo espadazo; todo eso borrado de un plumazo. Una vez dentro, lo de siempre, que será seguir matando tropas a cascoporro hasta acabar con el jefe de turno ya sea con combos o con ataques especiales.

Aquí Dynasty Warriors 9 Empires brilla pero tampoco más que otros. Los movimientos de nuestro personaje son fluidos y los ataques tremendamente vistosos, teniendo a su vez que usar algunos para romper bloqueos de tropas más duras, otros para hacerlas salir por los aires, el arco para las largas distancias, etc. Los que habéis jugado a otros musou no tardaréis en haceros con su manejo porque, simplemente, es igual que el de otros muchos, a excepción de los planes ocultos.

Ni más, ni más bonito

Y si hasta aquí este título podría parecer algo apetecible, por su historia básicamente y por la posibilidad de reescribir esta en cierta manera con un personaje creado desde cero, cuando nos paramos a contemplar su faceta técnica se nos cae el alma a los pies. Dynasty Warriors 9 Empires es uno de los peores juegos en este sentido que ha pasado nunca por mi Nintendo Switch, sobre todo si hablamos de una compañía grande. Hay texturas que no existen, la hierba se carga a centímetros de nuestros pies con un efecto tan raro como molesto, las sombras se esperan casi a que pasemos para aparecer, los dientes de sierra hacen daño a la vista, los árboles (cientos, el mundo abierto es poco más que una explanada con árboles) cargan y descargan polígonos y detalles al azar, ir con el caballo además multiplica todo esto, este sube las cuestas a base de bugs… Una cosa de espanto. Por lo menos no suele influir, porque a veces sí, en el framerate, solo faltaba. Ah, tampoco hay modo multijugador, ni a pantalla partida, ni online, ni nada, algo que hacía muchos años que no pasaba. Para colmo, algo que se ha cuidado más como son las cinemáticas (cuando conversamos con otro oficial o nos ganamos el favor del pueblo) se repiten hasta la saciedad, quitándoles el encanto que pudieran tener las primeras veces.

Al menos el trabajo de doblaje es bueno, muy bueno, y la banda sonora encantadora y épica a partes iguales, con melodías orientales más calmadas al pasear y enérgicas cuando entramos al fragor de la batalla. Algún punto positivo había que encontrarle a un juego que además apenas tiene modos diferentes, siendo conquista, galería y tutorial los únicos a los que poder acceder.

Dynasty Warriors 9 Empires ha sido, como veis, una enorme decepción en muchos sentidos, a lo que además hay que unirle que en Nintendo Switch el trabajo técnico ha sido nefasto. Alternativas hay a porrones en la consola, y si bien están más enfocadas a la acción directa, al menos tienen claro lo que son y lo que hacen lo hacen bien. Koei Tecmo tiene que arriesgar de verdad y crear un Dynasty Warriors diferente de verdad pero no así, a medias tintas y a retazos de títulos anteriores y haciendo las cosas peor que estos; o eso o seguir con lo que saben hacer y seguir mejorando poco a poco la fórmula, como hicieron con Samurai Warriors 5.

Dynasty Warriors 9 empires

Resumen
Cuando combates, las pocas veces que te ves obligado a ello, sigue siendo un musou serio y se nota que son unos maestros en esto, pero en el resto de apartados flojea y de qué manera. Además, en Nintendo Switch es un juego feo, feo.
5
Simple
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.