Los inversores vuelven a sonreír con Nintendo Switch, las acciones suben un 20%

El valor en bolsa de Nintendo sigue creciendo. Los juegos de Switch, la clave.

Nintendo Switch está sentando la mar de bien a los inversores y a la Gran N. El valor en bolsa de Nintendo ha subido un 20% desde que su nueva consola se estrenara el pasado 3 de marzo de 2017. Hay un ambiente de optimismo bastante notable con este sistema que tiene un pie en el mundo de las plataformas domésticas y otro en el de las portátiles; pero, sobre todo, con su creciente catálogo.

Atul Goyal, analista de la firma bancaria de inversores Jefferies, defiende que es el momento de comprar acciones de la compañía (con un valor actual de 4o euros aprox.) tras la reciente subida del 5% de su valor. Su argumento es que Nintendo tiene una prometedora batería de juegos first-party por llegar, enriquecida por joyas como Zelda: Breath of the Wild y “algunos juegos third-party atractivos (Minecraft, Sonic, Disgaea, Monopoly, etc.)”

En su informe, añade además que es precisamente la biblioteca de títulos la que puede declinar la balanza a favor de Nintendo Switch tanto para el nuevo usuario como para aquel que ya posee una PS4 o una Xbox One. “Creemos que el tesoro que forman sus IP es algo incomparable, y esto puede monetizarse de muchas maneras”, comenta al respecto.

Declaraciones de analistas aparte, Nintendo está comenzando con muy buen pie la que promete ser una de sus mejores etapas. La compañía se está extendiendo en el terreno móvil para dar a conocer sus franquicias, ese “tesoro” que comenta Goyal, y atraer al público a su principal negocio: sus consolas y videojuegos. Por otra parte, Nintendo Switch puede presumir de ser el mejor estreno de una consola de la compañía; cosa que hemos podido ver aquí en España, donde se ha proclamado como la videoconsola doméstica que más ha vendido en su estreno. Ya sea por su hardware, o por ese catálogo con el que los de Kioto quieren alimentarla a ella y a sus poseedores en el futuro, las cosas están yendo bien con la consola de los Joy-Con.

El software vende hardware, decían…