Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Project Highrise: Architect's Edition

Análisis de Project Highrise: Architect's Edition

Dicen que el Tetris es el juego de más éxito en el mundo porque el hombre es constructivo por naturaleza. En esta ocasión el título que nos ocupa nos lleva a construir en el sentido que tenemos en mente normalmente cuando hablamos de ello: los edificios. Pero en Project Highrise no solo somos el arquitecto que crea los edificios, sino también el gestor de todo lo que ocurre dentro de él.

En Project Highrise vamos hasta lo más alto

Crear edificios siempre es divertido, pero aquí estamos ante un juego que lo hace representando la realidad lo mejor posible (reduciendo eso sí el tiempo de obra por motivos obvios). Antes de ponerse en faena es recomendable hacerse el tutorial, pues la cantidad de variables que hay que tener en cuenta son bastante altas, y es muy aconsejable haberlas aprendido.

Los modos de juego que tenemos son el principal y luego uno de escenarios prefijados (unos 25), que serían más bien como misiones en las que tendremos que cumplir ciertos objetivos – pero con algunas restricciones. Es un modo interesante porque no es tan libre como el principal y nos obliga a pensar y sacar la eficiencia de nuestras acciones.

El otro modo es más tipo sandbox y podremos cumplir ciertos logros e ir poco a poco haciendo nuestro superrascacielos de ensueño en el que todos los trabajadores van a querer estar. También existe la opción de jugar a lo klapaucius, es decir, sin limitaciones económicas – y por tanto tener un tipo de juego un poco más tranquilo y fácil, pero en el que no desbloquearemos ningún logro.

La luz, el teléfono y todo lo que hay que pagar

¿Cuá es nuestra labor en Project Highrise? Pues la de crear un edificio de ensueño. El problema está en que todo es como en la vida real, con facturas, necesidad de pagar todas las obras e instalaciones, y teniendo que vivir principalmente de los alquileres que pagan los empresarios que quieran alquilar nuestros locales. Si están más a gusto, subiremos de rango, atraeremos a más y mejores inquilinos y al final todo será maravilloso.

Sin embargo, todo requiere mucho de nuestra parte. Cada tipo de negocio tiene unos requisitos para entrar en nuestro edificio, por lo que tendremos que montar lo que necesiten: señal de teléfono, de luz, acceso al ascensor, camino hasta el cuarto de basuras, oficinas, y todo tipo de cosas que puedan ser necesarias para que los trabajadores de los locales estén felices.

Las variables son muchas y cumple de sobra con lo que esperamos de un simulador, pero puede que para algunos otros resulte demasiado engorroso. Las recreaciones de los edificios y las personas cumplen con lo esperado sin que haya demasiado detalle, pero si hacemos zoom veremos que todo lo que ocurre en cada local es algo que tiene sentido real, y si realizamos una obra también se verá cómo van a encargarse de ella, pudiendo avanzar el tiempo de forma rápida.

Project Highrise no es para todos, pero si nos va la gestión, nos gusta manejar billetes o somos algo megalómanos, nos lo vamos a pasar a lo grande. Es un título que requiere paciencia, obervación y hacer cuentas, pero que nos ofrece una visión muy completa y llena de variables con todo lo relacionado con los edificios (que nos hará aprender hasta el funcionamiento de la vida real de los locales comerciales).

Resumen
En Project Highrise eres un arquitecto, pero también el gestor de un edificio. Representa a realidad bastante bien, por lo que es un juego que requiere paciencia y cabeza.
8
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.