Seguir
Portada » Análisis » Nights of Azure 2: Bride of the New Moon

Nights of Azure 2: Bride of the New Moon

Nights of Azure 2: Bride of the New Moon apareció como sorpresa durante un Nintendo Direct japonés, pero es la prueba de que Nintendo Switch poco a poco va recibiendo títulos multiplataforma de los que Wii U escaseaba. Además, estamos ante un juego de corte muy japonés (y con las voces en dicho idioma), por lo que podría espantar a algunos, pero a otros los enamorará. Los textos están en inglés, pero no debe suponer un problema puesto que no requieren un nivel alto de comprensión.

Saca tu demonio interior en Nights of Azure 2

Una cosa que siempre me llama al ver un 2 en un título, es saber sobre el 1, o si básicamente necesitas conocer la historia del primero para poder disfrutar bien del nuevo título. En este caso, todo está narrado de tal forma que no se hace obligatorio haber jugado a la aventura previa, puesto que la protagonista es una nueva heroína y tiene su propio camino, pero todos los detalles relevantes a la trama del original te los van introduciendo cuando son necesarios. Obviamente, siempre es mejor conocer el universo de un juego al completo, porque se aprecian mejor algunos detalles, cameos, ciertos personajes o algunos momentos. Es por ello que si el primer Nights of Azure llegase a Nintendo Switch, sería más que bien recibido.

Pero ahora toca centrarnos en el título que nos ocupa. Alushe, a quien controlaremos en todo momento, es una guerrera santa con una misión: acompañar a una sacerdotisa para que sea el sacrifico a una poderosa demonio llamada Moon Queen que amenaza con sumir al mundo en una noche eterna. Pese a que no parece que lo de la falta de horas de luz afecte al personal, el problema real de todo esto es que los demonios son seres principalmente nocturnos y claro, aparecen por todos los lugares y corren a sus anchas causando estragos y dolor a los humanos. Sin embargo, la sorpresa será mayúscula cuando la elegida para su muerte es Liliana, la amiga íntima de juventud de Alushe, por lo que intentaremos buscar una alternativa. Pero claro, la cosa no es tan sencilla y al final nuestra vida (nunca mejor dicho) se complica más de lo esperado.

Tras unos primeros momentos de historia tutorial que pueden hacerse lentos para algunos, nos ponemos en faena real. Tenemos una base de operaciones en un hotel, y desde el mismo vamos a los diferentes sitios a cumplir una misión y volver antes de que se nos acabe el tiempo límite, porque nuestra protagonista no está para muchos trotes. Cada escenario a recorrer recuerda a los de un hack’n’slash, medio “pasilleros” con mucho combate y algunos espacios que requerirán tener alguna habilidad especial para pasar por ellos, ya sea para algún secreto o bien avanzar. Sin embargo, pese a que la acción es muy importante, no llegamos al frenetismo del género mencionado, sino que estamos ante un Action-RPG.

Never fight alone

El sistema de combate (casi parece un Warriors) se basa en combos muy sencillos con saltos, ataques débiles y ataques fuertes. Hasta ahí todo es muy común, pero son los aspectos adicionales los que destacan. Y es que Alushe nunca estará sola, ya que siempre contará con una compañera Lily y dos pequeños Servants. La compañera es otro personaje que actúa por IA, aunque se le pueden dar órdenes sencillas, pero su principal activo es que permiten combos, habilidades de apoyo y ataques conjuntos devastadores si se dan las circunstancias apropiadas. Los Servants son demonios menores que nos acompañarán y nos permitirán tener habilidades para utilizar en el escenario o bien otras de apoyo o ataque durante el combate. Algunos incluso pueden transformarse en un arma durante un periodo de tiempo, consiguiendo así nosotros una nueva forma de combatir que puede venirnos bien según contra quién luchemos.

Solo pueden acompañarnos a la vez una Lily y dos Servants, por lo que es interesante ver cuáles nos resultan más adecuados para cada misión. Además, como buen RPG, la Lily que nos acompañe gana sus puntos de experiencia al combatir, además de puntos de afinidad con nuestro personaje, por lo que también hay que ver con las chicas con las que queremos tener más cercanía (aumentar la amistad o incluso llegar a algo más) y a las que queremos tener más preparadas para el combate. El nivel de los Servants se sube de forma manual gastando una serie de puntos que recibimos al final de cada misión, por lo que podemos subir los atributos de todos los demonios (no solo los que vienen con nosotros) como mejor nos plazca.

Y el progreso de nuestro personaje, también manual, nos permite no sólo subir de nivel y mejorar atributos, sino también asignar una serie de puntos a un árbol de habilidad grande dividido en tres ramas, de forma que así cada uno se hace una Alushe personalizada. Pese a que hay varias opciones para nosotros y nuestros acompañantes, nunca serán excesivamente determinantes como para hacer muy difícil un enfrentamiento en caso de no haber escogido la combinación más adecuada. Y si por lo que sea el juego se nos atranca por algún motivo, existe un modo fácil al que podemos cambiar si nos interesa.

Un título muy japonés en todos sus aspectos

Nights of Azure 2 propone una historia que parece sacada de un anime moderno, desde el diseño de personajes hasta los diálogos entre ellos (y el fanservice), pero con alguna sorpresa también. Pese a que hay aspectos en esto que pueden repudiar o alegrar al jugador, durante el juego sabe estar en un segundo plano, siendo la jugabilidad la principal protagonista. Y como puede pasar en todo juego similar puede hacerse algo repetitivo, pero el hecho de cambiar de acompañantes y su mejoría da algo más de variedad a la aventura.

En cuanto a lo técnico, no es un título que sea brillante y bien podría ser de hace un par de años, pero no por ello hablamos de algo malo. Los personajes tienen diseños variados, pero no puede decirse lo mismo de escenarios y enemigos. Por su parte, los combates fluyen estables y sin problemas en todo momento. En cuanto a la banda sonora, es imprescindible hacerle una mención por separado, puesto que ha sido una grata sorpresa, con temas muy ambientados en el universo del juego, y hasta alguno épico.

Nights of Azure 2: Bride of the New Moon es un buen juego dentro de su género con una duración de más de veinte horas (que crece más para los amantes de las secundarias y el 100%), aunque su principal problema es que puede ser un gran tapado, por su erotismo gratuito, estética y diseño que pueden echar atrás a más de uno y, sobre todo, por tener su lanzamiento el mismo día que Super Mario Odyssey.

Nota Revogamers

Demonios, amistad… y algo más.

8
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 año, 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.