Seguir
Portada » Análisis » Legend of Kay Anniversary Edition

Legend of Kay Anniversary Edition

Legend of Kay Anniversary Edition vuelve a una plataforma de Nintendo tras su visita hace ya casi tres años a WiiU, pero en esta ocasión nos encontramos ante la misma remasterización que ya pudimos disfrutar en la anterior sobremesa de Nintendo diez años después de que se lanzara originalmente en Playstation 2.

Rescatado por THQNordic y Kaiko, Kay Anniversary es poco más que un lavado de cara a nivel técnico de un título que nunca llegó a despuntar en su momento, pero que sí apuntaba maneras tanto en su vertiente de plataformas 3D como especialmente en su apartado predominante de acción y aventuras. Su gran handicap fue sin duda el ser contemporáneo de otros juegos más ambiciosos como Ratchet & Clank o Jack & Daxter, pero Legend of Kay siempre estará en la memoria de los que lo jugaron y amaron en la 128 bits de Sony, a pesar de sus errores.

Un gato que busca encontrar su propio camino

Legend of Kay Anniversary nos sitúa en la isla de Yenching, un lugar donde habitan varias tribus de animales que siempre han seguido la filosofía del camino, una especie de “condición mental superior” que les había permitido vivir en armonía durante generaciones y que se creía que provenía del agua milagrosa que se extraía en los pozos de toda la región. Sin embargo, con el paso de las generaciones los distintos animales empezaron a perderse en sus propios intereses y se salieron de “la senda” que los había guiado hasta entonces. Fruto de esta debilitación, la tierra de Yenchin fue invadida por el clan de los gorilas con ayuda de las ratas alquimistas. Ahora, la tierra que una vez fue próspera y pacífica se ha transformado en una región dominada por Shun, general de los gorilas, que se ha proclamado como dueño y señor de Yenchin.

Kay es uno de esos jóvenes que anda algo perdido en “el camino”, pero domina las artes marciales gracias a las enseñanzas de su anciano maestro y a su gracilidad felina. Un día Kay es testigo de como ratas y gorilas dan muestra de su tiranía en su propia aldea y no tiene más remedio que actuar.

Hay que volver a seguir el camino si se pretende recuperar la grandeza de antaño.

Llama la atención lo trabajada que está la presentación de Legend of Kay, ya no solo por la complejidad argumental, impropia de un título de estas características (y especialmente cuando es un juego enfocado principalmente a los jóvenes), sino por la forma de introducirnos en la historia de Yenchin. Aunque es cierto que la carga argumental se va diluyendo a medida que pasan las horas, hay que reconocer que está muy bien llevada. Esta historia se nos cuenta a través de unas vistosas viñetas con un gran diseño artístico, dándonos la sensación de estar dentro de un cómic, además ayuda bastante que la épica esté a manos de una narradora que nos hable en perfecto castellano, una cualidad que ya tenía en su versión original, pero que aún a día de hoy llama, por desgracia, poderosamente la atención por lo infrecuente que resulta.

Los recursos de un gato ninja

Kay no es un gato cualquiera, nuestro peludo amigo no solo se defiende de las amenazas con uñas y dientes, de hecho su arma principal es una espada con la que atizar a nuestros enemigos. En todo buen juego de acción que se precie el combate ha de ser dinámico y sencillo, estas premisas se cumplen con creces en Legend of Kay. Nuestra principal forma de ataque es combinar diferentes ataques para eliminar a nuestros enemigos, bien sea directamente o dejándolos aturdidos en el suelo para rematarlos con un ataque aéreo hacia el suelo. Para ello contamos con un botón de ataque principal, “Y” que pulsado en combinaciones diferentes con salto “B” y agacharse “A” da como resultado diferentes combos.

Sin embargo lo que el propio juego denomina como “ataques de combo” es una forma un tanto curiosa de desplazamiento. Utilizando unas vasijas demoníacas (zhongs), Kay puede prácticamente teletransportarse entre ellas mientras las destruye. A medida que lo hace, nuestro peludo amigo verá potenciados sus movimientos ofensivos. Esta técnica también puede aprovecharse con diferentes enemigos, lo que le da al juego un nivel extra de velocidad.

Kay cuenta además con otras dos armas complementarias a lo largo de la aventura, unas garras, eficaces en distancias muy cortas y con una mayor velocidad de ataque y un martillo, lento pero ideal para deshacernos de los rivales que porten armaduras pesadas. Y es que este es otro punto en el que Legend of Kay destaca, la posibilidad de cambiar de armas y armaduras aporta un punto de estrategia que pocas veces se veía en juegos de este estilo allá por 2005.

Kay es un gato muy polifacético, y es que también es ducho en el arte de la magia, mantener pulsado el botón de ataque desatará poderosos ataques mágicos, siempre y cuando nuestro indicador de Ki tenga al menos cinco puntos disponibles.

En Legend of Kay hay muchos otros elementos a tener en cuenta durante nuestra aventura. No solo nos limitaremos a repartir estopa con nuestras armas predefinidas sino que estas pueden “actualizarse” utilizando monedas en determinados capítulos o bien encontrando versiones más potentes ocultas por el mapa del mundo. Kay también dispone de 3 niveles de armadura que lo harán un hueso más duro de roer para sus enemigos.

Pociones mágicas, contenedores de corazón, bombas de varios tipos o llaves son algunos de los elementos que podemos encontrar en nuestro inventario. Y es que como juego de aventuras Legend of Kay esconde más objetos y coleccionables de los que cabría esperar a simple vista.

Una agilidad que juega malas pasadas

A nivel plataformas Legend of Kay es más similar a juegos como Croc o Spyro the dragon que a Crash Bandicoot o el propio Super Mario. Mucho más “plano” en cierto sentido. Además el abuso de plataformas, lianas, redes o tirolinas está mucho más presente en unos niveles que en otros, dando una sensación de irregularidad a lo largo del título. En estas fases podemos aprovechar también los combos aéreos de Kay, utilizando los zhongs, lo que resta dificultad. A decir verdad Legend of Kay no es un juego que suponga un reto a la hora de calcular las distancias o precisión de nuestros saltos, al menos por sí mismo.

Y es que el aspecto más negativo que presenta Legend of Kay Anniversary y que no se ha conseguido recuperar aún con esta reedición es el control de la cámara. Y es que aún disponiendo de dos versiones diferentes para el manejo de la misma (una clásica y otra rehecha para la remasterización) no se consigue un control óptimo en ningún momento. En las fases de plataformas más clásicas la cámara en ocasiones no sabe colocarse en la mejor posición respecto al personaje, ladeándose constantemente entre saltos y dejando el siguiente objetivo fuera de vista, siendo el jugador el que tiene que reajustarla manualmente cada vez. Pero esta imprecisión es especialmente sangrante en los combates con enemigos múltiples, en los que en muchas ocasiones la cámara tiende a ponerse detrás de nosotros, pero a una altura que no nos permite ver que acciones realizan nuestros enemigos, dejándonos expuestos constantemente. Esto se suele dar sobre todo en zonas muy estrechas o cuando combatimos demasiado cerca de muros o elementos grandes del escenario.

Oriente entre algodones

Legend of Kay no era un juego especialmente bonito en su versión original, y esta Anniversary Edition no mejora en exceso lo ya visto en 2005, sencillamente cumple con los estándares esperados en un remaster. Mejorado de texturas, aplicación del formato 16:9 y filtro HD y algunas mejoras generales en iluminación. Aunque eso sí, el diseño de los personajes principales parece haber sido la prioridad del equipo Kaiko, estos lucen mucho mejor de lo que lo hacían en PS2, así como los efectos de luz y partículas. Lastimosamente esos esfuerzos se han derrochado solo en Kay y otros NPC, no sabemos si por falta de presupuesto o esfuerzo. Los entornos siguen tan acartonados como antaño, y nos encontramos constantemente con vegetación rectangular o troncos que son dignos de haber salido de un molde de pan tierno.

Musicalmente Legend of Kay apuesta por melodías de estilo oriental que se acomodan perfectamente a las situaciones que se van proponiendo en el juego, y a pesar de que muchas de ellas apuesten por un estilo muy similar no aburren ni cansan al jugador. Los efectos, eso sí, son genéricos y los hemos podido oír en muchas otras ocasiones. También hay que mencionar el doblaje al castellano, que cuenta con voces reconocidas como la de Alex Saudinós. Dejando por supuesto de lado el nivel general de las conversaciones que se dan en Legend of Kay, el voice acting es bastante meritorio para un juego de estas características.

Conclusión

El que hoy nos ocupa es un título prácticamente calcado al original, que ve actualizada su imagen y sonido y que conserva su buen hacer como juego de acción. Un título suficientemente completo para los jugadores jóvenes y los amantes del género, con veinte niveles principales y una buena variedad de elementos que conseguir y coleccionar.

Aunque, por otro lado, el principal hándicap de Legend of Kay sigue presente casi 15 años después de su salida. Y aún después de haber sido criticada duramente en PS4, XboxOne y WiiU, la cámara se mantiene impertérrita en Switch.

Legend of Kay Anniversary no es un mal juego, ni mucho menos, pero no ha sabido envejecer de la forma que querríamos.

Aunque lo cierto es que si se hubiese puesto el mismo mimo en modificar de forma eficiente la cámara y la apariencia del entorno como se ha trabajado en el modelado de personajes, el resultado habría ganado enteros.

Nota Revogamers

El gato maestro de artes marciales vuelve a visitar una consola de Nintendo 3 años después. Acompaña a Kai en su aventura para liberar la isla de Yenchin de la tiranía de gorilas y ratas.

6.5

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Alberto Comeche hace 6 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.