Si a cualquier persona le preguntas por un videojuego de baile muy probablemente te responderá con dos palabras: Just Dance, y es que desde su lanzamiento en 2009 la saga ha ido cosechando éxitos uno tras otro hasta convertirse en uno de los pilares de Ubisoft. ¿Estará a la altura de las expectativas este año? Descubrámoslo juntos en las próximas líneas.

Para los que aún no conozcan la saga, Just Dance es un juego de ritmo para uno o más jugadores en el que por medio de control de movimiento debemos imitar las acciones de uno o varios personajes que aparecen en la pantalla al ritmo de grandes éxitos musicales que han ocupado las emisoras de radio a través de la historia.

En la variedad está el gusto

En este caso, en Just Dance 2018 contamos con 40 nuevos hits en la saga. Gran parte de ellos son de actualidad sin embargo Ubisoft no ha desaprovechado la oportunidad para revivir algunas joyas históricas y reforzar su enorme lista de canciones. También hay que destacar la diversidad, pudiendo pasar de Queen a Maluma y de camino recrearse con algunas coreografías más excéntricas como pueden ser las de la artista virtual Hatsune Miku.

Estos 40 temas se amplían a más de 300 cuando tras unas pocas partidas desbloqueamos Just Dance Unlimited, el servicio de pago donde podemos disfrutar completamente del universo Just Dance y que es ampliado todos los meses. El juego trae 90 días gratis de suscripción para que lo podamos probar en profundidad. Una vez acabe el periodo de prueba gratuito nos podremos unir a él a través de suscripciones periódicas o quedarnos con las 40 canciones que nos ofrece Just Dance 2018, las cuales después de haberte puesto la miel en los labios se nos quedan un poco cortas.

Respecto a los modos de juego nos encontramos tres claramente diferenciados. El clásico con el que jugaremos solos o con nuestros amigos en la misma consola, el online para bailar con gente por internet y el Kids, que cuenta con canciones más enfocadas a que los niños puedan tener una mejor experiencia en el juego. Dentro del modo clásico encontramos también opciones bastante interesantes, como la posibilidad de crear playlist, jugar los episodios de Dance Lab donde nos adentramos en mezclas de experiencias de baile o algunas canciones que se juegan con dos joycons por persona, mejorando la experiencia y haciendo uso de la vibración HD del mando.

Por si todo esto fuera poco contamos con retos diarios y más de 200 coleccionables que intentarán engancharnos hasta tal punto de querer entrar diariamente a hacerlos y así conseguir monedas para desbloquearlos. Además contamos con un perfil personal donde podemos ver tanto nuestro nivel como información de nuestras sesiones dentro del juego.

Juega con amigos en cualquier parte y sin mandos adicionales

Cuando vienen algunos amigos a jugar a casa y se decide jugar a la consola siempre nos encontramos con el mismo problema, el no tener suficientes mandos para todos. Nintendo Switch solventa en parte este entuerto al tener dos joycons, pero para más de dos jugadores nos encontramos en las mismas. En Just Dance 2018 no nos encontramos con este problema ya que también podemos usar nuestros smartphones como mandos adicionales para el juego. La forma de conectarlos es fácil e intuitiva, y funcionan prácticamente igual que los mandos de nuestra consola. Ya que hablamos de controles también debemos destacar que no siempre terminan siendo lo precisos que nos gustarían, pero en general responden bastante bien a los gestos que ejecutamos.

Gracias a la portabilidad de Nintendo Switch, Just Dance 2018 gana muchos puntos al ser una versión que se puede llevar en el bolsillo, que junto con la posibilidad de utilizar el smarthphone como hemos comentado, forman un escenario donde los encuentros casuales con amigos o las reuniones se convierten en una excusa para comenzar a bailar. Por ponerle alguna pega, el tamaño tan reducido de la pantalla no ayuda a la hora de jugar a un juego en el que en modo portátil tenemos que mirarla a unos metros de distancia.

Pero sigo sieeeeendo el rey

Pero si algo es importante en los juegos, es la capacidad de entretener y divertir. Just Dance 2018 sigue siendo el monarca en esos aspectos. En fiestas con los amigos es capaz de transmitirnos una sonrisa instantáneamente a la boca, tiene la capacidad de animar a bailar hasta al más tímido. Este tipo de situaciones no tienen precio.

En definitiva podemos decir que es un juego muy continuista dentro de la saga, pero en su defensa, no necesita reformular algo que ya es bueno. La gran pega es la caducidad de Just Dance Unlimited a los noventa días, que hará que perdamos algo de encanto con el juego si no decidimos suscribirnos. Just Dance 2018 es un juego indispensable en nuestra estantería, sobre todo si no tenemos ninguno anterior en ella. ¡Dios salve al Rey!

Comentarios