Artax Games es el estudio español que está detrás de Iro Hero, el nuevo shoot’em up que está disponible en […]

Artax Games es el estudio español que está detrás de Iro Hero, el nuevo shoot’em up que está disponible en la eShop de Nintendo Switch. Un título, que está inspirados en los clásicos de este género, sobre todo del conocido Ikaruga, y que pretenden dar un nuevo enfoque a la polaridad para sacarle partido a lo largo de sus niveles.

El don que se convierte en una maldición

Tras la llegada de los Nyagu, la raza humana aprendió como convertir su energía interna en electricidad. Lo que llega como un don acaba volviéndose una maldición y es que nada dura eternamente. Otras razas codiciosas por esta energía intentan aprovecharse de ello explotando los humanos en granjas para producir más energía. El protagonista de esta historia, Iro, se ve envuelto en una revolución cuando su madre muere en una de estas granjas.

Es extraño que un juego de este título tenga historia y más si está trabajada. A lo largo de los 9 niveles vamos a tener cinemáticas así como diálogos que aparecen de vez en cuando a la izquierda y a la derecha de la pantalla del juego. Iro Hero tiene una historia que aunque pinta interesante se acaba volviendo predecible y que a la larga se siente que no aporta nada. Es una pena que esta llegue a pasar desapercibida debido a que no vamos a poder continuar por donde lo hemos dejado al morir. Las veces que vamos a tener que empezar el juego son superiores que el tiempo que estamos jugando una fase. Esto provoca que veamos tantas veces el principio que al final pasemos de leer los textos.

¿Dificultad para veteranos?

Con solo tres vidas y una nave es como comenzamos Iro Hero, este shoot’em up en scroll vertical en el que vamos a tener que acabar con cientos de naves cuyo objetivo es aniquilarnos. Para defendernos podemos disparar a las naves enemigas, recoger los power-ups y usar a nuestro mayor aliado, la polaridad. Este cambio de color (azul/rojo) es algo fundamental de dominar ya que nos permite evitar los disparos de los enemigos.

El elemento novedoso de la polaridad en este título está en como aprovecharlo para sobrevivir en los niveles. En fases más avanzadas necesitaremos tomar el color adecuado para atravesar zonas o incluso utilizar superficies reflectantes para acabar con nuestros enemigos. Es una buena idea que hace que los niveles sean exigentes pero a su vez requiere que tengamos una buena capacidad de anticipación y habilidad.

Y por si todavía el juego no fuera difícil nuestra nave es bastante lenta. Si solo nos limitáramos a esquivar no habría problema pero tenemos algunas naves así como proyectiles que nos persiguen durante un tiempo. Esto provoca bastante frustración por no ser capaces de avanzar y dado que no hay una curva de dificultad ni aprendizaje nuestros primeros pasos por el juego van a ser un desastre.

Al final de cada fase nos aguardan los jefes finales los cuales van a ser difíciles de derrotar a la primera y no solo porque seguramente vamos a llegar cortos de vida. Van a requerir que veamos cual es su patrón y qué estrategia vamos a elegir para acabar con ellos. La paciencia es un requisito fundamental en este juego ya que vamos a tener que aprender de nuestros errores.

Si consigues derrotarlo entonces pasaréis a la siguiente fase y se nos dará la oportunidad de canjear los puntos acumulados por una vida extra pero si tus tres vidas llegan a cero tenéis que empezar de nuevo la historia desde el principio. Cuando se desbloquea una fase se añade un modo práctica de esa fase que nos permite practicar, memorizar la posición de los enemigos y así poder conseguir mejores puntuaciones.

Estilo arcade

Últimamente podemos encontrar muchos juegos con estética pixel art e Iro Hero es uno de ellos. En este caso la elección de este estilo ha sido un acierto ya que le sienta bastante bien pero que por otro lado choca con la estética 2D de sus diálogos y escenas. A lo largo de cada nivel nos acompaña música chiptune con buenos efectos de sonido pero es una pena que dado que vamos a morir mucho no vayáis a poder apreciar más el resto, a no ser que juguéis el modo práctica.

Algo que se echa en falta y que hubiera hecho la experiencia jugable más disfrutable es haber añadido la posibilidad de rotar la pantalla y así tener un mayor angulo de visión, sobre todo cuando jugamos en el modo portátil. O incluso dada su elevada dificultad, haber añadido un modo cooperativo para darle más diversión y sobre todo rejugabilidad. A pesar de todo esto el rendimiento es bastante notable y no he llegado a notar ralentizaciones, algo que es primordial para sobrevivir.

El público de Iro Hero claramente está centrado en aquellos que ya son veteranos en los shoot’em up y buscan un desafío pero, para los que nunca lo han jugado o son novatos, mejor no lo intentéis porque os va a cansar a los pocos minutos de juego y hay mejores títulos con los que iniciarse.