Seguir
Portada » Análisis » Death Road to Canada

Death Road to Canada

Bienvenidos a Canadá

Death Road to Canada cumple el sueño de muchos de montar en una destartalada furgoneta, reunir un grupo de nuestros amigos y salir a la carretera en una desesperada contrarreloj de 15 días desde Florida a Ontario con el fin de sobrevivir en un páramo infestado de zombis. ¿Qué más se le puede pedir?

15 días después

Y es el pequeño estudio RocketCat Games el encargado de ponernos en esta tesitura, gracias a una propuesta que mezcla acción Hack ‘n’ Slash con toques de RPG, aderezado con unos simples pero más que cumplidores gráficos retro y una buena dosis de elementos aleatorios que hace que la mezcla funcione a las mil maravillas, dejando a un lado lo que hemos visto en otros muchos títulos de zombis para centrarnos completamente en la diversión.

Y es que la aleatoriedad es la base del juego, con escenarios que se generan proceduralmente y en los que nos encontraremos con cientos de eventos completamente fortuitos (desde encontrarnos con bandidos que intentarán robarnos las provisiones hasta jugar al golf en un campo infestado de zombis), que hacen que cada nueva partida sea distinta a las demás. Y recalco lo de nueva partida porque el camino a Canadá no nos resultará nada fácil, dejando amigos, conocidos, extraños y una buena cantidad de zombis en la cuneta.

Y realmente la forma en la que se producen las secuencias de acción ponen a prueba no solo tu paciencia para luchar contra interminables oleadas de enemigos sino también tu disposición para arriesgarte. ¿Te adentras en esa horda para buscar combustible o comida a riesgo de ser atrapado o intentas huir para mantenerte con vida y intentar probar suerte más adelante, pero con el riesgo de no encontrar nada y morir de inanición?. La decisión es solo del jugador.

La supervivencia llama a tu puerta

Los personajes del juego son completamente personalizables, tanto en nombre como en apariencia, pudiendo dotarles de una habilidad (mecánico, luchador, enfermero, guerrero…) que nos facilitará algo el viaje, así como una personalidad propia (asustadizo, líder, paranoico…), que afectará en gran medida a las decisiones que se tomen durante los eventos aleatorios del juego. Por ejemplo, en el caso de que nuestro vehículo se estropee, bueno es tener a mano la ayuda de un mecánico experimentado, sin embargo no será capaz de curarse pese a tener botiquines al no tener la habilidad para ello. En el equilibrio de nuestros personajes y de los que encontremos residirá nuestra fuerza para afrontar todo el viaje. Por otro lado, el juego nos permite dejar todo esto al azar y empezar con personajes completamente inventados, dándonos así un punto más de dificultad a la hora de sobrevivir. Todo un reto.

Y no solo de nuestra habilidad y de la de nuestros personajes llegaremos a sobrevivir, ya que tenemos a nuestra disposición cualquier arma que podamos encontrar en los escenarios, tales como cuchillos, paraguas, palancas, tablones de madera, llaves inglesas, motosierras, bisturíes y, con suerte, alguna pistola, rifle o escopeta, para las cuales tendremos que encontrar primero su respectiva munición. También podemos encontrar muchas cosas diferentes para usar como armas, desde levantar una silla o un carro de la compra para aplastar algunos cerebros.

Eso sí, habrá que cuidar un aspecto muy importante a la hora de enfrentarnos contra los no muertos: la fatiga. Los ataques se irán ralentizando después de un esfuerzo demasiado prolongado, siendo más acusado cuanto más pesada sea el arma u objeto que utilicemos. Esto nos dejará en desventaja en más de una ocasión, teniendo que buscar escondite para recuperarnos antes de volver a la carga.

Disponemos de un modo cooperativo local para 2 jugadores, en el que se podrá unir a nuestra partida otro jugador para ayudarnos a sobrevivir al viaje, todo un acierto.

Pero no todo el campo es orégano. La música funky estilo retro le da un toque divertido al juego, pero en ocasiones la encontré demasiado ruidosa y repetitiva, no terminando de cuadrar del todo con lo que aparece en pantalla.

Además, el juego no nos llega traducido, por lo que tendréis que tener un cierto nivel de inglés para comprender que hay detrás de las historias que se cuentan a través de los eventos aleatorios que ocurren durante el viaje o en las descripciones de las habilidades, personalidades, armas, etc.

En definitiva, un grandísimo título indie, que nos dará muchas horas de diversión gracias a su cuidado sistema de juego, siendo cada partida distinta a la anterior. Un juego de zombis con una gran profundidad y complejidad, recomendado para aquellos a los que les entusiasme la idea de intentar sobrevivir o simplemente deseen pasar un rato divertido.

Nota Revogamers
Bienvenidos a Canadá Death Road to Canada cumple el sueño de muchos de montar en una destartalada furgoneta, reunir un grupo de nuestros amigos y salir a la carretera en una desesperada contrarreloj de 15 días desde Florida a Ontario con el fin de sobrevivir en un páramo infestado de zombis. ¿Qué más se le puede pedir? 15 días después Y es el pequeño estudio RocketCat Games el encargado de ponernos en esta tesitura, gracias a una propuesta que mezcla acción Hack 'n' Slash con toques de RPG, aderezado con unos simples pero más que cumplidores gráficos retro y una buena dosis de elementos aleatorios que hace que la mezcla funcione a las mil maravillas, dejando a un lado lo que hemos visto en otros muchos títulos de zombis para centrarnos completamente en la diversión. Y es que la aleatoriedad es la base del juego, con escenarios que se generan proceduralmente y en los que nos encontraremos con cientos de eventos completamente fortuitos (desde encontrarnos con bandidos que intentarán robarnos las provisiones hasta jugar al golf en un campo infestado de zombis), que hacen que cada nueva partida sea distinta a las demás. Y recalco lo de nueva partida porque el camino a Canadá no nos resultará nada fácil, dejando amigos, conocidos, extraños y una buena cantidad de zombis en la cuneta. Y realmente la forma en la que se producen las secuencias de acción ponen a prueba no solo tu paciencia para luchar contra interminables oleadas de enemigos sino también tu disposición para arriesgarte. ¿Te adentras en esa horda para buscar combustible o comida a riesgo de ser atrapado o intentas huir para mantenerte con vida y intentar probar suerte más adelante, pero con el riesgo de no encontrar nada y morir de inanición?. La decisión es solo del jugador. La supervivencia llama a tu puerta Los personajes del juego son completamente personalizables, tanto en nombre como en apariencia, pudiendo dotarles de una habilidad (mecánico, luchador, enfermero, guerrero...) que nos facilitará algo el viaje, así como una personalidad propia (asustadizo, líder, paranoico...), que afectará en gran medida a las decisiones que se tomen durante los eventos aleatorios del juego. Por ejemplo, en el caso de que nuestro vehículo se estropee, bueno es tener a mano la ayuda de un mecánico experimentado, sin embargo no será capaz de curarse pese a tener botiquines al no tener la habilidad para ello. En el equilibrio de nuestros personajes y de los que encontremos residirá nuestra fuerza para afrontar todo el viaje. Por otro lado, el juego nos permite dejar todo esto al azar y empezar con personajes completamente inventados, dándonos así un punto más de dificultad a la hora de sobrevivir. Todo un reto. Y no solo de nuestra habilidad y de la de nuestros personajes llegaremos a sobrevivir, ya que tenemos a nuestra disposición cualquier arma que podamos encontrar en los escenarios, tales como cuchillos, paraguas, palancas, tablones de madera, llaves inglesas, motosierras, bisturíes y, con suerte, alguna pistola, rifle o escopeta, para las cuales tendremos que encontrar primero su respectiva munición. También podemos encontrar muchas cosas diferentes para usar como armas, desde levantar una silla o un carro de la compra para aplastar algunos cerebros. Eso sí, habrá que cuidar un aspecto muy importante a la hora de enfrentarnos contra los no muertos: la fatiga. Los ataques se irán ralentizando después de un esfuerzo demasiado prolongado, siendo más acusado cuanto más pesada sea el arma u objeto que utilicemos. Esto nos dejará en desventaja en más de una ocasión, teniendo que buscar escondite para recuperarnos antes de volver a la carga. Disponemos de un modo cooperativo local para 2 jugadores, en el que se podrá unir a nuestra partida otro jugador para ayudarnos a sobrevivir al viaje, todo un acierto. Pero no todo el campo es orégano. La música funky estilo retro le da un toque divertido al juego, pero en ocasiones la encontré demasiado ruidosa y repetitiva, no terminando de cuadrar del todo con lo que aparece en pantalla. Además, el juego no nos llega traducido, por lo que tendréis que tener un cierto nivel de inglés para comprender que hay detrás de las historias que se cuentan a través de los eventos aleatorios que ocurren durante el viaje o en las descripciones de las habilidades, personalidades, armas, etc. En definitiva, un grandísimo título indie, que nos dará muchas horas de diversión gracias a su cuidado sistema de juego, siendo cada partida distinta a la anterior. Un juego de zombis con una gran profundidad y complejidad, recomendado para aquellos a los que les entusiasme la idea de intentar sobrevivir o simplemente deseen pasar un rato divertido.
8

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Frang46 hace 6 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.