Un mundo de robots ostiles en el que sólo queda una niña acompañada de un robot amigo que la ayudará a resolver puzles y descubrir qué ha pasado con la humanidad.

La pequeña Vesta ha despertado de su letargo y lo ha hecho en mundo de robots donde es la única humana que queda, acompañada de su compañero, Droid. Es el momento de resolver los puzles de Vesta para poder descubrir qué es lo que le ha pasado a la humanidad.

Un cómic diferente

Vesta nos introduce en la historia con una estética basada en el mundo del cómic, a través de la cual vamos conociendo todos los secreteos que envuelven el despertar de la protagonista; una alternativa al modo vídeo tradicional que añade un atractivo especial al juego.

Vesta ha despertado y un robot llamado Bot la guía y la informa de que debe reunirse con el responsable de todo, MUM. De este modo, la niña debe avanzar por las diferentes plantas del sector, que está plagado de robots que intentan acabar con ella con ataques de todo tipo.

Buena compañía

Nuestra amiga está acompañada de Droid, que la defiende de las amenazas y los obstáculos. Para avanza en Vesta, es necesario que la protagonista absorba energía de diferentes fuentes y se abra paso en el sector hasta llegar al nivel superior. De este modo, la protagonista extraerá energía de robots viejos o tomas de corriente para poder abrir puertas, mover plataformas y activar otros mecanismos.

Droid, por su parte, la ayudará a obtener esta energía aturdiendo a los robots enemigos para que Vesta robe su energía, arrastrará también pesadas cajas o lanzará a su amiga a algún lugar alejado que no pueda alcanzar. Ambos personajes se manejan a la vez y se mueven de forma independiente por el mapa, pero es necesario que se junten al final de cada escenario para poder pasar al siguiente. Además, la niña necesita tener su mochila llena de energía para ello.

Dos personajes a la vez

Es en la alternancia de los personajes donde entra la complicación de Vesta, ya que en ocasiones podemos no tener ninguna opción para seguir si damos un paso en falso, pues a veces cuando se separan pueden no volver a juntarse y hay que repetir el nivel. No obstante, en los escenarios hay puntos de control que nos permiten retomar la partida desde ellos y así no hay que empezar desde el principio.

En los escenarios de Vesta encontramos objetos llamados secretos que podemos recolectar para completar el nivel. Sin embargo, no sólo hay cosas buenas como esta, pues cada cierto tiempo, tendremos que enfrentarnos a un jefe, para lo cual es necesario dominar la alternancia de personajes para poder vencerlos.

¿El futuro es de los robots?

Cabe mencionar también, que unos de los aspectos más interesantes de Vesta es la historia que se cuenta en él, puesto que se trata el tema de la inteligencia artificial y la idea de un futuro en el que los robots evolucionen hasta este punto. Es por ello por lo que a pesar de que parezca un juego sencillo e inocente, tiene tras de sí un trasfondo muy interesante.

El argumento de Vesta no se conoce sólo por las viñetas de cómic, sino también por puntos informativos en los niveles y por las historias que nos cuentan algunos robots estropeados que encontramos por el camino, ya que parece que Bot no está muy dispuesto a decírnoslo todo con detalle.

En conclusión, Vesta es un juego que a primera vista puede no llamar la atención por parecer simple y algo infantil, sin embargo, es una opción bastante recomendada ya que podemos seguir una historia muy interesante mediante una estética lograda basada en el mundo del cómic, mientras superamos una serie de puzles que desafían la inteligencia; la nuestra, no la artificial.

Comentarios