Seguir
Portada » Análisis » Azure Striker Gunvolt 2

Azure Striker Gunvolt 2

Inti Creates vuelve a la carga con una electrizante secuela de Azure Striker Gunvolt para la eShop de Nintendo. Para esta ocasión, tenemos héroes por partida doble y al azulado Adepto Gunvolt se le suma el poderoso Copen, su recurrente rival, un científico brillante equipado con la más moderna tecnología. Cada uno siguiendo su propio camino para derrotar a un nuevo enemigo que desea hacer del mundo una utopía para los Adeptos. Azure Striker Gunvolt 2 repite la fórmula en un plataformas de acción 2D trepidante.

Dos hombres y un destino

Azure Striker Gunvolt 2 retoma la aventura justo donde lo dejó la primera entrega. De modo que, de una forma un tanto brusca, se presentan rápidamente algunos hechos y personajes que se presupone ya conocemos. Es en este apartado, el de la historia, donde conviene haber jugado previamente a su precuela, para por lo menos tener tiempo de conocer a fondo a los protagonistas o poner en contexto todo lo que ocurre a nuestro alrededor. Sea como fuere, la trama no es el punto fuerte de este juego y sigue la línea de la clásica historia de anime, narrada mediante ilustraciones llamativas y diálogos entretenidos, doblados a un perfecto japonés que siempre agradecemos en cualquier juego de esta estética. Sin embargo, en este caso el doblaje original juega en nuestra contra cuando las diferentes conversaciones surgen durante el transcurso de las misiones, y es que, a menos que hablemos japonés, pararse a leer bajo fuego enemigo no es buena idea.

Son muchos los elementos que rescata este título de la anterior entrega, aunque no está exento de novedades como la inclusión de un segundo personaje jugable. En primer lugar, contamos con Gunvolt que forma parte de una nueva fase de la evolución humana. Estas personas son conocidas como Adeptos y se caracterizan por poseer cierto poder especial. En el caso de nuestro personaje, utiliza su control sobre el rayo para electrocutar a sus enemigos y desatar habilidades espectaculares. Así, su jugabilidad se basa en marcar a los enemigos con disparos y electrocutarlos con su poder. Podemos marcar a varios enemigos a la vez o a uno múltiples veces y el uso del poder va limitado por una barra de energía. Esta barra también se utiliza para evadir ataques automáticamente, por lo que gestionarla es de vital importancia sobre todo contra jefes.

En segundo lugar, tenemos a Copen, el rival de Gunvolt que ha jurado acabar con todos los Adeptos. No posee ningún poder sobrenatural pero gracias a su inteligencia e ingenio, ha desarrollado un traje de combate y diversas armas que lo convierten en un rival formidable. Su estilo de juego es muy diferente, para empezar, cuenta con menos habilidades y solo puede marcar a un objetivo cada vez mediante una embestida que además le permite levitar. También cuenta con un medio para evadir ataques utilizando uno de sus tres Bullits. Mientras que Gunvolt va obteniendo nuevas habilidades al explorar los escenarios y armas al derrotar a los jefes, Copen se apodera del poder de los que derrota asimilando su ataque insigne.

1610-07-azure-striker-gunvolt-2-01

Una aventura electrizante

En Azure Striker Gunvolt 2 nuestro héroe comparte protagonismo con Copen, por lo que la aventura se divide en dos historias paralelas. Como consecuencia, la duración del título jugando con normalidad es considerablemente menor que la del original, aún sumando la de ambos personajes. Un pequeño precio a pagar teniendo en cuenta que cada héroe es único, con una interfaz específica y diferentes mecánicas, escenarios, animaciones, armas, habilidades, … y en definitiva dos experiencias de juego diferentes.

No es un juego difícil, de hecho pasamos sin pena ni gloria por casi todos los niveles enfrentando a enemigos demasiado benévolos hasta alcanzar a los jefes, momento en el que la dificultad se dispara. A lo largo de cada nivel, existen secretos y objetos para recolectar haciendo uso de varías de las mejoras que vamos adquiriendo, e incluso, especialmente durante las misiones de Gunvolt, hay algún que otro rompecabezas como interruptores secuenciales para abrir una puerta, una plataforma que se mueve con electricidad o áreas anegadas que nos provocan una sobrecarga. Es por ello que en líneas generales y salvo algún que otro nivel “pasillero”, su diseño roza un nivel excelente, con escenarios amplios llenos de plataformas, trampas y diferentes temáticas.

Dejando atrás a las gentiles hordas enemigas, llega el momento de hablar de los jefes. Cada jefe se presenta por todo lo alto, con su discurso preparado y una transformación con trajes a juego. La primera vez que los enfrentamos resultan casi imposibles de esquivar dado su demencial patrón de ataques, que aún conociéndolo, requiere de gran pericia salir ileso. Dicho patrón va cambiando en cada una de las fases del combate, que se suceden cada vez que el jefe pierde una fracción de su vida. Llegados a la última fase, la locura se desata y los jefes recurren a su ataque definitivo para ponernos en apuros.

1610-07-azure-striker-gunvolt-2-02

Si algo funciona, no lo cambies

A nivel visual el juego es exactamente igual que la primera entrega, con unos sprites maravillosos y animaciones realmente llamativas y cuidadas. Todos los escenarios están llenos de pequeños detalles que los hacen interesantes, potenciados por el uso de un efecto estereoscópico que en los juegos de plataformas en dos dimensiones, siempre sienta de maravilla. Aporta relieve y profundidad, haciendo que las ya de por sí llamativas habilidades sean incluso mas resultonas.

Como juego claramente reminiscente de Mega Man, la música es tal y como esperamos. No es una sorpresa que encaje a la perfección con el ritmo frenético de las misiones. Además, se hace un uso extensivo de excelentes efectos de sonido siempre que son necesarios. Ambos elementos combinados, hacen que Azure Striker Gunvolt 2 sea un auténtico espectáculo audiovisual.

Algo que no he mencionado hasta ahora, es el sistema de síntesis mediante el cual se pueden fabricar piezas de equipo para fortalecer tanto a Gunvolt como a Copen. La razón por la que he dejado este apartado para el final, es porque para superar el modo historia no es necesario utilizarlo. Es más, los materiales que se obtienen tras cada misión con éxito o al completar algún reto, no son suficientes para fabricar cosas en el transcurso normal de una partida. Donde cobra protagonismo esta funcionalidad, es a la hora de completar los numerosos retos disponibles, que requieren de un conocimiento profundo de las mecánicas y sacan provecho de las propiedades que aportan las diferentes piezas de equipo. Hablando de retos, entra en juego lo que se conoce como Kudos, un bonificador que aumenta al derrotar enemigos y se vacía cuando recibimos daño (podemos resistir más o menos golpes según el modo de juego elegido), que determina en gran medida nuestra puntuación final.

1610-07-azure-striker-gunvolt-2-03

Veredicto de Azure Striker Gunvolt 2

Inti Creates ha dado con la clave del éxito y repite formula con una entrega que se mantiene a la altura del original. Es un plataformas divertido, con un gameplay ágil y pulido, que si bien resulta algo corto, lo compensa con la posibilidad de jugar a un nuevo personaje y multitud de retos que mantendrán ocupados a los expertos en el género. Si habéis disfrutado de la primera entrega, aquí tenéis una digna continuación de la saga. Para los que acabáis de conocerla, os recomiendo jugar al Azure Striker Gunvolt original para luego afrontar Azure Striker Gunvolt 2 con un mayor entusiasmo que hará la experiencia aún más satisfactoria. Todo ello por un precio de lo más ajustado.

Nota Revogamers

Inti Creates vuelve a la carga con una electrizante secuela de Azure Striker Gunvolt para la eShop de Nintendo.

8

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Cristian Martinez hace 2 años, 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.