Seguir
Portada » Análisis » Manual Samuel

Manual Samuel

La eShop de Nintendo Switch recibió la semana pasada Manual Samuel, un título tan corto como divertido en el que controlar todas y cada una de las acciones del “niño de papá” que es Samuel, hasta respirar.

La Muerte es divertida

Manual Samuel cuenta en su menú de inicio con un apartado en el que podemos leer una serie de cómics protagonizados por La Muerte, la personificación de esta última etapa de la vida que aquí es poco menos que un adolescente gamberro y despreocupado a las órdenes de un encabronado (por su aspecto caprino) Satán.

Leer estos cómics resulta esencial ya que son la perfecta entradilla a un videojuego que se presenta de forma atropellada, no porque esté mal contado, sino porque es así como Samuel, nuestro protagonista, hallará el descanso eterno, o no.

Porque La Muerte, en su afán monetario (quiere comprarse un monopatín), nos ofrecerá cambiarnos nuestros Jirones de Vida (la moneda del Infierno) a cambio de una segunda oportunidad, pero esa no será la única cláusula del contrato.

Samuel, un adinerado, arrogante y bueno para nada niño de papá, tendrá que pasar un día entero, un, en principio, cotidiano y anodino día, haciendo todo por sí mismo, o nosotros por él, vaya, pasando por vestirnos, mear, conducir e incluso pestañear y respirar. Y mucho más, por supuesto.

Este muerto está muy vivo

Si conocéis la película de Ted Kotcheff, seguro que ya os habréis imaginado cómo se comportará nuestro protagonista a lo largo de las 2 horas (minuto arriba, minuto abajo) que dura su modo historia.

Si no la conocéis, os perdéis una divertida comedia con una secuela bastante digna, todo sea dicho, pero podéis poneros en antecedentes imaginando una especie de Octodad en dos dimensiones, pues será así como se desarrollen casi todas las partidas de Manual Samuel.

Esta bidimensionalidad hace que el juego de Perfectly ParaNormal sea mucho más sencillo de manejar que el del octópodo, llegando a resultar en ocasiones demasiado simple pues Samuel realiza acciones él solo como abrir puertas y los fallos en otras como abrirnos de piernas o desmayarnos (porque se nos olvide inspirar/espirar) no se penalizan en demasía, resultando tan solo en un chascarrillo de una divertida voz en off que amenizará buena parte de la partida.

Porque, al igual que en la película de 1989, aquí el humor estará muy presente.

Es algo que quedará ya patente simplemente leyendo los cómics del inicio, pero que no hará sino incrementarse a lo largo del día.

Durante esta jornada tendremos que estar todo el rato pendientes de que a Samuel no se le doble la columna, pestañee, respire (dos movimientos, recordemos), ande y use las manos.

Por supuesto todo se realiza de forma independiente con un botón, aunque para algunas acciones podremos hacer uso del control de movimiento, como al levantarnos; opcional.

Aunque al principio “andaremos” algo liados, pronto estaremos casi echando a correr, y es que Manual Samuel recompensa a los jugadores con una buena relación cerebro/mano, por lo que si sois de pensamiento rápido, no lo tendréis muy difícil en ningún momento.

Pese a esta falta de reto, algunas pruebas, por su singularidad y gracias al humor de La Muerte, resultan sumamente atractivas, como el paseo en coche tratando de evitar ancianitas o los acontecimientos del Infierno, un lugar lleno de felicidad donde todo el mundo trabaja y ayuda a los otros.

Esta sencillez (relativa) tiene su contrapunto en dos modos: el cooperativo y el contrarreloj.

En el modo contrarreloj tendremos que tardar lo mínimo posible en superar una fase, pudiendo hacer tiempos en oro, plata o bronce. Las fases en este modo se desbloquean superándolas en el modo historia, y ahora sí supondrán un reto para quienes busquen el dorado metal.

El modo cooperativo va aparte y necesita un slot de guardado para él solo. Ahora Samuel pasará a manejarse por dos personas, cada una con un Joy-Con, las cuales habrán de cooperar para hasta lo más básico, ya que todas nuestras funciones se dividirán, todas, hasta mear habrá que hacerlo con ayuda.

Un cómic en movimiento

Manual Samuel, estéticamente, tiene un punto entre agradable, con esos personajes caricaturescos y esos fondos dibujados a mano, y cutrillo, con unos movimientos que sí, acaban por resultar divertidos, pero a los que cuesta querer.

Técnicamente todo fluye como debe, faltaría más, sin embargo se echa en falta algo de definición aunque parezca mentira, y es que en algunos zooms que se permita la cámara notaremos más de lo deseado unos dientes de sierra que, si bien no influyen en nada en la partida, podrían haberse evitado.

En el sonido, por otro lado, no hay demasiado que objetar. Los personajes que hablan lo hacen con un doblaje al inglés con buena dicción y de forma muy divertida (el guion lo pide), y la música y los efectos de sonido (el crujir de nuestra espina cada pocos minutos) acaban por redondear un aspecto cuidado como casi todo en este juego.

Por supuesto, los textos de pantalla están en un perfecto castellano.

Resumen y epitafio

Manual Samuel se disfruta, y mucho, el tiempo que nos dura, que es, tristemente, poco.

En 2 horas habremos acabado un modo historia lleno de humor e idas de olla que podría haber dado para más.

Si somos un poco hábiles, no tardaremos en cogerle el tranquillo y, aunque habrá acciones o fases que nos resulten poco más que un paseo, seguirán mereciendo la pena solo por ver qué es lo próximo que se les ha ocurrido a los guionistas.

Si jugáis en modo cooperativo, solo local porque no podía ser de otra forma, las risas estarán aseguradas, aunque procurad no discutir demasiado si vuestro compañero es un poco manco, os podría pasar a vosotros.

Y si queréis de verdad demostrar lo buenos que sois, ahí tenéis el modo contrarreloj. O podéis entreteneros consiguiendo los numerosos logros que contiene y que os gustará intentar.

Cuesta casi 10 €, eso sí. No es mucho y solo por su humor y el cuidado que han puesto sus desarrolladores en casi todos los apartados, bien merece vuestro dinero, pero tened presente que es un producto con una duración escasa si solo queréis completarlo una vez y a otra cosa.

Nota Revogamers

Un títere de muerte.

7
Escrito por
Señor Bichos para ti.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 2 meses, 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.