Más información
Portada » Análisis » Análisis de SnowRunner

Análisis de SnowRunner

Una nueva entrega de la saga Spintires ha llegado a Nintendo Switch tras la buena acogida de MudRunner – American Wilds y lo hace deshaciéndose precisamente del nombre con el que la vimos nacer ya que SnowRunner se llama simplemente así, y parece que si vemos futuras entregas seguirán por estos derroteros, y por nosotros que así sea.

El amo de la no carretera

MudRunner fue, en lo personal, toda una sorpresa, ya que esperaba un videojuego eminentemente americano, casi sureño, y me encontré precisamente eso pero con un sinfín de capas de profundidad, aprendizaje, dificultad y reto que no me esperaba y que agradecí notablemente. SnowRunner quiere ser un más y mejor y lo consigue sobradamente, pero sigue arrastrando los mismos desaciertos que su predecesor perdiendo así la oportunidad de atraer a nuevo público. Porque sí, esta ya saga no es para todo el mundo, y no tiene por qué serlo, pero no estaría de más tratar de disuadir a los neófitos de abandonar a las primeras de cambio, un riesgo muy real en el que no debéis caer si queréis tener una experiencia, a la larga, de lo más satisfactoria.

Esta vez, la excusa para lanzarnos al barro (hay mucho más que nieve pese al título) son unas intensas lluvias que han anegado kilómetros y kilómetros de tierras, carreteras y poblados, y nuestro deber será ayudar a sus habitantes mediante encargos que estos nos mandarán, aunque más adelante también haremos lo propio con comercios locales y otras empresas que necesitarán nuestros servicios, ya que para nosotros no hay terreno insalvable. No, no lo hay, ni en Michigan, Alaska o Rusia, tres localizaciones bien diferenciadas entre sí pero que compartirán muchas veces objetivos.

Esa es la máxima de SnowRunner y de toda la saga. Allá donde quieras ir, ve, aunque hazlo con el vehículo adecuado, no te vayas a quedar encallado en el barro y haya que remolcarte o incluso rescatarte, perdiendo así todo el progreso de tu misión o la valiosa carga que transportaras. Esto va de llevar cosas de un punto A a un punto B, solo que con máquinas de gran tonelaje y otros vehículos todoterreno o no por bellos pero traicioneros parajes, todo ello mientras tratamos de no sufrir daños o de no quedarnos sin combustible.

Una premisa sencilla que en esta entrega va un paso más allá al presentar un mundo abierto a su manera (grandes áreas interconectadas por túneles, puentes, etc.), lo que nos asegura una mayor dosis de aventura pero también de peligro. En MudRunner las misiones, o encargos como son llamados aquí, se solventaban casi siempre siguiendo un camino que alguna vez se bifurcaba o cortaba, lo que nos obligaba a buscar una ruta alternativa; aquí esto es una constante. SnowRunner es incluso menos permisivo que su predecesor, lo que significa que nosotros tendremos que ser más previsores y eso es algo que el juego no te enseña, como no lo hace con tantas y tantas cosas. De hecho, hay algunos mensajes de error que nos saltan no sabemos muy bien por qué, pero damos por hecho que algo hemos hecho mal.

Es uno de los pocos fallos que se le pueden poner a una entrega que una vez más se ha olvidado de dotar de vida a sus escenarios, y ahora son más grandes, ergo más vacíos, y ni la radio acompaña (pocas melodías y se escuchan muy bajito). Si ya en el anterior solo había pájaros y poco más, aquí encontraremos más de lo mismo, con el agravante de que pasaremos por varios pueblos que en teoría están habitados, o aserraderos, gasolineras, etc., pero en ninguno de ellos veremos un alma, o siquiera un signo mínimo de vida, y es una lástima porque visualmente el juego cumple en todas las parcelas, salvo quizás en la resolución y en el evidente popping. La única manera de disimular esto es con su modo multijugador tanto local como en línea en el que crearemos sala o nos uniremos a otra y ayudaremos al anfitrión a cumplir con sus encargos. No os vamos a engañar, es un modo muy limitado donde además es muy fácil no cumplir con un requisito como es tener un camión en todos los garajes, por lo que, si os adentráis en él, os recomendamos que lo hagáis bien avanzado el modo historia. El otro gran modo de SnowRunner son las pruebas, unos desafíos por norma más complicados que los encargos que además habremos de cumplir bajo unas condiciones determinadas, como no poder ver el mapa o contar con límite de tiempo.

Elijamos el modo que elijamos siempre recorreremos los mismos parajes, aunque, dada su extensión, es posible que si entráis en las pruebas no veáis todo el mapeado; así es de grande, y lo es más gracias a sus pases de temporada, habiendo ya dos de ellos en la eShop. Sí, mucho contenido fuera del juego base (que por otra parte llega a 40 €) y muy caro, aunque de por sí SnowRunner es lo suficientemente duradero.

Por lo tanto, no podemos sino recomendar su adquisición a quienes disfrutaron del primero y animar a quienes no lo hicieran a darle a este una oportunidad. Es un juego tosco por momentos y desde luego nada amigable, pero es de aquellos que sabe recompensar al jugador con una enorme sensación de satisfacción al finalizar un trabajo bien hecho, y eso es muy difícil de conseguir.

Visualmente tiene su punto (olvidaos de que aparecen cosas a tres metros de ti), y los efectos del barro o la nieve deformándose son una chulada, así como el control de todos los vehículos y cómo se dañan, una pena que el sonido no acompañe o que no esté más vivo su mundo, o nada vivo, vaya.

Si te gusta el mundo del motor y disfrutas con programas de televisión de transportes imposibles o de maquinaria pesada, ni te lo pienses.

snowrunner

Resumen
Es mejor que su precuela pero sigue sin tener vida en los escenarios ni tutoriales decentes. Un desafío que sabe recompensarte por una jornada de duro trabajo.
7.5
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x