Portada » Análisis » Análisis de Quest for Infamy

Análisis de Quest for Infamy

Muchos posiblemente ya no lo recordaréis porque la deriva que han tomado las aventuras gráficas o point and click en los últimos años, o casi en las últimas dos décadas, es la de presentarnos juegos con una historia muy lineal en la que, para avanzar, básicamente hay que encontrar un objeto que, a veces combinándolo con otro, abría una puerta o similar y a seguir, pero antes estas aventuras estaban mezcladas con más géneros, y ahí la compañía Sierra destacaba sobre las demás. Quest for Infamy, que hasta en el nombre homenajea a Quest for Glory pero dejando claro de qué palo va, es eso, una celebración de los títulos de antaño creado además con muchísimo cariño por gente que se nota que ha mamado bien de esto, y eso es bueno, aunque a veces se nota la falta de experiencia del pequeño estudio Infamous Quests.

Ni héroe ni villano; pícaro

Como muchas buenas historias, Quest for Infamy comienza con un lío de faldas. Nuestro pícaro protagonista, de nombre Roehm, William Roehm, está intimando con la hija de un señor cuando es pillado in fraganti y tiene que huir a la desesperada, metiéndose para ello en un carro de paja y acabando en el pintoresco pueblo de Volksville, donde da la casualidad de que en un rato se va a celebrar una ejecución pública. Esta pintoresca villa está llena de encantadores personajes que nos darán varias misiones que podremos elegir llevar o no a cabo ya sea dentro del mismo pueblo o en los alrededores, porque si hay algo que llama la atención en Quest for Infamy, además de la estética escogida, es lo grande que es y la de cosas que hay que hacer, aunque al final acabaréis la aventura con unas 10 o 12 horas en vuestro marcador.

No hay tiempo para aburrirse en esta aventura gráfica que además en Nintendo Switch cuenta con controles táctiles para suplir la falta de ratón. Y si jugáis con mando tranquilos, que tampoco funciona mal la cosa. Como en casi todos los juegos de este estilo los objetos tendrán un papel fundamental y también aquí habrá que hacer aquello de probar qué es lo que mejor conviene en una determinada ocasión (con un menú un poco nada adaptado a consolas), pero será algo que combinaremos con otras actividades como peleas por turnos o diversos minijuegos, sin olvidarnos de comer o dormir, tan solo dos de las tantas formas de morir que hay en Quest for Infamy, otra de las señas de identidad de tantos y tantos antiguos juegos de Sierra. 

quest for infamy

Hablando de la ya desaparecida desarrolladora y distribuidora, también este título conserva el humor de muchas de sus obras, lo malo es que todo el juego está en inglés y, o lo dominamos muy bien o nos perderemos buena parte de sus, por otra parte, numerosas gracias. El propio Roehm es todo un cachondo y un cínico, pero es que el narrador no le va a la zaga y nos dejará chascarrillos para el recuerdo. 

Entrando, poco, en lo técnico, Quest for Infamy es casi sobresaliente, con un estilo clavado al de las obras que homenajea y con una banda sonora y doblaje (al inglés) de lujo, salvo por algún personaje secundario. La música es igualmente memorable, lo cual tratándose de temas que quieren recrear una atmósfera medieval, no era sencillo. Sí nos hemos encontrado algún pequeño glitch al correr o pasar de escena, pero nada importante.

Pero claro, no todo iba a ser bueno, y Quest for Infamy peca de abarcar más de lo que debería. Por ejemplo, no sirve de nada elegir entre ser forajido, pícaro o hechicero al principio del juego, porque no variarán en nada nuestros atributos y nos especializaremos a la que avanzamos en la historia. Además, su trama no tarda en desinflarse, y la segunda mitad no es ni la mitad de divertida que la primera, donde, además, se producirán la mayoría de las muertes que suframos, algunas bastante injustas. Por lo menos para su llegada a consolas se ha arreglado una de las mayores quejas cuando se estrenó en PC, y es que a veces no sabíamos muy bien a dónde ir; ahora sí, ahora hay una guía ingame que en todo momento nos narra, casi como si de un cuento se tratara, cuáles son los pasos a dar a continuación.

Eso, unido a que llega íntegro en inglés y no es todo lo intuitivo a los mandos que debería, es lo único que empaña un título por otra parte notable al que no le faltan humor y variedad y que además cuenta con una ejecución cuidada al píxel.

Resumen
Una buena aventura con sabor añejo pero un humor de lo más actual y socarrón. No se juega igual en consolas que en PC, pero en esta versión tenemos controles táctiles y se ha arreglado una gran queja como era el no saber qué hacer a continuación.
7.5
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.