Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Onimusha: Warlords

Análisis de Onimusha: Warlords

Onimusha: Warlords llega a Nintendo Switch en HD. Se trata de una remasterización del clásico de Capcom para PS2 que salió allá por 2001. 18 años después, volvemos a encarnar al guerrero Samanosuke enfrentándose a los demonios del inframundo que han secuestrado a la princesa Yuki, ¿te atreves a continuar?

Resident Evil con samuráis

Una de las sagas insignia de Capcom a finales de la década de los 90 fue Resident Evil. Es muy conocida la historia del prototipo fallido de Resident Evil 4 que acabó convirtiéndose en Devil May Cry (saga padre de nuestra querida bruja Bayonetta). Este Onimusha: Warlords también nació de la saga de zombies. La idea fue juntar cruzar la jugabilidad de Resident Evil (hasta el 3) y ambientarlo en la era Sengoku, una época de guerra civil en Japón. El primer proyecto, todavía para PS1, fue cancelado y finalmente acabó convirtiéndose en Onimusha: Warlords. Fue un éxito y dio pie a una trilogía.

Por lo tanto, Onimusha: Warlords se parece mucho a Resident Evil. Tenemos cámaras fijas, que para los tiempos actuales nos pueden parecer un engorro, pero que son absolutamente necesarias para este juego. También hay un inventario parco en detalles y con hierbas verdes curativas que podemos combinar para transformarlas en medicina. Nuestra misión es recorrer una serie de escenarios para rescatar a la princesa Yuki, y nos enfrentaremos a zombis samuráis y otros demonios.

El combate, sin embargo, es más el de un hack’n slash. Es decir, tenemos un botón de ataque y otro de defensa (importantísimo), más un poder especial asociado al arma que portamos. Podemos cambiar el arma en cualquier momento con un gatillo, pero hay que medir bien el tiempo, ya que no es instantáneo (no somos brujas). Los combates son sencillos, pero las cámaras fijas los hacen algo más desafiantes. A veces requieren cierta estrategia, como emplear un arma determinada o protegerte primero y atacar después. En general, es bastante divertido y, por si fuera poco, en algunas salas hay enemigos infinitos. Y, si nos aburrimos, cada vez que salimos de una sala los enemigos vuelven a aparecer (son demonios del inframundo que se teletransportan para derrotarnos, tiene sentido).

Las almas de los caídos

Los enemigos derrotados sueltan esferas de diferente color, que nos sirven para recuperar vida o poder mágico, o bien para conseguir mejoras en los puntos de guardado. Para recogerlas usamos el guantelete Oni, la herramienta que nos dan para luchar contra los demonios y que le da nombre a la saga. El contexto del aparato lo descubriréis cuando juguéis. Volviendo a los puntos de guardado, que son como espejos, hay que destacar que es esencial guardar, porque la muerte puede aparecer en cualquier rincón. Aquí no hay guardado automático (bueno, sí, pero muy de vez en cuando y tras escenas concretas).

Es una lástima que no se puedan saltar las escenas de vídeo (esperemos que lo actualicen), porque hay algunos combates o puzles que requieren algo de ensayo y error, lo cual puede hacer que veamos el mismo diálogo varias veces. Por suerte, está en castellano. Eso sí, las voces solo están en japonés (excelente doblaje) o en inglés (horrible actuación). Hay que elegir el idioma antes de empezar la partida.

Avanzamos por los escenarios, abriendo puertas y recogiendo objetos. No aparece ninguna marca para diferenciar los elementos interactuables, así que hay que tener un poco de ojo avizor y ser pródigos a la hora de pulsar botones. La acción del juego se reparte entre masacrar enemigos y resolver puzles con nuestro ingenio, una fórmula vieja pero que se mantiene fresca como el primer día.

El apartado artístico

La música está bien, aunque se nota el paso de los años en la calidad de la producción. También le pesan los 18 años en el apartado gráfico. Como la saga Resident Evil, Onimusha: Warlords consta de escenarios pre renderizados, objetos como sprites y personajes en 3D. Esta combinación ha sido apartada por usar todo en 3D, pero en aquel entonces, si querías dotar al juego de un mínimo de detalle, había que ahorrar en lo que fuera.

Al ser los escenarios pre renderizados (esto es, dibujos), es forzado el uso de cámaras fijas. De hecho, aunque resulte sorprendente, cada escenario es un dibujo. No se ha elegido usar estas cámaras por gusto estético, como en Pandora’s Tower, sino por necesidad. Es un punto negativo a la hora de combatir, pero los ángulos cinematográficos refuerzan la sensación de estar viendo una película de terror japonés. No se puede tener todo en esta vida.

Al ser así, aunque los modelos de los personajes sí hayan sido puestos al día, los escenarios son lo que fueron. No hay más remedio. Eso sí, son preciosos (a su manera) y de una calidad innegable, metiéndote de lleno en la historia. Lo que sí podrían mejorar es el tamaño de la letra, demasiado pequeño. En conclusión, no esperéis un cambio muy drástico respecto al original, simplemente está adaptado para que se pueda jugar en condiciones con los televisores actuales.

Onimusha: Warlords, o dos tardes de revivir la magia de los juegos de principios del siglo XXI

Por último, Onimusha: Warlords es un juego muy corto, de unas 5 o 6 horas o, como me duró en su día, dos tardes de intenso vicio. Pero dos tardes que guardé en un rinconcito de mi corazón y no me supieron a poco, ya que solo había pagado 19,99 €, que es lo que cuesta este remaster. Un precio aceptable, pero que con una rebaja convertirá a este juego en una compra obligatoria.

En definitiva, un viaje al pasado encantador y muy recomendable si no te molestan las cámaras fijas ni que el juego sea muy corto. Onimusha: Warlords es un remaster inesperado, pero que nos devuelve a primera plana una saga fantástica y que no tiene desperdicio.

Resumen
Vuelve con toda la magia de antaño, para bien o para mal. Tras un sistema de cámaras fijas y unas letras demasiado pequeñas se esconde un juego muy divertido y absorbente, aunque muy corto por desgracia. Sin embargo, la experiencia merece totalmente la pena, especialmente si te gustan los Resident Evil clásicos y los samuráis.
8
Notable
Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 4 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.