Portada » Análisis » Análisis de Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition

Análisis de Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition

Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition es el nombre que ha elegido Square Enix para la edición remasterizada de este clásico que nos permite jugar a la mejor versión hasta la fecha de Chrono Cross. Y no solo eso, sino que también podemos jugar, por primera vez fuera del territorio nipón, a Radical Dreamers – El tesoro prohibido y localizado completamente al español.

En estos últimos años se nos está ofreciendo la oportunidad de jugar en mejor calidad, y con controles optimizados, a muchos de los juegos que se lanzaron en la época de SNES y PSX. Incluso algunos de ellos llegan por primera vez a nuestro país y lo hacen con una localización muy buena. Este es el caso de Chrono Cross, uno de los grandes RPGs, que salió en 1999 en Japón y que solo llegó en inglés un año más tarde en Estados Unidos. Es así como mucha gente se perdió grandes joyas tanto por no poder importar como por no dominar el idioma.

Trascendiendo el tiempo y el espacio

Si en algo se caracterizan los JRPGs es que suelen tener, por lo general, una gran trama que nos va a dejar atrapados durante las decenas de horas que duran. Suelen ser a veces complejas y en ocasiones nos llevan a tener que rejugarlas más de una vez para poder comprenderla o pillar aquellas cosas que se nos escaparon. Y si además, la historia incluye mundos paralelos y saltos en el tiempo, preparaos para quebraros la cabeza y sacar vuestras teorías.

Esto es lo que ocurre con la saga Chrono: Chrono Trigger, Radical Dreamers y Chrono Cross nombrados en el orden de su publicación. El primero de ellos, considerado como uno de los mejores RPGs de la historia, se lanzó en 1995 para SNES y nos narraba la historia de Crono, un joven que, tras una serie de sucesos, se ve envuelto en viajes en el tiempo para detener una gran calamidad que quiere acabar con el mundo.

Dado que este juego llegaba a tener hasta 14 finales distintos, llegar a quedarnos con uno de ellos como canon puede ser difícil (aunque la versión de DS sí que hizo uno años después que enlaza con Cross). Por eso, en su día Masato Kato, el guionista de la historia, se vio necesitado de escribir más acerca del mundo y creó una historia paralela llamada Radical Dreamers. Esta historia nos habla acerca de tres ladrones conocidos como los Radical Dreamers cuya misión, en este caso, es infiltrarse en Viper Manor para robar la Llama Gélida. Parece algo sencillo pero el general Lynx, el villano, tiene a sus secuaces en el interior, además de aguardar trampas y monstruos para detener a todo aquel que se atreva a intentarlo.

Serán nuestra perspicacia y toma de decisiones la que nos lleven hasta el final de esta historia, la cual, a diferencia de los otros dos juegos se presenta a modo de novela visual. Podemos guardar con bastante frecuencia y es muy recomendable, ya que si tardamos en elegir una acción perderemos el turno (lo que puede implicar un fin de juego). Esto llega a hacer que sea bastante rejugable ya que una vez acabado podemos intentar descubrir nuevos caminos que nos llevan a diferentes finales y a conocer más a los personajes.

El equipo que desarrolló Radical Dreamers no estaba del todo contento con el resultado y la gente quería una secuela del querido Chrono Trigger. Así es como poco años más tarde haría aparición en PlayStation el tercero de ellos, Chrono Cross. Un título que causó un poco de controversia y que a día de hoy se sigue debatiendo si considerarlo una secuela o un juego independiente.

En la caja del juego, que llegó a Norte América, se indicaba que la historia de Chrono Cross tenía lugar 20 años después de los sucesos de Chrono Trigger. Pero también, habían salido entrevistas del propio guionista, Masato Kato, llegando a afirmar que no lo es. Lo que deja claro Chrono Cross es que puede interpretarse como una historia única pero con referencias y personajes de la entrega Chrono Trigger.

Habiendo hecha esta aclaración nos sigue quedando como intriga de qué trata este título. Nuestra historia comienza viendo a tres personajes mientras se adentran en una fortaleza. Parece que se han adentrado para robar algo hasta que llegado un momento vemos una cinemática que nos deja un poco helados. Dejándonos con la miel en los labios, por querer saber más, tomaremos el control de Serge, que es despertado por su madre.

Algo no cuadra, pues los sucesos que acabamos de ver y lo que es la actualidad difieren. ¿Hemos visto el presente o el pasado? Es lo que nos toca descubrir y que hace que dejar de jugar a Chrono Cross sea difícil. Incluso cuando parece que estás entendiendo la historia todo cambia y te pega un golpe en la cara. Además, al igual que ocurría en Chrono Trigger, esta entrega también posee varios finales, que quizás muchos conozcan pues han pasado 23 años desde su lanzamiento.

Intentando innovar en la jugabilidad

La jugabilidad de Chrono Cross es un tanto especial y es que, aunque estamos en un JRPG por turnos no sigue del todo el sistema clásico. La primera toma de contacto se siente un poco fría pues no nos explican nada y no nos queda otra que pulsar botones para ver que ocurre. Incluso cuando nos llega esta explicación puede resultar confusa hasta no practicar y ver cómo funciona realmente.

Los combates, como ocurría en Chrono Trigger, no tienen lugar de forma aleatoria. En todo momento vamos a ver a los enemigos moviéndose por el escenario, aunque desconoceremos con cuantos enemigos hay que luchar. Podemos esquivar los combates si tenemos la suficiente destreza para hacerlo, pero si no tenemos éxito entonces nos toca darle órdenes a los hasta tres personajes que podemos llevar.

En función de si nos han pillado por sorpresa y los parámetros, el turno lo podemos empezar nosotros o los enemigos. Cada personaje comienza con siete puntos de energía y es en función a lo que hagamos en los turnos que consumamos más o menos rápido esa cantidad. Y aquí es donde puede llegar un poco la confusión si no leemos como funciona el sistema de combate.

Nuestros personajes pueden gastar la energía o bien atacando o usando elementos. Si deciden atacar debemos elegir como queremos que sea ese ataque: 1 (ataque débil), 2 (ataque normal) y 3 (ataque fuerte). Para rizar un poco más la cosa, cada ataque tiene una probabilidad de acertar ese golpe en el enemigo por lo que se debe pensar un poco con calma. A mayor potencia de ataque mayor será probabilidad de fallar.

Si conseguimos tener suerte en el ataque, el porcentaje de acierto será mayor pero siempre y cuando nos quede energía para gastar. Si la gastamos toda significará que hemos acabado el turno y tendremos que volver a repetir el ciclo. Hay que pensar bien cómo queremos gestionar los ataques normales ya que conforme los usemos hará que el nivel del tablero de elementos aumente.

Los elementos en este Chrono Cross pueden ser o bien hechizos o bien consumibles. Si queremos usarlos en combate se acceden desde el mismo menú desde el cual usaríamos un ataque normal. Hay que fijarse bien en qué nivel está el tablero de elementos pues habrá algunos que no vamos a poder utilizar hasta no alcanzarlo.

Si utilizamos el comando elemento podemos comprobar cómo se va rellenando de un determinado color la barra que hay en la esquina superior izquierda. Esto indica que cuanto más porcentaje haya de un color, mayor será el efecto que tenga dicho elemento. Habrá que ir aprendiendo o apuntando qué color tienen nuestros personajes y así aprovechar las debilidades. Por ejemplo, si un personaje tiene el color blanco le afectarán más lo ataques de color negro.

Es importante también saber que, aunque nuestro inventario de elementos puede ser bastante grande, cada personaje solo puede llevar hasta ocho equipados. Aunque vamos a tener que ir progresando y subiendo de nivel si queremos disponer de nuevas ranuras. Si no sabemos que equiparnos o simplemente queremos agilizar las cosas, el juego nos permite asignarlos de forma automática.

A diferencia de otros JRPGs o incluso Chrono Trigger, en Chrono Cross, cuando ganamos un combate veremos que aumentan nuestros parámetros. De esta forma cuantos más combates hagamos mejores serán los siguientes que tengan lugar. Pero, para controlar y regular que no vayamos muy por encima de los enemigos esta ganancia está limitada al número de estrellas que hemos conseguido. De esta forma el propio juego nos “obliga” a que continuemos la historia ya que la forma de conseguir estas es derrotando a un jefe.

Si se nos atasca algún combate siempre podemos hacer uso de la nueva funcionalidad de “Potenciar el combate” añadida en este remaster. Se puede desactivar y activar en cualquier momento pulsando RS. Aunque no es la única mejora añadida y es que también podemos acelerar los combates, desactivar los encuentros aleatorios o incluso hacer que las batallas vayan de forma automática. Todos estos añadidos se agradecen en los tiempos que estamos, aunque le restan un poco de gracia a lo que el juego pretendía desde un inicio.

Explorar tiene sus beneficios

En este título tenemos muchos lugares por los que perdernos ya sean ciudades o mazmorras. Si en Chrono Trigger teníamos que ir viajando al pasado, presente y futuro para conseguir lo que queríamos aquí vamos a hacerlo entre dos mundos paralelos. Estos cambios se realizan gracias a un amuleto que conseguiremos llegado el momento adecuado de la historia. Cuando hacemos estos cambios es conveniente fijarse bien en los escenarios, pues es posible que encontremos cofres que antes no estaban ahí.

(Como curiosidad cada vez que iniciamos partida aparece siempre un tercer personaje distinto)

Estos cambios, que podemos hacer a placer, también vamos a tener que hacerlos si queremos avanzar en la historia y también para conseguir a determinados personajes. Como ocurría en juegos como Suikoden, en Chrono Cross podemos reclutar hasta 45 personajes, aunque no todos ellos se pueden conseguir en nuestra primera vuelta. Cada personaje tiene unas condiciones específicas para que se unan a nosotros que puede ser entregarle un objeto o incluso rechazar que un determinado personaje esté con nosotros en el equipo. Para vuestra primera vuelta lo aconsejable sería que jugaseis como veáis más oportuno y luego ya miréis alguna guía para conseguir los restantes.

Que haya tantos personajes también puede llegar a ser un poco contraproducente. Habrá seguro personajes que después de conseguirlos no los lleguéis a utilizar nunca. Cada personaje es diferente y también tiene un color elemental asignado.  Pero una vez ya tienes al menos un personaje de un color quizás llegues a pensar que no merece la pena seguir consiguiendo más. Además, hay que tener en cuenta que de los tres personajes Serge es el único que no se puede cambiar. Como mucho llevar un personaje u otro nos va a permitir ver nuevos diálogos o escenas.

Mejorando el juego en HD

Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition es un remaster que nos llega con mejoras en el aspecto visual pudiendo disfrutar de los personajes con un nuevo rediseño tanto de su modelado 3D como de las ilustraciones. Si os fijáis en las imágenes comparativas de Chrono Cross podéis ver cómo han cambiado y que los personajes siguen manteniendo su esencia y rasgos característicos. Pero si no os terminan de convencer todos estos cambios estéticos podemos cambiar desde el menú de este diseño al original.

En los escenarios es donde de nuevo vuelve a flaquear como podía ocurrir en juegos como Final Fantasy IX. Realmente donde se notan un poco más los cambios es en el diseño del mapa, pero más allá de ahí sí han hecho retoques apenas son apreciables. Aquí es donde de nuevo los fans llegan a hacer cosas mejores con sus parches no oficiales. Igualmente han hecho muy buen trabajo en lo que respecta al reescalado del juego permitiéndonos jugar en su tamaño original 4:3, a pantalla completa o con zoom. Ha sido una sorpresa que se vea bastante bien en cualquiera de esos tres métodos, aunque sincerándome donde mejor se ha visto ha sido jugándolo en el modo portátil. Poder jugar en cualquier parte es el mayor punto que tiene este juego en su versión para Nintendo Switch. Hemos notado que se ha resentido en su rendimiento, quizás en la versión de PC u otras consolas el juego vaya más fluido.

Y no podemos terminar sin hablar de un aspecto muy importante. Y es que tantoen  Radical Dreamers como en Chrono Cross destaca el gran trabajo que hizo originalmente Yasunori Mitsuda con la banda sonora. Esta ha sido retocada por el compositor original y aunque el trabajo hecho es una maravilla y se nos van a poner los pelos de punta cuando escuchemos nuestras piezas favoritas, es una pena que no podamos seleccionar las melodías originales al igual que podemos hacer con el diseño gráfico.

Resumen
Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition es sin duda la mejor versión hasta la fecha para disfrutar de dos títulos que nunca llegaron a nuestro país. Merece la pena hacerse con ellos pues la historia es muy disfrutable y aunque Radical Dreamers es relativamente corto con Chrono Cross nos esperan decenas de horas. Además, podemos disfrutar de ambos títulos en español, con mejoras visuales y con una mejor jugabilidad. Si no tienes mucho tiempo para dedicarle las opciones como acelerar el tiempo o los potenciadores de combate te van a venir de perlas.
9.5
Genial

¿Te ha gustado?

5 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x