¿Estamos contra el ejército de Mordem o contra la invasión alienígena?

Si hablamos de máquinas recreativas, ya estuvieran en salones o en bares, y pensamos en títulos que solían incluir, la saga Metal Slug es una de las primeras que nos vienen a la cabeza. De hecho, para mí y gente de mi generación es incluso el primer título que nos viene a la cabeza, y no es para menos. Fue una de las sagas más conocidas y más exitosas de la historia de las máquinas recreativas. Metal Slug es sinónimo de acción frenética, endiablada dificultad e infinita diversión, mayor jugando en compañía.

Con la llegada de Nintendo Switch, la nueva consola de Nintendo, no pocos títulos de Neo Geo han llegado de forma descargable, entre ellos la tercera entrega de la saga Metal Slug, el que es para muchos el mejor título de la misma. Es una entrega que, como se puede imaginar, mejora todo lo visto en las anteriores y va más allá.

Gráficamente es muy similar a las anteriores entregas, puro arte del píxel que da gusto verlo, es una delicia visual que se mueve de maravilla. Esta tercera entrega de la saga incluye además de los vehículos utilizados en anteriores títulos, varios vehículos nuevos y gran variedad de enemigos que no salían en entregas anteriores. En esta ocasión luchamos también contra zombis, moluscos gigantes, alienígenas e insectos, además de los militares de siempre, el ejército de Mordem.

Como he dicho antes, el juego es puro arte del píxel art que se mueve de maravilla, en el año 2000 era muy puntero y las recreativas se exprimían al máximo para moverlo. El juego es muy frenético y puede llegar a haber una cantidad muy elevada de enemigos en pantalla, tantos, que las máquinas de la época se resentían y llegaba a haber bajones de FPS. Sí, The Legend of Zelda: Breath of the Wild ya los tiene en el año 2017, pero donde un juego moderno puede llegar a tenerlos porque exprime un hardware moderno, que un juego del año 2000 tenga bajones de FPS en un hardware de 2017 tiene delito. Sí, igual que en su momento, Metal Slug 3 mantiene los bajones de FPS en su versión para Nintendo Switch. No cabe duda que el juego no exprime apenas nada la nueva máquina de Nintendo, esto se debe a que no se han molestado lo más mínimo en pulir los problemas de la época ni en mejorar esta adaptación para que sea más disfrutable en los tiempos que corren.

El juego no es exactamente un calco de la versión de recreativa, porque, en el mismo menú principal se puede ver que la versión para la nueva consola de Nintendo dispone de la versión de Metal Slug 3 japonesa, la versión inglesa, el modo caravana y una clasificación en línea.

El modo clasificación en línea puede parecer que lista la clasificación de cada uno de los modos, es decir, que se guarda la puntuación de los otros tres modos de juego, pero, nada de eso. En el modo High Score Mode no tiene nada que ver con los otros tres modos de juego, o sí, me explico, en dicho modo de juego jugamos a Metal Slug 3 de la misma manera que si jugásemos a la versión japonesa o inglesa, sólo que con vidas limitadas y sin poder introducir más créditos, además de no poder usar Save States. Esto es comprensible ya que en los dos modos de juego clásicos podemos introducir créditos de forma ilimitada, de esta forma, el modo High Score Mode está diseñado para que todos los jugadores podamos hacer una puntuación en igualdad de condiciones.

El modo Caravan Mode viene a ser lo mismo que el modo High Score sólo que limitado a 5 minutos de tiempo, lo cual nos hace jugar de manera un poco diferente, más rápidamente a las zonas donde mayor puntuación podamos sacar, ignorando incluso vehículos o power-ups. Tanto en este modo como en el mencionado anteriormente, en el menú de pausa no existe la posibilidad de retomar partida, algo que carece de sentido ya que a cualquiera de nosotros nos puede surgir un imprevisto. No sé qué truco esperan que podamos usar en el menú de pausa, la verdad, carece de sentido todo esto.

Los otros dos modos, son los modos clásicos. Estos modos también cuentan con clasificaciones online, pero con la opción de tener créditos ilimitados dándole a un botón y el hecho de tener Save States en cualquier momento, lo de las clasificaciones en línea a mi juicio carece de sentido. Las diferencias son meramente anecdóticas entre las dos versiones, la configuración de botones es diferente, pero, pudiendo configurarlos como queramos eso no resulta problema alguno, además, al ser un juego de máquina recreativa sólo necesitamos 3 botones, disparo, salto y granada, además del botón de continuar e introducir créditos, que son los gatillos.

El título cuenta con un sinfín de opciones configurables, se puede estirar la pantalla o ajustarlo a la resolución de máquina recreativa, añadir diferentes tipos de scanline para ver las líneas de imagen como pasaba en el arcade, quitar la sangre, variar entre varios rangos el nivel de dificultad, el tiempo de la fase, configurar los controles, entre otras muchas opciones variables en esta versión. Además de la posibilidad de elegir idioma, entre ellos el español, aunque esto sólo se limita a los menús modernos, ya que, a la hora de jugar, el juego sigue estando en su idioma y voces originales, pero dudo que esto moleste a nadie, sigue motivando igual escuchar “Rocket Launcher!”.

A pesar de la cantidad de opciones a configurar, los menús tienen una adaptación al castellano bastante floja, se entienden sin problemas, si conoces el juego, de no ser así cuesta un poco entender a lo que se refiere cada elección, deberían estar mejor explicadas. Se han limitado a traducirlo de forma seria y correcta sin más, pero sin ninguna facilidad para personas nuevas. Sí, abajo en el recuadro azul es la explicación detallada de cada opción, el problema es que pone casi lo mismo que arriba en la mayoría de casos, eso cuando está traducido, ya que en alguno se lo han dejado en italiano, como se puede ver en la foto. Sí, descuidos que pueden pasar, esto muestra que muy probablemente los traductores al español lo hayan hecho desde el italiano, aunque estoy seguro de que no usaron el traductor de Google en esta ocasión, aun así, se podían haber esmerado más. Se nota traducido a desgana y por cumplir.

Además de la floja traducción los menús parece que se quedan algo congelados, a veces tardan en aceptarse o en volver a la pantalla anterior, ya os digo yo que no, pero sí que da la sensación de que se congelan, de hecho, se me cerró en un par de ocasiones de forma inesperada el juego tras una congelación. Dudo que esto eché para atrás a nadie o arruiné su experiencia, son casos aislados y falta de optimización bastante importante, de hecho, es lo único negativo del título.

Apenas he hablado del juego en sí y sinceramente, no hace mucha falta que lo haga, el juego sigue siendo esa maravilla que fue en el año 2000, ese juego de acción frenética y tremendamente difícil pero que por su estilo tan bonito del pixel art da gusto verlo en movimiento.

En resumen, es el gran juego de siempre con muchos añadidos, que, a pesar de ser realmente jugosos, se notan hechos con pocas ganas y muy mal optimizados, además de una traducción realmente floja. Con un poco más de ganas en todo ello y corrigiendo los bajones de FPS, que tiene delito que sigan en el año 2017, hubiera sido tremendamente redondo, pero, insisto, estas cosas no arruinan de ninguna manera que en los tiempos que corren podamos seguir disfrutando de estos juegazos de las máquinas recreativas a multijugador, con clasificaciones online y, ante todo, como queramos y donde queramos.

Comentarios
  1. 1.
    Pero es que no se ya para cuantas plataformas tengo esta saga, me voy tropezando con ella por casa puñetas jaja, podrían ponerse el mono de trabajo y sacar un Metal Slug completamente nuevo que seguro que sería un éxito.