Portada » Artículos » Crítica y comparativa a fondo de Nintendo Switch OLED

Crítica y comparativa a fondo de Nintendo Switch OLED

nintendo switch oled

Desde este mismo 8 de octubre ya podemos hacernos con una flamante Nintendo Switch OLED, la última revisión de la consola híbrida cuya mayor, pero no única característica diferenciadora es contar con un panel OLED de alta calidad, convirtiéndola así en la portátil con mejor pantalla de la historia. Una afirmación que puede parecer exagerada pero que desde luego comprobamos que es cierta al poner la consola al lado de una Nintendo Switch 2019 o de una PS Vita, que también contaba con panel OLED en su primer modelo.

Es cierto que la primera impresión al tenerla en las manos, especialmente si nos la dan apagada, es de que es una Nintendo Switch corriente y moliente con los Joy-Con de otro color (si es el modelo en blanco), pero es cuando la encendemos y cuando nos fijamos más detenidamente cuando comprobamos que estamos ante un producto premium, aunque tened claro que la máquina es idéntica en sus tripas a la anterior y si vais a jugar únicamente en el televisor no notaréis ninguna diferencia.

nintendo switch oled

Para empezar y como ya habréis podido leer en distintos avances o incluso haber visto por vosotros mismos, el color ha ganado enorme protagonismo. Todo es más vivo, pero sobre todo el contraste entre los claros y los oscuros es total. Lo digital, especialmente si lo veíamos en un panel LCD, trajo consigo algo que los televisores CRT ya habían solventado hace años: que los negros brillaran, asemejándose más a un gris muy oscuro que a un negro (os pasará en la Switch normal o Lite y en la pantalla de, por ejemplo, vuestro ordenador portátil). Eso con Nintendo Switch OLED no ocurre. Hay cero luminancia en las zonas que así se diseñaron, creando un contraste perfecto con otras más iluminadas y que agradeceremos sobremanera en juegos como el reciente Metroid Dread, pero también en otros como por ejemplo DOOM 3 o muchas de las reediciones de juegos retro que estamos viendo últimamente. Pero esto también aplica para el resto de colores, dando como resultado unas imágenes muy vivas con, quizás, un ligero exceso de saturación. Tranquilos, esto es algo que normalmente agradeceremos, pero puede que en juegos de corte más realista prefiráis menos intensidad del color. Nintendo esta vez ha pensado también en esto y por eso desde el menú de la consola podemos elegir entre colores de alta intensidad (ideal para juegos como Splatoon 2, Super Mario Odyssey…) o colores en una intensidad estándar (bien para Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2, NBA 2K21, Metro 2033 Redux, etc.).

Pero aquí no acaban las diferencias, porque Nintendo Switch OLED tiene además una pantalla más grande, de 7 pulgadas frente a las 6,2 del anterior modelo, lo que por otra parte significa menor densidad de píxeles (la resolución se mantiene), pero no se aprecia en absoluto; al contrario más bien, ya que la respuesta (iluminación) de cada píxel en OLED es más rápida que en el modelo LCD, lo que se traduce como menor efecto ghosting (personajes y escenarios dejan una estela en movimientos rápidos) en determinados juegos. Sí es ligeramente más grande este modelo con respecto a los anteriores, aproximadamente 3 mm de largo más, por lo que ojo si queríais reaprovechar alguna funda que tuvierais por casa. En nuestro caso hemos podido pero de manera muy ajustada.

nintendo switch oled

Centrémonos ahora en las otras diferencias más allá de la pantalla. Lo primero que os puede llamar la atención es la enorme patilla que se abre casi 180° y que sirve para jugar como Dios manda en el modo table top. Además se han eliminado todas las letras concernientes a modelo y lugar de fabricación que sí estaban presentes en las otras versiones, dando a la parte trasera un aspecto más elegante y sobrio. También aquí vemos unas más grandes rejillas de ventilación por donde nuestra Nintendo Switch OLED disipará el calor, y lo mismo ocurre en la parte superior de la consola.

Aquí a la izquierda apreciamos unos botones de encendido y volumen algo más grandes que en la LCD así como el sensor de entrada de luz por si tenemos activado el brillo automático de la pantalla. Y a la derecha lo más notorio es el ligero cambio de la ranura para tarjetas de juego que esta vez sale perdiendo al no contar con la hendidura para meter el dedo/uña que sí está presente en anteriores modelos.

En cuanto al resto, quizá lo más llamativo sean los nuevos altavoces, que hacen que el sonido se escuche más alto en Nintendo Switch OLED (también son más grandes). Mejor o no ya es algo más personal, pero sí puede que escuchéis todo más encorsetado; envolvente pero no en el buen sentido del término. Asimismo los carriles donde se enganchan los Joy-Con han sufrido un muy ligero lavado de cara que, eso sí, hacen que encajen mejor que nunca. Estos, los Joy-Con, al menos los blancos, son el último modelo también de fabricación y materiales, pero por desgracia aún es demasiado pronto para saber si sufren del temido drifting.

Pasando ya al dock, si bien visualmente es mucho más agradable a la vista, su tamaño es idéntico al anterior, aunque al introducir la consola esta queda en una posición más baja que con el modelo antiguo. Los bordes son más redondeados, el símbolo de Nintendo Switch más pequeño y, por lo general, tiene un aspecto más cuidado, incluso en su parte trasera. Aquí además encontramos la otra gran novedad: la entrada LAN para conectar la consola en modo TV por cable a internet. Eso sí, pierde un puerto USB para ello, pero siguen disponibles los dos exteriores (el interior se usaba básicamente para el adaptador LAN que debíamos adquirir por separado, así que comidos por servidos).

En definitiva podemos decir que Nintendo Switch OLED no ha venido a sustituir a ninguno de los modelos ya existentes, aunque sí será la mejor opción para quien adquiera ahora su consola, ya que las diferencias están ahí. Eso sí, hay que tener muy presente que salvo el puerto LAN, todas van encaminadas al juego portátil, con especial atención a una pantalla que saca lo mejor de sí de los juegos que juguemos en ella, sobre todo en términos de contraste y saturación. Y sí, se ha doblado el almacenamiento interno de 32 GB a 64 GB, pero en cualquier caso son cifras ridículas hoy día y habrá que tirar de tarjeta más pronto que tarde igualmente.

Con la rebaja del modelo anterior, la brecha con respecto a este es, oficialmente, de 50 €, algo a considerar, aunque desde nuestro punto de vista y tras ya muchas horas con ella bien merecen el esfuerzo. Si ya tenemos una Nintendo Switch es difícil aconsejar el cambio a Nintendo Switch OLED, aunque si jugamos mucho en portátil a la larga agradeceremos haber sustituido la vieja por la nueva. También hay que tener en cuenta que no todos los cambios son tan llamativos como el de la pantalla, pero en general todos van encaminados a ofrecer un producto de una calidad premium tanto en materiales como en funcionalidades.

nintendo switch oled

Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha Gustado?

4 0
Comentarios
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
1 Comentario
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
NintenMax
11 days ago

Buen análisis. Justo, sólido, objetivo. Ahora solo me falta comprarla!

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x