Seguir
Portada » Análisis » Análisis de NAIRI: Tower of Shirin

Análisis de NAIRI: Tower of Shirin

NAIRI: Tower of Shirin es un título que entra por los ojos y que ofrece una aventura gráfica con muchos fondos estáticos llena de personajes memorables rebosantes de personalidad. Un juego que podemos jugar con botones, con el puntero del Joy-Con o con la pantalla táctil, de forma que haya una opción de control que pueda complacer a todos los jugadores.

El mundo mágico de Nairi

En este juego estamos ante un título lleno de animales personalizados que esconde, tras un mundo lleno de personajes coloridos y diseños algo infantiles, una historia con más de una sorpresa, que toca algún que otro tema adulto y muchos puzles. Giros de guion nos espera, pero también un final un tanto abrupto (lo que nos lleva a especular sobre una posible segunda parte).

El juego va evolucionando, al igual que la protagonista, desde el humor y la felicidad absoluta hasta un trasfondo lleno de conspiraciones, misterios milenarios y otros asuntos un tanto peliagudos llenos de intriga. Algunas veces es predecible, pero en general nos deja una buena sensación en el desarrollo de la trama, del personaje principal y de sus relaciones con el resto de personajes.

La forma de proceder es la típica del género. Conseguir objetos que, en solitario o combinados, nos permiten solucionar puzles o bien cumplir objetivos que nos marquen ciertos personajes. Los puzles por su parte no solo se completan usando objetos, sino que también debemos jugar con ellos para resolverlos y, poco a poco, se van complicando hasta llegar a un nivel algo complejo, pero nunca demasiado difícil.

El misterio de la torre de Shirin

El juego se basa principalmente en moverse por la ciudad mientras avanza la historia y habamos con la gente. Pero también hay algunas mazmorras en las que están la mayoría de los puzles, y funcionan muy bien como contrapunto a la otra parte. Una pena es que para moverse por todo el mapeado no haya una opción de viaje rápido.

Todo, eso sí, viene con algún que otro problema, como el que sea muy fácil salir sin querer de a pantalla en la que estamos si tocamos un objeto que está cerca. Sobre su duración, la aventura nos dará para unas diez horas, lo que es una cantidad aceptable, pero que nos deja con ganas de ver cómo continúa la historia.

En lo artístico es seguramente en lo que más nos llame la atención el juego. Sus diseños de escenarios y personajes con ese estilo de dibujo a mano nos evoca a series que han formado parte de nuestra infancia o incluso a cuentos clásicos, y le dan batante personalidad a todos los personajes (que no tienen voces por cierto). Su música mezcla varios estilos, pero generalmente tiene un tono tranquilo, como el que acompañaría a un cuento al ser contado.

NAIRI: Tower of Shirin es una aventura gráfica que, con sus limitaciones de presupuesto, consigue atraparnos y ofrecer un buen diseño jugable y muchos puzles, permitiendo todas las opciones de control posibles. Un final algo extraño y algunos pequeños problemas son algunas de las cosas que no le permiten brillar del todo, pero la sensación general que nos queda es positiva.

Resumen
Un cuento en forma de aventura gráfica que gustará a los más pequeños, y a los que no lo son tanto también.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 2 semanas, 1 día.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.