Portada » Artículos » The Legend of Zelda: Breath of the Wild – Pase de expansión Parte #1

The Legend of Zelda: Breath of the Wild – Pase de expansión Parte #1

Desde el pasado viernes podemos disfrutar del primer contenido del pase de expansión del exitoso The Legend of Zelda: Breath of the Wild. A todas luces, lo que podemos disfrutar en este verano no es más que un tentempié para mantener la forma de cara a la expansión verdadera, la de diciembre, y no es de extrañar que surjan dudas sobre si comprarlo ahora, comprarlo en cuando salga el segundo contenido o no comprarlo nunca. Os vamos a contar nuestra experiencia.

Un The Legend of Zelda como ninguno otro

Para empezar, The Legend of Zelda: Breath of the Wild no solamente es mi juego favorito, sino que también es mi The Legend of Zelda favorito. Son palabras mayores, por fin hemos abandonado la senda marcada por Ocarina of Time y hemos vuelto a la libertad que quería brindarnos el primer título de la saga. No es que se haya dejado atrás todo lo aprendido en los Zelda en 3D, sino que, más bien, se ha adaptado a la idea original que había en la mente de Miyamoto. Estamos ante el primer Zelda clásico desde que la saga pegara aquel viraje tremendo en la época de Nintendo 64. Un viraje que ha durado más de 20 años y, que, de hecho, ha conseguido que haya más títulos que sigan la estela del Ocarina of Time que del propio Zelda original. Pero ya era hora de apartarlo y Breath of the Wild es precisamente eso, una vuelta a los orígenes pero con todo lo aprendido.

Por lo tanto, es natural que uno quiera alargar esta experiencia, ya de por sí larga, lo más posible. Los dos pases de expansión son muy diferentes, siendo el segundo el que trae más chicha, el que presumiblemente nos permitirá conocer mejor a los elegidos y  lo que pasó 100 años atrás. El de verano es, como ya hemos dicho, un poco de ejercicio para mantenernos en forma y estar lo más preparados posibles de cara a esa aventura. ¡Hay que tomárselo así!

Recopilando las utilidades

Lo primero y más sencillo que nos ofrece el pase de expansión es la posibilidad de recoger una serie de herramientas para facilitarnos nuestro viaje. Estas herramientas están descritas en multitud de noticias, así que no nos vamos a parar en ellas. ¡Usad el buscador de Revogamers! Lo que sí os vamos a decir es cuál es su objetivo: Prepararnos para la aventura.

Que si completar la alforja, que si mejorar el equipo, que si parecer Tingle, etc. Un equilibrio entre lo útil y lo fanservice, que sabiamente había sido erradicado en la aventura principal. De esta forma, la tarea más ardua del juego, conseguir las semillas Kolog, se simplifica. No te la regalan, sin embargo, y es recomendable ver nuestros consejos para conseguir las semillas. Un simple pitido no te va a ahorrar nada.

Otro detalle es que todo este equipo no aparece mágicamente en tu alforja. No, en Breath of the Wild hay que explorar. ¡Y no iba a ser menos su pase de expansión! Una serie de mensajes dentro del juego te dicen dónde localizar los mensajes dentro del juego que te dicen, a modo de acertijo (fácil) dónde localizar los cofres con las herramientas. Hay que desoxidarse, que muchos habremos pasado meses sin jugar.

El poder verdadero de la espada Maestra

Otro de los grandes añadidos de esta pequeña parte del pase de expansión es el santuario de la espada, una especie de torre de desafíos en la cual tenemos que vacíar de enemigos las diferentes salas, empezando sin más equipo que nuestra piedra sheikah, nuestra alforja vacía y nuestros símbolos de valía. Y, como pasa en Las Vegas, lo que sucede en el santuario de la espada se queda en el santuario de la espada. Es decir, todo el equipo allí conseguido sólo sirve allí.

Por sí solo, ya supondría un contenido la mar de interesante (aunque no a 20€), pues ofrece un enfoque diferente, más centrado en el combate, a la mecánica de Breath of the Wild. Funciona muy bien, pero se le ven las limitaciones en algunos casos, ya que es difícil trazar estrategias efectivas. Aun así, se pueden hacer cosas impensables en la mayoría de juego. Es, simplemente, que nos acostumbramos a la calidad y queremos más. Los fans de Nintendo somos insaciables, ya lo decía Reggie.

No obstante, al final el santuario de la espada no deja de se runa torre de desafíos, común a varios juegos de la saga. Mucho más trabajada que nunca, pero es algo que ya habíamos visto en otros títulos como The Wind Waker o Twilight Princess (por citar los más recientes -HD-).

El modo héroe

Por último, lo más destacable del pase de expansión en esta primera entrega de verano es la posibilidad de jugar en modo difícil. El conocido como modo héroe es todo un desafío para los intrépidos exploradores de Hyrule, plantándonos algún que otro Centaleon en la meseta de los albores, entre otras perlas. Es decir, no es simplemente que los enemigos hagan el doble de daño. Es que están por todas partes y su dificultad se ha multiplicado. Al principio, habrá que hacer uso del sigilo para evitar encontrarse con bokoblins demasiado poderosos, o el ya mentado centaleón. Si ya era mortal el principio del modo normal, ¡imaginaos éste!

Estamos, por lo tanto, en un caso similar al del santuario de la espada Maestra. El modo héroe es algo de lo que ya habíamos disfrutado en los otros juegos, la diferencia es que aquí se paga aparte y, para compensar, viene mejorado (aunque no sea como el de Ocarina of Time -que también vino aparte, como reclamo para otro juego). Es una excusa perfecta para volver a experimentar (en los sitios guays de videojuegos prefieren decir experimentar antes que jugar, así que nosotros queremos unirnos a esa pedantería moderna solo por diversión) una vez más la fantástica epopeya de Link, con algunos cambios y una dificultad mucho más elevada. Pero no deja de ser algo que, normalmente, venía incluido en el juego original.

Tal vez estábamos mal acostumbrados. Cuando jugué en marzo a Breath of The Wild no eché de menos ni el santuario de la espada ni el modo héroe. Para mí, el juego ya era fantástico, lo mejor que había jugado ¿nunca? (y mira que ya soy un viejuno de cuidado) y eso que conocía a los más grandes del género (que, por si pensáis lo contrario, me encantan -pero menos que BotW-). Entonces, claro, ¿qué sentido tiene este pase de expansión?

Una cosa molesta del modo héroe es el perenne símbolo de la trifuerza que aparece en la esquina inferior izquierda. El cambio de colores de la pantalla de carga a negro y rojo (en vez de negro y blanco) es cierto que le da más aspecto amenazador, aunque prefería los colores originales. Qué le voy a hacer, soy un amante de lo clásico.

El secreto del pase de expansión

Pues el sentido de esta entrega de verano es mantener la llama viva para cuando llegue la verdadera aventura a finales de año. ¡No hay más secreto! Los tiempos están bien medidos. Verano es un buen momento para volver a empezar Breath of the Wild, y es el punto medio entre el lanzamiento del juego básico y la llegada de su expansión final. Mantenemos la forma, revisitamos Hyrule, y encima pagamos por adelantado un juego que saldrá mucho más tarde, cual kickstarter o acceso anticipado, tan de moda en estos días.

Además, podemos aprovechar la partida en el nuevo modo héroe para usar el selector del idioma de las voces (incluido en una actualización de mayo) y elegir con qué doblaje preferimos jugar. Hay muchos para elegir, así que podríamos jugarla hasta 8 veces más si fuéremos muy frikis (más de lo que somos).

“¿Otra vez el mismo tráiler? Sí, OTRA VEZ el mismo tráiler. Y otra. Y otra. Y otra :D”

Por supuesto, esto no es un análisis. No he completado el contenido de la expansión todavía ni pretendo darle una puntuación al juego. El precio es justo, sobre todo si lo ves como una inversión de cara a diciembre. Si te apetece volver a darle una vuelta a Breath of the wild y te sobran unos cuantos euros, no te lo pienses, ¡expándete! Ahora bien, si prefieres esperar a finales de año, que será cuando llegue el contenido de mayor enjundia, no te lo reprocho. Todo depende de si quieres irte de vacaciones de verano a Hyrule o prefieres dejar el viaje para navidades (o para nunca jamás). Si te gustó Breath of the Wild, probablemente acabes comprándolo tarde o temprano. Y no te arrepentirás. Si no te gustó Breath of the Wild… ¿eres acaso un ser humano con emociones y todo eso? ¡Fuera de aquí, Bokoblin!

Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.