Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Tangledeep

Análisis de Tangledeep

Tangledeep es un juego del género roguelike desarrollado por Impact Gameworks. Con un aspecto de 16 bit y con grandes nombres detrás de su banda sonora, ¿qué más tiene que ofrecernos esta aventura de fantasía?

Explorando Tangledeep

En Tangledeep vivimos en el centro de la tierra. Hay personas que tienen un poder especial llamado «el toque» que les permite conectar con el mundo a cambio de tener un aspecto de animal. Sin embargo, este mismo poder a veces hace que se pierdan en el tangledeep, una especie de laberinto de formas cambiantes que nadie ha atravesado y conecta el centro de la tierra con la desconocida superficie. Nuestra protagonista no posee el toque, pero tiene un anhelo inextinguible de explorar el tangledeep y descubrir qué hay ahí arriba.

Esta es la premisa con la que se inicia el juego. Después de eso tenemos que crear un personaje femenino con una profesión y unas ventajas a escoger y lanzarnos a la aventura. El juego dispone de dos zonas, el pueblo en el que residen la mayoría de los personajes de Tangledeep y el propio tangledeep, la mazmorra ascendente que nuestra curiosidad nos obliga a descubrir.

Hay tres formas de jugar a este título. La primera, y la que nos recomienda el creador, es el modo heroico. La muerte de nuestro personaje es permanente, pero se conservan los avances del pueblo y los objetos que hayamos guardado en el banco están disponibles para personajes futuros.

La segunda forma es el modo aventurero, una especie de modo fácil. La muerte de nuestro personaje no es permanente, sino que nos envía de nuevo al pueblo y el castigo es perder la mitad de nuestro dinero y nuestros puntos de trabajo.

La última forma, marcada en rojo, es una especie de modo pesadilla. La muerte es permanente y se borra absolutamente todo nuestro progreso. Esta forma de jugar es recomendable solo para expertos.

Es nuestra primera gran decisión, teniendo en cuenta que más adelante no podremos cambiar de un modo a otro.

Una vez elegido el modo de juego y creado nuestro personaje, aparecemos en el pueblo inicial. Este lugar sirve de punto de reunión y podremos teletransportarnos mediante un objeto más adelante cuando estemos en la mazmorra. En él podemos comerciar, descubrir misiones, entrenar a monstruos que cacemos, plantar árboles, cambiar de profesión, mejorar nuestro talento con un arma en concreto, etc. Hay un montón de cosas por hacer.

Dungeon Crawler

Lo siguiente será explorar el tangledeep en busca de la superficie soñada. El juego funciona por turnos. Es decir, los enemigos se mueven cuando nosotros lo hacemos y, si no hacemos nada, nadie lo hace. Tenemos que pulsar el botón A incluso para movernos y podemos hacer uso de algunas acciones para esperar empleando el gatillo. Este detalle ya alejará a muchos de este juego, pues el ritmo es increíblemente pausado.

Tenemos a nuestra disposición todas las armas que vayamos reuniendo, así como las habilidades que aprendemos de nuestro trabajo. Podemos cambiar de trabajo en el pueblo para combinar diferentes tipos de habilidades y construirnos el personaje ideal. Aparte, también tenemos la opción de llevarnos a la aventura a uno de los monstruos que hayamos capturado.

El menú, sin embargo, es algo complejo de manejar. A pesar de no contar con muchas opciones, no está del todo claro y tardamos un poco en familiarizarnos con él. No obstante, conforme avancemos en tangledeep será más y más necesario consultarlo, pues dependeremos de los objetos curativos que hayamos conseguido para sobrevivir.

Aparte de esos objetos, también contamos con un frasco que se rellena en las fuentes y podemos acceder a él de la misma forma que accedíamos a la acción de espera. Las curaciones no son instantáneas, sino que curan una pequeña cantidad de vida cada turno por lo que hay que elegir muy bien cuándo usarlas y no dejarlas para el último momento.

Contamos, como ya hemos dicho, con un amplísimo abanico de habilidades, así como la posibilidad de llevar 4 armas. Las armas a distancia se manejan con un botón diferente a las armas a cuerpo a cuerpo y son fundamentales para ir dañando a los enemigos antes de enfrentarnos directamente a ellos. Tómate tu tiempo para aprender el mapeado de botones, y no dejes de hacer el tutorial.

Más allá de la jugabilidad

En definitiva, es un juego repleto de opciones que hará las delicias de los amantes del género. Además, como suele pasar en este tipo de juegos, los escenarios se generan de forma aleatoria teniendo en cuenta una semilla que se nos asigna al principio de cada partida (y que podemos consultar). Sin embargo, tiene bastantes problemas que alejarán a muchos otros.

Para empezar, el juego está en inglés y es necesario leer mucho texto. No porque haya una historia que seguir, sino porque necesitamos saber las descripciones de las habilidades o armas para usarlas de forma eficaz en nuestra aventura. Por lo cual, interfiere en la jugabilidad.

Después, es el enésimo juego con aspecto de 16 bit. Es bonito y está bien diseñado, pero esa estética está saturadísima y echa para atrás. Aparte, a pesar de su sencillez, a veces hay problemas de rendimiento totalmente inexplicables. Por el tipo de juego que es, no afecta a la partida, pero da muy mala impresión.

La dificultad es elevada, en parte porque la generación aleatoria de los escenarios impide una distribución planificada de los recursos y enemigos. Esto provoca que, en algunos momentos, se acumulen muchos enemigos sin que haya cerca una recarga para objetos curativos. Puede llegar a ser frustrante, especialmente si no juegas en el modo aventurero. Sin embargo, es un fallo que suele ser común a todos los juegos que emplean esta técnica para los escenarios.

Y, una vez pasados los fallos, llegamos al punto más potente y positivo de Tangledeep. Su banda sonora es genial, es lo mejor del juego con diferencia. Aunque no te interese el juego, deberías echarle un ojo a su música compuesta por Grant Kirkhope, Hiroki Kikuta y Norihiko Hibino, además de Andrew Aversa, que es el máximo responsable no solo de la música sino también del propio juego (sorpresa: Impact Gameworks es Andrew Aversa). La banda sonora está muy por encima del resto del juego. Es estilo chiptune, es decir, hecha (principalmente) con los sintetizadores de la época de 16 bit, pero con una calidad actual y un buen gusto embriagador.

Un roguelike a tener en cuenta

Nuestra conclusión es la siguiente. Tangledeep es un buen roguelike, completo, profundo y con una banda sonora de lujo. Sin embargo, ni su aspecto estético es el ideal ni tampoco el idioma en el que nos ha llegado. No todo el mundo disfrutará de este título, pero quien lo sepa apreciar encontrará en él muchas horas de diversión y una experiencia enriquecedora. Se agradece el modo aventurero para que los novatos del género no caigan víctimas de la frustración que los roguelike provocan entre los inexpertos.

 

Resumen
Tangledeep es un juego de tipo roguelike con un diseño inspirado en la época de los 16 bit y una banda sonora de ensueño. Sin embargo, no es para todos los públicos debido a su complejo sistema de juego, su dificultad y al hecho de no estar traducido a nuestro idioma. Eso sí, los amantes del género tienen una opción perfecta para dejarse llevar y lanzarse a la aventura.
6
Justo
Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 7 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.