Más información
Portada » Análisis » Análisis de Subnautica

Análisis de Subnautica

Valoración: 7.5
Subnautica

Tenía que pasar; tenía que llegar ese juego de supervivencia y crafteo que me hiciera mirar con otros ojos este, o estos géneros, y ese ha sido Subnautica, un título que ha llegado recientemente a Nintendo Switch con una versión más que digna y acompañado de su secuela, Subnautica: Below Zero, del que muy pronto también os traeremos el pertinente análisis.

La vida en el agua lejos de la Tierra

Subnautica empieza de manera abrupta, siendo nosotros los protagonistas de un accidente y encontrándonos, en principio sin saber muy bien cómo, en un módulo de salvamento en mitad de un océano extraterrestre, con la nave estelar en la que viajábamos al fondo aún humeante por el amerizaje forzoso. Y apáñatelas.

Comienza así una aventura donde a veces echaremos de menos alguna pequeña guía o tutorial, por lo menos al inicio, pero que por otra parte carecer de ellos casa con la vertiente survival de la que hace gala el juego, aunque al estar rodeados de tanta belleza submarina a nuestro cerebro le cueste asimilarlo. Porque sí, Subnautica tarda en arrancar, varias horas, pero cuando lo hace es para atraparte irremediablemente, porque debajo de todo ese recolectar y desarrollar hay además una historia que se va deshilvanando poco a poco hasta llegar a su punto álgido cerca del final. Pero, eso sí, para llegar a ello hemos tenido que aprender despacio y a base de ensayo y error, dándonos ganas en ocasiones de desistir por lo lento de su comienzo. Como consejo: al principio cread taquillas externas y estad atentos al agua, lo demás irá llegando poco a poco.

Y es que en Subnautica las guías se dan con migajas, o con mensajes de radio, aparato que también tenemos que reparar. Ese es el quid de todo, tener claro qué tenemos que hacer e ir con ese objetivo en mente, aunque tampoco está de más dejarnos atrapar de vez en cuando por la notable sensación de descubrimiento y peligro que da el adentrarnos mar adentro o colarnos en una cueva oscura de la que no se ve el fin. Quizás es algo que se pierde en parte al avanzar porque habremos construido una auténtica ciudad submarina y no tendremos que preocuparnos de cosas como el agua, la comida o el oxígeno (al principio sí y mucho), pero que por otra parte llega justo cuando empezábamos a cansarnos de sobrevivir.

Es todo un logro cómo el estudio ha medido los tempos para que el jugador no abandone el juego por frustración o aburrimiento y siempre nos presenta algo nuevo en el momento justo en el que lo necesitábamos, algo sin lo que ya no sabremos vivir y nos preguntaremos cómo lo estábamos haciendo hasta ahora. Comodidades en forma de vehículos propulsados, trajes antirradiación, paneles que transformen en energía usable esta misma amenaza radioactiva… todo un mundo de mejoras para nuestro protagonista y para nosotros como jugadores que aparecerán cuando debían hacerlo; ni antes ni después.

Lecho marino portátil

Y si Subnautica sorprende en lo jugable, al menos para quien no lo conociera, como servidor, también lo hace en el plano técnico, aunque hay evidentes recortes respecto a otras versiones, como en el texturizado o en determinados efectos de posprocesado. Nada demasiado llamativo y desde luego nada que os impida disfrutar del título, ya sea en el televisor o en modo portátil, donde se ve igual de bien, pero es algo que algunos tendrán en cuenta. 

El oleaje es relajante y realista, y bucear es toda una experiencia, aunque todo es demasiado colorido y por momentos no pareciera del todo que estamos debajo del agua. Por las noches (el atardecer es algo digno de ver, por cierto) nos creemos más que estamos buceando en un ambiente hostil, y hay áreas (la variedad es otro de sus puntos fuertes) que son realmente llamativas, así como varias de las imaginativas criaturas que pueblan este mundo. Sin embargo la sensación general no es la de zambullirnos en el líquido elemento, sino que más bien parece que flotamos en él. Falta… densidad, En este sentido, juegos como los Endless Ocean de Wii salen mucho mejor parados.

Asimismo, el control es algo que a veces deja que desear, teniendo que estar muy finos a la hora de, por ejemplo, apuntar a un pez para atraparlo con las manos o cuando queremos escanear algo en movimiento o incluso acuchillarlo. También tiene alguna decisión cuestionable, como que tengamos que llevar en nuestro inventario los materiales con los que crear algo; no basta que estén en la taquilla de al lado, no, tenemos que tenerlos en nuestro propio inventario sí o sí, el mismo mal que afecta a Animal Crossing: New Horizons.

Pese a esto, Subnautica es capaz de convencer incluso a quienes reniegan de estos géneros, aunque hay que pasar por su lento comienzo y aceptar que es más survival que otra cosa, con todo lo que ello conlleva. Si lo hacemos, viviremos una experiencia como pocas; esperemos que su secuela sepa estar a la altura. Pronto lo sabremos.

Resumen
Un survival de recolección y creación bajo el agua que además sabe enganchar a quienes no suelen hacerlo estos géneros. Sí, al principio es lento y un poco de ayuda para comenzar no habría venido mal, pero el esfuerzo merece luego la pena. Su control podría ser mejor.
7.5
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios
Suscribir
Notificar de
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x