Portada » Destacados » Impresiones finales de Metroid Dread

Impresiones finales de Metroid Dread

Metroid Dread

Cuando Nintendo anunció Metroid Dread en el pasado E3 de este año muchos nos llevamos una más que agradable sorpresa ya que suponía la vuelta a las 2D de la franquicia desde Metroid: Samus Returns, que no dejaba de ser un remake de Metroid II: Return of Samus, aunque desarrollado con muchísimo acierto por el equipo español MercurySteam que además se ganó la confianza de Nintendo y repite para la ocasión. 

¿Es Metroid Dread un digno sucesor de Metroid Fusion, pues ahí es donde dejamos a la buena de Samus Aran cronológicamente en la saga principal? Tranquilos, la respuesta es sí, y en este avance os daremos las primeras pinceladas de lo que, de momento, nos ha parecido el título.

Los retornos

Lo primero que llama la atención de Metroid Dread es cuánto se parece a Metroid: Samus Returns, pero lo decimos desde el lado positivo. Hay muchas cosas que han vuelto y en especial cabe mencionar dos de ellas: el parry y el apuntado 360°, aunque ambas han sufrido mejoras, como todo en el juego. Ahora el parry o contraataque es más efectivo en carrera y también podemos apuntar en cualquier dirección mientras nos movemos; pequeños detalles que hacen que todo el juego tenga desde el primer momento una mayor fluidez pero sin perder de vista las raíces de la saga.

Aquí entran también a colación los movimientos de Samus, que, una vez más, sufre de amnesia de habilidades, aunque esta vez el orden en el que recuperemos éstas diferirá a lo visto en anteriores entregas, incluida la saga Prime. Por poner un ejemplo, la morfosfera no la recibiremos hasta bien entrada la aventura, aunque sí es verdad que el rayo cargado será la primera gran mejora que obtendremos. Y por supuesto hay novedades en este apartado, como el deslizamiento que ya hemos podido ver en algunos vídeos y que será primordial a la hora de escapar de los temidos E.M.M.I., unos robots creados con el metal más duro conocido que nos pondrán las cosas difíciles a cada rato y de los que no quedará otro remedio que no sea huir, al menos en un primer momento. Esto hará que el backtracking, aquello de desandar el camino para meternos por huecos o puertas antes inaccesibles, varíe ligeramente, a lo que ayudará que las zonas estén más interconectadas que nunca. Lo que hagamos en una de las salas tendrá repercusión mucho más allá de esa sala o de la siguiente, recordando a lo visto en juegos recientes como Ori o su secuela, maestros en este sentido.

Volviendo a los E.M.M.I., los habrá de varios colores y también habilidades, pues algunos se colarán por espacios pequeños o treparán por paredes y techos, etcétera. Los encontronazos con ellos son tensos, cambiando tanto la música como la ambientación, pasando la zona en la que nos encontremos a tener una suerte de filtro grisáceo y granulado que le sienta de maravilla. Son letales, tenedlo en cuenta, así que lo primero será huir, al menos hasta encontrar cierto beam (de uso muy limitado) que además dará al juego una nueva perspectiva, literalmente. Por supuesto habrá más enemigos y la gran mayoría de ellos son totalmente nuevos en la saga. En el rato que hemos podido jugar ya hemos dado con un par de jefes que nos han puesto las cosas chungas, de esos que hay que aprenderse el patrón de ataques para no acabar con el tanque de vida a cero. MercurySteam se ha cuidado aquí muy mucho de dotar a estos enfrentamientos de unas secuencias de vídeo tan cuidadas como espectaculares; el hardware lo permite.

Porque es verdad que Metroid Dread se ve muy bien, y más en una Nintendo Switch OLED como lo hemos podido jugar ya nosotros, desenvolviéndose el juego a las mil maravillas incluso en modo portátil. Puede que algunas texturas sean un tanto más pobres o planas de lo que nos hubiera gustado, pero el color general, el diseño y los escenarios plagados de vida (criaturas que pululan por el fondo, ríos de lava, etcétera) consiguen crear una atmósfera muy marca de la casa. El sonido, como no podía ser de otra forma, no le va a la zaga al apartado visual, y ya durante los primeros compases podréis escuchar melodías tanto antiguas como nuevas pero siempre con ese toque ambiental que tan bien le sienta. Y recordad que el juego está enteramente doblado al castellano.

Metroid Dread, al menos por ahora, nos está pareciendo una de las mejores aventuras de Samus en 2D, muy bien adaptada a los tiempos modernos gracias a contar con más botones lo que a su vez aumenta las posibilidades de acción. Si venís de Metroid: Samus Returns, dominar el juego será sencillo, pero si venís de nuevas aquí tendréis un pequeño escollo, aunque no tardaréis en cogerle el truco y bloquear, contraatacar, saltar, rodar, misilear, balancearos o escurriros (y más) con total soltura. Porque esa es la sensación que deja de primeras este juego, de absoluta fluidez, todo ello aderezado además con los elementos que siempre han hecho grande a esta saga y que podréis probar por vosotros mismos a partir del 8 de octubre cuando se ponga a la venta.

Pronto veremos y os contaremos todo lo que puede dar de sí este regreso a las 2D.

Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha Gustado?

6 0
Comentarios
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x