Apps en móviles: Iwata tenía razón

Es un hecho que Pokémon GO está siendo un éxito. No ha llegado completo de inicio y la polémica lo […]

Es un hecho que Pokémon GO está siendo un éxito. No ha llegado completo de inicio y la polémica lo rodea, pero no cabe duda de que el fenómeno que ha causado ha sido enorme, incluso más del esperado. Pero no es de Pokémon GO de lo que vamos a hablar en esta ocasión, sino del movimiento de Nintendo en el terreno móvil. Muchos llevaban años pidiendo la entrada de los nipones en esta plataforma, otros deseaban que bajo ningún concepto entrasen, pero al final el momento llegó. Puede que no haya sido lo que todo el mundo esperaba, pero no se ha ido a ciegas y eso se nota.

La gran N estuvo durante mucho tiempo vigilando el terreno móvil, hasta que llegaron por fin a su acuerdo con DeNA y de ahí nacerán los próximos Fire Emblem y Animal Crossing. Miitomo ya está para la descarga de todo el mundo y, pese a que ya ha perdido la mayor parte de su fuelle, si que es cierto que tuvo unos números brillantes de lanzamiento y cumplió su objetivo, socializar a la personas, vincular cuentas MyNintendo y conocer opiniones de la gente (además de la monetización directa).

El experimento Pokémon GO de Niantic es el boom actual de Nintendo en móviles. Alianzas con McDonald’s, millones de jugadores enganchados y un sinfín de anécdotas han hecho que el valor de las acciones de Nintendo haya subido como la espuma, a su mejor nivel. Pero no es lo único que ha subido, y es que por ejemplo en Reino Unido se ha observado que Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa, los juegos de 2014 que tuvieron relanzamiento con nueva edición en 2015, han sufrido un incremento de ventas de más del 140%, situándose en el TOP 40 de la lista de videojuegos.

Es en estos momentos cuando se nos vienen a la mente las palabras de Iwata, en las que veía un valor en las aplicaciones de móviles para potenciar las IP de Nintendo. Con esto se refería a mejorar imagen, extenderla y, sobre todo, perseguir un incremento de las ventas de los videojuegos de consola a través de un ecosistema creado. Todavía no ha llegado el momento en el que apps y juegos interactúen entre sí, pero no cabe duda de que una vez más el difunto Satoru tenía razón.

Y su acierto no es sólo haber vaticinado que las aplicaciones iban a ayudar a potenciar las ventas de sus títulos, sino a elegir el momento y el ritmo adecuado. Por ahora hay que esperar a ver cómo funcionan los futuros lanzamientos en el terreno móvil, pero en este instante no sólo se puede decir que las aplicaciones estén funcionando bien, sino que han movido el interés al terreno principal de Nintendo. Miitomo hizo que Tomodachi Life cogiera valor y fuera conocido por más gente.

Pokémon GO no ha hecho que gente conozca Pokémon porque ya todo el mundo sabe lo que es, pero sí que ha servido para recuperar a jugadores antiguos en la saga principal o incluso introducir a nuevos jugadores. La elección de la primera generación para empezar en la aplicación no ha sido al azar, han ido en búsqueda de aquel que lleva años alejado de Pokémon pero en su día disfrutó con él. Nintendo es consciente de esto y por ello la eShop ahora tiene varias secciones dedicadas a los juegos de Pokémon disponibles para descarga e incluso hay un pequeño descuento en los clásicos de la consola virtual. Y ya de paso, también aprovechar el tirón para ir haciendo anuncios de Sol y Luna cada pocos días.

Todo está medido. Desde el lanzamiento progresivo, la pulsera GO Plus (con una gran cantidad de reservas) hasta cómo promocionar el resto de juegos e incluso introduciendo en la consola virtual títulos que todavía no estaban disponibles en ella. Era imposible prever los números de descargas y todo lo que iba a conllevar Pokémon GO, pero la intención de potenciar a las consolas estaba ahí.

¿Y si eres un jugador que pasa de todo lo de móvil? ¿Qué beneficio tiene para ti este éxito? Obviamente ya tienes los títulos de consola, pero ahora no sólo podrás tener más gente con la que jugar, sino que seguramente este beneficio sea positivo para asegurarte de ver a tus sagas favoritas en consolas Nintendo por más tiempo, sobre todo por si los números de Wii U te habían hecho tener miedo al posible futuro de la compañía.