Portada » Artículos » 35 años con Super Mario - Gaizka Iruretagoyena

35 años con Super Mario - Gaizka Iruretagoyena

Super Mario Bros 35 Everdred

Super Mario cumple 35 años. No el personaje como tal, ya que el videojuego Donkey Kong salió algunos años antes, donde Mario, ahí conocido como Jumpman, debutó en el mundillo. El aniversario es de Super Mario Bros, el primer título de la serie Super Mario, donde se consolidó el personaje, ese, el plataformero 2D, ese cumple 35 años. Desde el blog queremos rendirle un breve, pero emotivo, homenaje a tal efeméride de tan adorado fontanero. Voy a repasar, a golpe de nostalgia, lo que significa para mi este aniversario y la saga Super Mario en su conjunto.

Este artículo lo escribió Gaizka Iruretagoyena, Everdred, en su Blog personal por el 35 aniversario del fontanero. Lo compartimos en Revogamers porque consideramos que puede gustar a los lectores y crear un debate interesante además de avivar bonitos y nostálgicos recuerdos.


Cómo llegó a mi vida

Hay gente aficionada a los videojuegos que no se casa con ninguna mascota o personaje. Sin embargo, los nacidos en los 80 o principios de los 90 sí que lo hacemos. Ya sea Mario, Sonic o Donkey Kong, por mencionar algunos. Por aquel entonces las compañías buscaban su imagen, su marca y nada mejor que crear un personaje original no sólo para consolidarse y hacerse conocidos en el mundillo, sino también para destacar sobre la competencia. Es de sobra conocida la guerra entre Sega y Nintendo, entre Sonic y Mario. Para servidor la elección fue obvia, fontanero.

Fueron varios los motivos que me hicieron decantarme por el fontanero. No sabría decir el motivo de mayor fuerza. Siempre culpo a mi primo, 8 años mayor que yo, de introducirme en el mundillo de los videojuegos. Sí, realmente tuvo mucha culpa, ahora es un hombre hecho y derecho con trabajo y familia y ya no juega a los videojuegos. Sí, hay gente que desea tener un futuro próspero y luego estamos nosotros, que 35 años después seguimos jugando a los mismos juegos y caemos una y otra vez. En fin, dejemos las bromas. Mi primo tuvo una Super Nintendo, varios años antes que yo la mía, por motivos obvios. Tuvo varios juegos y me flipaba verle jugar, especialmente con cierto personaje regordete que volaba con una capa, sí, en efecto, estoy hablando de Super Mario World.

Podría considerarlo el primer caso de obsesión por un juego y de divertirme simplemente viendo jugar. Afortunadamente poco tiempo después tuve mi consola y mi juego. Recuerdo la típica excusa que ponían mis señores padres cuando me daban una caja grande como regalo de cumpleaños o navidad. Obviamente venía envuelta y yo no sabía lo que había en su interior, pero siempre decían «Es una enciclopedia», lo cual, por sus dimensiones, podía encajar. Soberano bajón el mío tras la frase y enorme alegría una vez abierto. Era, en efecto, mi Super Nintendo. Años después conocí toda la historia tras este regalo de mis padres, que lo habían comprado seminuevo y que era la edición Pal Francesa, mirad, me da exactamente igual, es mi Super Nintendo y mi Super Mario World, son mi comienzo en el mundo de los videojuegos, son mi comienzo con Super Mario y mi comienzo con la propia Nintendo.

Super Mario World fue un estupendo juego para iniciarme con el fontanero. No me inicié con el más sencillo, con Super Mario Bros, sino con uno con mucha mas exploración y un movimiento de scroll tanto horizontal como vertical más fluido y veloz. Un juego que me apasionó y que era largo, muy largo. Me costó mucho sacarle el 100%, es decir, las 96 salidas.

Tengo unas anécdotas realmente curiosas y divertidas con este juego que marcó tanto mi vida. En la peluquería que servidor frecuentaba siempre te ofrecían una revista para poder entretenerte mientras te cortaban el pelo. En una de las visitas tenían la Hobby Consolas. Justamente en ese número venía un truco de Super Mario World, una salida que no tenía desbloqueada en mi juego y, de hecho, la que me quedaba por conseguir. Una vez cortado el pelo volví a todo correr a mi casa para desbloquear por fin la última salida que me quedaba y con ello el 100% del juego.

Tiempo después, en el día de puertas abiertas de mi colegio de primaria uno de los padres de uno de los alumnos solía llevar una consola Super Nintendo para jugar. Cuando te llegaba tu turno podías elegir juego y en mi caso elegí Super Mario World. Cuando vi que no tenían el 100% en la partida busqué alguna que le faltase y, en efecto, no tenían la que yo había descubierto meses atrás con aquella Hobby Consolas en aquella peluquería. Obviamente el dueño de la consola alucinó y yo salí cual héroe, cual Robin Hood, cual salvador. Sí, mucho ego, pero ‘que me quiten lo bailao’.

Fue un momento en el que Super Mario y en especial la marca Nintendo pegó muy fuerte en nuestro país. Por aquellos años nos llegó la infame película de imagen real… (no por dios, ya la había borrado de mi mente… argh). En fin, lo dicho, que pegó realmente fuerte en España, había mucho merchandising y nos colaban al rechoncho de ropas rojas hasta en la sopa. De hecho, por aquella época mis padres me hicieron un disfraz de Super Mario para carnavales y me reconocían hasta en el rincón más escondido de nuestro territorio. Ni se os ocurra pedir esas fotos, ni por todo el oro del mundo las muestro.

Obviamente durante la época de Super Nintendo también tuve y jugué a más juegos de Super Mario, como por ejemplo, el sublime Donkey Kong (aka Donkey Kong 94) para Game Boy donde el fontanero ya comenzaba a hacer sus piruetas, la saga Super Mario Land con su genial segunda entrega y los inicios de la saga Mario Kart con Super Mario Kart. Juegos que me volaron la cabeza y les metí muchísimas horas. Con Super Mario All Stars pude conocer, a posteriori, los tres títulos (o cuatro) del fontanero para la NES y me gustaron bastante la verdad. Yoshi´s Island también fue una auténtica locura, usando el Chip Super FX 2. Para servidor fue un bajón importante, porque me esperaba un título con Mario de protagonista, una evolución de Super Mario World para entendernos, y no fue nada de eso. En fin, dejemos los 16 bits, que ya va siendo hora.

La revolución de los 64 Bits

Los que estéis en la treintena probablemente recordéis los VHS promocionales que se entregaban con algunas revistas durante los 90. Servidor recuerda con especial cariño el conocido como Informe 64. Ese jodido vídeo, donde se decía alguna que otra mentirijilla, fue un auténtico vendeconsolas. Debí verlo decenas y decenas de veces. Incluso hoy día lo sigo viendo de vez en cuando, me se todos los diálogos de memoria, me flipa. Una forma magistral de vender la Ultra 64 en España. Obviamente no la tuve de salida, porque costaba un riñón, pero poco después del lanzamiento del VHS anteriormente mencionado crearon un pack de la consola con Super Mario 64 por 19.900 pesetas. Tuve que esperar a navidades o mi cumpleaños, no recuerdo bien la fecha, pero lo mismo da, si entre una cosa y otra simplemente hay 3 semanas… sí, soy de enero. La probé incontables veces en El Corte Inglés, incluso en casa de un vecino que la tuvo unos meses antes que yo, pero, cuando tuve al fontanero en tres dimensiones al fin, me voló completamente la cabeza.

Una auténtica locura, juego del año en el ECTS, a saber lo que era eso por aquel entonces, pero lo importante era lo que se sentía a sus mandos. Poder moverse por un entorno tridimensional con total libertad, una locura. Este título causó en mi un pacto, un pacto con Super Mario, un pacto con la propia Nintendo. Las consolas de la competencia tenían títulos interesantes, pero no me llamaban nada la atención, ninguno era como Super Mario 64. Este fue el título que hizo click en mí, que me hizo ser fanático de la compañía de logo rojo sobre blanco, ahora blanco sobre rojo. No veía en ninguna plataforma de la competencia nada similar. Un plataformas 3D pulido, libre, colorido y preciso (ja!).

Recuerdo con especial cariño el momento en el que conseguí la última estrella, la 120, justamente fueron las 100 monedas en la fase del Reloj. Corrí a toda velocidad a comunicárselo a mi primo (era vecino mío). Lo marqué como una gran hazaña en mi memoria. Me había impreso incontables páginas de la web de Nintendo España del año 1997, con la localización y modo de obtención de todas las estrellas de este juego, algunas de las páginas todavía las mantengo impresas y tal vez os las muestre en el futuro.

Jugado hoy día, en el recopilatorio reciente Super Mario 3D All Stars, se nota que ha envejecido mal, como todo juego poligonal de los años 90. Se sigue pudiendo jugar más o menos bien, siempre y cuando la cámara no se proponga como objetivo matarte.

Después de esta magna obra vinieron los no menos memorables Mario Kart 64 y el comienzo de las sagas Paper Mario y Mario Party, entre otros. Aunque todos eran de enorme calidad, se notaba que Nintendo estaba empezando a explotar a su mascota (aunque eso ya venía de tiempo atrás). Siendo sincero, mi género favorito ha sido siempre el plataformero. No puedo negar que compro muchos más juegos de Mario, pero a pesar de su gran calidad los de plataformas siempre están un paso por encima, tanto en calidad como en diversión y si a eso le añades que es mi género favorito, pues eso, blanco y en botella, un Poe del Zelda.

Los intentos de renovar la fórmula

A partir de Nintendo 64 me alejé un poco del fontanero. El motivo fue evidente, el fracaso de GameCube y la decepción de Super Mario Sunshine. Sin embargo, hubo otro motivo de considerable importancia y fue mi afición por las consolas portátiles. GameBoy Advance pegó muy fuerte en un servidor. Y eso que la consola tuvo demasiados refritos y como un idiota caía en todos. A destacar todos los de Super Mario, que sacaron un juego por cada juego suyo de NES y Super Nintendo, casi ná, y lloramos ahora por un recopilatorio de 3 juegos.

Como he dicho antes, Super Mario Sunshine me decepcionó mucho. Es cierto que fuimos muy crueles con él ya que, en el fondo, es muy buen juego, pero, siendo sinceros, es muy poco Super Mario. Servidor deseaba con toda su alma una secuela de Super Mario 64, algo muy similar manteniendo esa estupenda fórmula. Eso no fue lo que nos llegó, de hecho tampoco en las siguientes iteraciones de la saga, eso nos llegó más de 20 años después, pero a eso ya llegaremos.

En GameCube también hubieron nuevas entregas de varias sagas Spin Off de Super Mario como Mario Tennis, Mario Golf o Mario Party y además algunas nuevas como Mario Strikers. Unos títulos que no estuvieron del todo mal, pero nada que ver con la saga principal y que a servidor no llenaron nada de nada.

Años después Nintendo decidió volver a modificar la fórmula. Más escenarios por fase pero más pequeños y jugar con la gravedad, hablo de Super Mario Galaxy. Algo que no me entró nada por los ojos. Nada de nada. Es cierto que el descontento con la anterior iteración de la saga fue mayúsculo, pero aun así era Mario, servidor tenía que poner buena cara. Efectivamente no cayó de salida, le cogí mucha manía, no me gustaba nada lo que estaba viendo en las revistas y los vídeos. Incluso ver a tanta gente adorándolo no me hizo caer, no lo compré.

Cuando salió la segunda entrega puse todo de mi parte para reencontrarme con mi fontanero favorito y si que cayó y me gustó. No me apasionó ni mucho menos, porque seguía sin ser la tan deseada secuela espiritual de Super Mario 64. Servidor es fan de los escenarios grandes y con mucha exploración y Super Mario Galaxy 2 no era nada de eso, sino todo lo contrario. Aun así lo disfrute, pero, lo dicho, la saga Super Mario seguía sin enamorarme locamente desde Nintendo 64. Años más tarde jugué a la primera entrega y me gustó, pero seguía sin ser lo que servidor buscaba.

En Nintendo 3DS decidieron darle otra vuelta de tuerca a la saga Super Mario. Un regreso a las clásicas 2D pero añadiéndole profundidad, sin llegar a ser un 3D al uso. Lo que extra oficialmente conocemos como 2.5, dos dimensiones y media. Personalmente Super Mario 3D Land me entusiasmó tras verlo por primera vez. Después de probarlo lo adoré locamente. Mantenía todo el espíritu de los juegos de Super Mario clásicos con varios de los añadidos de sus títulos en 3D, una mezcla perfecta.

Años más tarde con la llegada de Wii U, Nintendo decidió continuar con el estilo 2.5 y lanzaron Super Mario 3D World. Un juego continuísta con la anterior iteración, pero que añadía poderes y mecánicas nuevas. A mi juicio, el título, pese a ser más ambicioso, era menos Super Mario. Era demasiado fantasioso con muchos inventos y vueltas de tuerca. Un muy buen juego no obstante, pese a que no me llenó.

Lo clásico es sinónimo de éxito

Quizás por la decepción generalizada con Super Mario Sunshine o tal vez por el hecho de haber vivido de refritos durante toda la generación de GameBoy Advance, en cuanto a juegos de Super Mario se refiere, Nintendo decidió tirar de nostalgia con Nintendo DS. De nostalgia y muy fuerte además. Decidieron volver al 2D y en su formato más clásico, el de Super Mario Bros, hablo, como no podía ser de otra manera, de New Super Mario Bros. Un título que no me entró por los ojos, ya que mi entrega favorita es Super Mario World y este título lo veía más lineal, muy en la línea de Super Mario Bros, lineal y de poca exploración. En efecto, así lo era, pero no por ello era malo, ni mucho menos, al final me gustó bastante y era realmente divertido.

Hubieron varios títulos más en esta línea. New Super Mario Bros Wii y New Super Mario Bros 2 vendieron bien y tuvieron relativo éxito, pero bajo mi punto de vista son bastante olvidables. El primero por su horrible diseño de niveles y el segundo por ser demasiado continuista y apenas añadía un par de mecánicas nuevas realmente pobres, además de que el diseño de niveles era bastante flojo.

Hubo un cuarto título de esta serie que regresaba al estilo clásico, uno realmente genial y que perfeccionó la fórmula. New Super Mario Bros U salió al mercado para la poco exitosa Wii U y tal vez por eso mismo haya sido el menos conocido de todos, afortunadamente ahora también está en Nintendo Switch. Como he dicho antes, este título era la perfección de la fórmula, un título fantástico, que me enganchó al nivel de los juegos de NES o Super Nintendo. Un juego con mucha exploración y salidas secretas y bastante desafiante. Un golpe de nostalgia y además muy bien adaptado a los tiempos modernos.

El formato en tres dimensiones también tendría su regreso a lo clásico, al estilo de Nintendo 64. Super Mario Odyssey es sin duda un heredero espiritual de Super Mario 64. Un juego de plataformas 3D con escenarios enormes y mucho plataformeo al estilo más tradicional. Hereda mejoras introducidas en otros juegos como, por ejemplo, las transformaciones de Super Mario Galaxy, pero aquí con una vuelta de tuerca bastante más interesante.

Solo tengo buenas palabras para este pedazo de juego. Para mí es la perfección de la fórmula en 3D. Un juego prácticamente perfecto, una delicia jugable, visual y sonora. Verlo en las presentaciones Nintendo Direct me enamoraba completamente, pero jugarlo ya me voló lo cabeza.

Super Mario Odyssey ha sido la última entrega de las sagas principales de Super Mario. De momento no sabemos cual es el futuro que le espera al fontanero, pero seguro que es realmente brillante tal y como nos tiene acostumbrados este fontanero.

Se han presentado varias cosas por su 35 Aniversario y prácticamente todas son refritos y recopilatorios de títulos clásicos, nada original. Es ciertamente triste que un aniversario no tenga su título estrella, una entrega completamente original que nos sorprenda a todos. Una lástima, una oportunidad perdida.


Personalmente y para concluir quiero decir que este repaso a la historia ha conseguido tocar mi corazoncito. Recordar ciertos momentos me ha dibujado una sonrisa de oreja a oreja, ciertos momentos que, evidentemente, este regordete fontanero vestido de rojo me hizo vivir. Por mi parte nada más.

¡Feliz 35 Aniversario Super Mario!

¿Qué significa la saga Super Mario para vosotros?

#SuperMario35

PD: Posiblemente en semejante repaso me haya dejado algún juego en el tintero. Esto se ha escrito sin guion alguno por tanto los olvidos están a la orden del día. He tratado de tocar todos los títulos de las series principales, tanto 2D como 3D y las recientes 2,5D. He tocado todo lo que me he acordado y con especial detalle los que más me han marcado como jugador y fanático del fontanero de Nintendo.

PD2: No me he olvidado de Super Mario Maker, es que lo he retirado de mi memoria. No existe, nunca existió. Nunca me he sentido más estafado con un videojuego, lo considero el antijuego. No existe, nunca existió.

The ending isn't any more important than any of the moments leading to it. Nintendero y Superconsolero.

¿Te ha Gustado?

3 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.