Seguir
Portada » Análisis » Análisis de The Caligula Effect: Overdose

Análisis de The Caligula Effect: Overdose

Con la inminente desaparición de la ya casi extinta PS Vita, Nintendo Switch va en camino de convertirse en la plataforma ideal para los llamados juegos nicho. Títulos modestos, muy dirigidos a un público en concreto como puede ser el juego de rol japonés. Sin ir más lejos, The Caligula Effect: Overdose es un JRPG nacido en PS Vita que llega en una versión mejorada y ampliada del original, para diversas plataformas entre las que se incluye Nintendo Switch. Un juego por el que se nota han pasado los años, pero que atesora grandes ideas y multitud de novedades jugables.

Escapando de la realidad

The Caligula Effect: Overdose plantea una historia ambientada en una época reciente, donde las ídolos virtuales y su música son tremendamente populares. Estas entidades son capaces no sólo de entretener a las masas, sino también de manipularlas y jugar con sus mentes a su antojo. Así es como una de ellas, µ, ofrece una vía de escape a nuestros traumas, creando un mundo virtual conocido como Mobius. Donde todo el mundo es feliz y disfruta de un vida escolar perpetua sin complicaciones, ignorantes de lo que ocurre en el mundo real.

Nuestro protagonista, hombre o mujer, es invitado a unirse a este mundo, y tras ser despojado de todo lo que era, se encuentra así mismo en una asamblea que da inicio al nuevo año escolar. Tras una genial secuencia de anime, empezamos a darnos cuenta de que algo no encaja en ese mundo y las caras distorsionadas de nuestros compañeros estudiantes hacen que huyamos despavoridos.

Inmediatamente después conocemos a Shogo, presidente del Go-Home Club, un grupo de personas consciente de que lo que viven no es real y que buscan desesperadamente la forma de volver a casa. En contraposición a este club, existen los denominados Ostinato Musicians, el grupo que aún sabiendo que todo eso no es más que una fantasía, prefieren apoyar a µ para perpetuar la mentira y evadirse de la realidad.

Ahora que ya estamos más o menos en contexto, podemos afirmar que se trata de una historia que ahonda en la naturaleza humana. Ofrece una premisa muy interesante, que nos invita a descubrir los motivos de todos y cada uno de los personajes para estar allí. Personajes que no son inherentemente buenos o malos, sino que todo depende del prisma con el que se mire, y eso queda reflejado en los múltiples finales con los que cuenta el juego dependiendo de nuestras acciones. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el juego está íntegramente en inglés y la forma que tiene de contar la historia es bastante tosca.

The Caligula Effect: Overdose

Bienvenido al mundo virtual de Mobius

El mundo de The Caligula Effect: Overdose es enorme y está poblado por una cantidad ingente de NPCs (non payable characters) con los que interactuar. Sobre esto, cualquiera pensaría que es algo bueno, pero nos encontramos con el clásico caso del que mucho abarca poco aprieta.

En primer lugar, hay diversos escenarios que cuentan con diferentes localizaciones como pueden ser un instituto o un centro comercial. Ahora bien, dentro de una misma localización, los escasos elementos del escenario se reutilizan hasta la saciedad, haciendo que todos y cada uno de los pasillos parezcan iguales. Si a esto le añadimos un diseño de niveles al estilo dungeon crawler bastante arbitrario, resulta realmente difícil orientarse. Por lo que en la práctica, iremos de un lado a otro siempre mirando el mapa mientras nos dirigimos al punto que marca nuestro siguiente destino.

En segundo lugar, existen entorno a 500 personajes con los que podemos interactuar, en una suerte de colosal entramado social que relaciona entre sí todos y cada uno de ellos en el llamado Casuality Link. Suena increíble, ¿No? Pues nada más lejos de la realidad, todo lo que estos personajes irrelevantes tienen para ofrecernos, no es más que una serie de frases genéricas que difícilmente pueden considerarse un diálogo. El único motivo para hablar con ellos es descubrir su trauma, resolverlo, y obtener una recompensa que nos ayudará en nuestra aventura.

Para reforzar esta parte del juego, existe otro apartado llamado Wire, donde mediante una interfaz que emula un smartphone, podemos hablar con todos nuestros amigos. Al final, lo único reseñable de esto, es que podemos preguntarles donde están para encontrarlos fácilmente.

The Caligula Effect: Overdose

Luchando por tus convicciones

Si hay algo que destaque para bien, eso sería el sistema de combate. En The Caligula Effect: Overdose se combate en zonas cerradas dentro del propio escenario en el que estemos, en un sistema que mezcla turnos y estrategia. Si un enemigo se cruza con este área mientras estamos luchando, se unirá al combate. Estos enemigos no son ni mas ni menos que otros estudiantes que han perdido la cabeza hasta el punto de convertirse en digiheads, fanáticos de µ y sus canciones que harán todo lo posible para que su mundo virtual no se desmorone. Aquí es donde se echa en falta un poco de variedad, ya que todos lo enfrentamientos (salvo los que involucran a los Ostinato Musician) son muy similares al no haber apenas variaciones en lo que a digiheads se refiere.

Entrando más a fondo en las mecánicas del combate, podemos llevar hasta cuatro personajes a la vez. Tres de ellos los escogemos de entre los miembros del Go-Home Club mientras que el cuarto puede ser cualquier NPC de todo el Casuality Link, con ciertas restricciones como un repertorio de habilidades reducido. Lo más interesante del combate, es que podemos encadenar hasta tres acciones con cada personaje, previsualizar que es lo que va a ocurrir en función de lo que haga el enemigo, y ajustar el tiempo en el que se va a activar cada habilidad. Todo ello antes de que se lleve cabo, en una funcionalidad que han llamado Imaginary Chain.

Esto nos permite un control absoluto para encadenar ataques y aprovechar las diferentes ventajas de cada habilidad, como contraataques, lanzamientos, derribos, cambiar nuestra posición o activar un escudo de emergencia, por citar algunos ejemplos de la gran variedad de habilidades disponibles. Sin embargo, esta predicción del futuro puede no ser tal si al final fallamos algún ataque de la cadena.

The Caligula Effect: Overdose

Un juego de otra generación

En lo que respecta a su apartado gráfico, The Caligula Effect: Overdose se ve y se siente algo anticuado para un juego cuyo lanzamiento original fue apenas tres años atrás. Cosas como la completa ausencia de animaciones faciales, una baja resolución incluso en modo televisión que da a los personajes una apariencia borrosa, la reducida calidad de algunas texturas o el diseño arbitrario de los escenarios que comentábamos antes, no pueden más que decepcionarnos en gran medida. No obstante, el diseño de los personajes y sus ilustraciones son realmente buenos.

En cuanto a la banda sonora, los efectos de sonido son algo escasos. Pero la música sí destaca positivamente con un estilo que cabría esperar de un juego con esta temática. Algo interesante de la misma, es que siempre escucharemos dos variantes en cada escenario. Partimos de una versión instrumental mientras exploramos, que se complementa con una interpretación vocal al entrar en combate, para después volver a la acústica de nuevo. Un inteligente toque para enmascarar un poco el hecho de que las melodías puedan llegar a resultar levemente repetitivas.

The Caligula Effect: Overdose

Veredicto de The Caligula Effect: Overdose

The Caligula Effect: Overdose es un juego demasiado ambicioso que no acaba de desarrollar por completo ninguno de sus apartados. No está a la altura de que lo que técnicamente se puede esperar de un juego de esta generación y su elevado precio de salida no parece muy acorde con lo que nos ofrece.

Dicho esto, al final lo más importante es si un juego es capaz de entretenernos, y como amante de los juegos de rol japonés, puedo afirmar que este título lo logra pese a sus muchos defectos. Su historia evoca a algo parecido a lo que podríamos encontrar en la saga Persona, no en vano su guionista participó en los orígenes de dicha saga, lo que es genial. Además, el combate es lo bastante único y en cierta medida desafiante como para aportarnos algo diferente a lo que estamos acostumbrados.

The Caligula Effect: Overdose

Resumen
The Caligula Effect: Overdose es un JRPG correcto algo alejado de los estándares de la generación actual en cuanto a medios técnicos se refiere. Sin embargo, su fortaleza reside en una intrigante historia que merece la pena descubrir mientras disfrutamos de unos buenos combates estratégicos. Es por ello que cualquier usuario afín al género encontrará bastantes horas de entretenimiento.
6.5
Justo

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Cristian Martinez hace 7 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.