Arms - Primeras Impresiones

Doble ración de Arms: además del Direct, hemos podido probar el juego de primera mano para hacernos una idea de su potencial.

Ya han pasado unos cuantos meses desde que Nintendo anunciase Arms en la presentación de Nintendo Switch en enero. La nueva IP nace como una aproximación fresca y original al género de lucha, igual que Splatoon lo fue para el de los shooters. Hemos tenido la oportunidad de probarlo unas horas antes del Direct, que ha reafirmado nuestras sensaciones: Arms funciona y podría estar entre nosotros durante mucho tiempo.

Arms Primeras Impresiones

Golpes con sentido

Desde el primer momento, se hace evidente que no estamos ante un juego de boxeo como el de Wii Sports, si no un título de lucha profundo y lleno de posibilidades. Nuestra colocación, agilidad y capacidad de prever los movimientos de nuestro contrincantes, priman sobre machacar botones y mover los mandos a lo loco.

Contrario a la mayoría de videojuegos del género, en Arms se lucha a distancia, disparando nuestros puños con gran precisión y dándoles efecto gracias a los Joy-Con. Aun así, tenemos la posibilidad de usar todos los controles disponibles para Switch, como un solo Joy-Con o el mando Pro, quizás la mejor opción para jugar.

Además de moler a nuestro rival a puños, también tenemos otras opciones para dejarlo K.O., como agarrarle con ambos brazos, usar bombas que aparecen en medio del escenario para quitarles vida o paralizarlos, y un ataque especial que nos permite lanzar una serie de ganchos poderosos que le harán mucho daño si logran conectar.

Otros objetos que pueden aparecer en los escenarios son pociones que nos rellenan la barra de vida o de ataque especial si entramos en su área de efecto… Y hablando de escenarios, habrá 10 en total, uno por cada luchador. Las arenas cuentan con sus propias características y elementos que podemos usar a nuestro favor, como unas plataformas flotantes a las que subirnos o unos coches que nos permiten saltar más alto.

Por supuesto, no todo es golpear. Podemos defenderos, esquivar y saltar para evitar los ataques del contrincante. Además, cada personaje tiene habilidades propias, con todo tipo de aplicaciones. Por ejemplo, Spring Man hará más daño cuando su vida caiga por debajo del 25 %, mientras que Hélix puede alargarse y encogerse. Si a esto le sumamos la capacidad de cambiar de puños cada ronda, tres por cada brazo, las posibilidades de personalización son considerables. Pronto descubriremos nuestros personajes y combinaciones favoritas, esenciales para probar todos los modos disponibles en Arms.

Arms Primeras Impresiones

Personalizando a nuestro luchador perfecto

Los tres personajes anunciados en el Direct se suman a los siete anteriores para cerrar el plantel. Nintendo ha tomado nota de la personalidad que exuda Splatoon, y ha querido imprimir a Arms de una estética atractiva, con 10 luchadores que cuentan con diseños muy llamativos, al igual que los escenarios. Aunque solo cuenten con tres tipos de puños de inicio, podemos desbloquear hasta 30 diferentes en total. Cada uno tiene sus propias características; no es lo mismo jugar con el parasol de Twintelle, que le permite defenderse de los ataques, que el dragón de Min-Min, que lanza un rayo de energía por su boca.

Aquí también entran en juego una serie de atributos que pueden poseer los brazos: fuego, hielo, viento, ceguera, aturdimiento y explosión. Experimentar con estos efectos será clave para entender cómo afectan al rival y usarlos a nuestro favor. Estos puños adicionales se pueden desbloquear a través de cajas, como en Overwatch. Iremos ganando monedas al jugar a cualquier modo de Arms, que luego podemos gastar en un minijuego de acertar objetivos, sencillo pero efectivo. Esto es solo el principio, ya que la cantidad de modos de juego en Arms es inmensa, profundizando en su vertiente de “party game”.

Así pues, contamos con tres modos que se alejan de los combates tradicionales: Baloncesto, Voleibol y Tiro al Blanco. En Baloncesto, nuestro objetivo es sumar más puntos que el rival (o llegar a diez antes que él), usando su cuerpo como pelota, una vuelta de tuerca muy graciosa. El Voleibol esconde menos sorpresas, ya que funciona igual que el deporte. Tenemos que mantener la pelota en el aire y enviarla al campo del rival, intentando que toque el suelo para conseguir puntos. El último modo, Tiro al Blanco, consiste en un duelo por ser el que derribe la mayor cantidad de dianas, pudiendo golpear a nuestro rival en el proceso.

Arms Primeras impresiones

Más modos: Multijugador, campaña, competitivo…

Arms tiene un modo arcade, el Gran Premio, donde nos enfrentamos a todos los luchadores del juego. Podemos jugarlo en cooperativo y cuenta con un poco de historia, aunque nada sorprendente. También está disponible 100 adversarios, donde tenemos que sobrevivir a una horda de NPCs hasta acabar con todos ellos, exactamente igual que en Super Smash Bros.

También contamos con modos tradicionales como 1 vs 1 y 2 vs 2, que puede ser por parejas o todos contra todos, una locura total. Podemos ajustar las opciones de estos combates, como el tiempo de duración, la generación de objetos, etc. El multijugador local también va más allá, con la posibilidad de conectar hasta 10 consolas para reunir a 20 jugadores en torneos frenéticos y la posibilidad de hacer combates por niveles, donde subiremos al ganar y bajaremos al perder.

Como comprenderéis, no pudimos probar el online, un elemento muy importante en Arms, ya que apostará por tener un fuerte componente competitivo.

Arms Primeras Impresiones

Un futuro prometedor

Arms promete cada vez más, y aunque no cuente en principio con un gran plantel de personajes, no nos extrañaría que aumentase en los próximos meses. Si funciona a nivel competitivo, podríamos encontrarnos ante la próxima franquicia de Nintendo. Por ahora, las sensaciones no pueden ser mejores, ya que a nivel local nos ha parecido un juego tan divertido como estratégico.

Arms saldrá a la venta el próximo 16 de junio. Sin embargo, tendremos la oportunidad de probarlo los días 26 y 27 de mayo, y 3 y 4 de junio, cuando tengan lugar los Global Test Punch.

Categorías: Nintendo Switch
Comentarios
  1. 2.
    Como digo arriba, es muy preciso, puedes dar mayor o menor efecto dependiendo de la inclinación del joy-con, esquivar y saltar también se siente fluido e intuitivo, lo único que me hubiese gustado mejorar es mayor sensación de peso a la hora de dar y encajar golpes
    3.
    Una bastante subjetiva: ¿da la sensación de ser un juego al que querer jugar durante horas o que puede cansar relativamente pronto?
    Me ha sorprendido un poco sugerir que la mejor opción es el mando Pro, cuando parece un juego hecho por y para los joycon.
    4.
    Pues con el modo competitivo si puede dar para horas, sin él, depende de si juegas solo o con gente, porque acompañado es muy divertido. Lo del mando Pro lo digo más bien a la hora de jugar competitivo y por gusto personal, aunque se puede jugar perfectamente con los joy-con. Yo creo que la gente optará por el Pro para jugar clasificatorias y los joy-con para pasarlo bien con amigos.
    5.
    Por esa recomendación del mando pro no me había quedado claro si estaban bien los JoyCon.
    Yo por mi parte no voy a pillar un mando pro, como mucho otro par de JoyCon porque tienen más usos que un solo mando.
    6.
    Interesante. Era juego del que no esperaba nada y tenía en el cajón de los olvidados y ahora estoy esperando con muchas ganas que sea la semana que viene para poder catarlo por primera vez. Podemos estar ante otra revolución como fue Splatoon en su día
    8.
    Pues yo tenía claro pillar los joy con amarillos cuando saliera el juego pero al leer lo del mando pro me planteo dejar los joy y coger el pro de Splatoon...
    9.
    Pues al final con la direct se ve mucho mas completo. Vamos la jugada tipica de Nintendo de ahora, te muestran poco y van ampliando lentamente.
    10.
    Kyubi
    Pues al final con la direct se ve mucho mas completo. Vamos la jugada tipica de Nintendo de ahora, te muestran poco y van ampliando lentamente.

    Y al principio parecen "psbuéh" y luego "eh, ojo".