¡Lo Que Te Perdiste! - Kororinpa para Nintendo Wii

Un mando para poner el mundo patas arriba.

Un mes más, otro año más que seguimos con vuestra sección favorita de ¡Lo Que Te Perdiste! Muchos solo piensan en el futuro y se llenan la boca de agua pensando en lo que podrán jugar en su Nintendo Switch. En Revogamers también nos alegramos por lo que podemos jugar ahora y por eso mismo, por mucho que pasen los años, siempre tenemos un hueco para recordar esos juegos de los que no muchos se acuerdan. El primer juego de 2018 es Kororinpa, de la mítica Hudson.

Qué bonica la canica

No es la primera vez que un juego de Hudson aparece en esta sección (cómo olvidarse del exquisito La torre de las sombras) pero sí su primer juego en la Nintendo Wii. Me resulta curioso la forma en que las ‘thirds parties’ se acercaron a esta consola y a su revolucionario sistema de control por movimiento. Recordemos otro título del que también hablamos en LQTP, Eledees, en donde teníamos que mover objetos dentro de un escenario. En Kororinpa la temática es inversa. Aquí tenemos que mover el escenario para que se mueva lo que hay dentro del mismo.

El objetivo, ya que todo lo demás es secundario o carece de importancia, en Kororinpa es sencillo: llevar una canica desde el principio al final de un tablero recogiendo piedras preciosas por el camino. Tableros coloridos y con curvas imposibles, como nos gustan. Nos encontramos subidas, bajadas, ángulos rectos, hasta caminos desnivelados que ponen a prueba nuestro pulso y sentido de la orientación. Porque esa es otra, hay caminos que nos hacen rotar el tablero hasta 180º y hacer que la canica caiga al vacío hasta alcanzar la continuidad del nivel.

La Wii no deja de sorprendernos

Poder sortear estos tableros solo es posible gracias al control de movimiento que ofrecían los Wii Motes, los añorados mandos de Nintendo Wii. Así el Wii Mote se convierte en el eje central de Kororinpa ya que cualquier movimiento que hagamos se refleja en el escenario de manera muy fidedigna.

De esta manera el tablero se inclina en cualquier dirección en 360º, por lo que de nosotros depende la velocidad y el mantener la canica dentro del tablero sin que caiga al vacío. Esto tiene mucho mérito porque recordemos que Kororinpa fue prácticamente un título de lanzamiento, cuándo aún no existía el Wii Motion Plus y el control por movimiento aún no poseía la precisión que se le atribuía.

Qué más os voy a contar, Kororinpa es uno de esos juegos que pudieron existir únicamente en Nintendo Wii gracias a su revolucionario control por movimiento. Es una experiencia diferente, sin pretensiones, que nos hace pasar un rato agradable y divertido mientras ponemos a prueba nuestro pulso y nervios de acero.