Portada » Artículos » Uniendo lo retro y lo moderno en Dragon Quest XI S

Uniendo lo retro y lo moderno en Dragon Quest XI S

Uno de los juegos más esperados por los seguidores de los RPG es Dragon Quest XI S: Ecos de un pasado perdido – Edición Definitiva. Si ese nombre tan largo ya nos llama la atención, más lo hará lo que hay en su interior. Debemos tener en cuenta que si comparamos esta versión con la de PS4 puede que nos encontremos un resultado que luzca menos a la vista, pero el conjunto es sólido y ofrece un montón de añadidos extra.

Dragon Quest XI es un RPG para nostálgicos

Una de las cualidades más llamativas de esta versión es la posibilidad de alternar entre el nuevo modo gráfico y el modo 16 bits. Para ello hay que ir a un punto en el que pueda guardarse la partida y en el menú disponible seleccionar «cambio de modo». Cuando esto ocurre es necesario salvar el juego y esperar una pequeña carga para que se prepare el estilo gráfico del cambio. Ambos estilos tienen la misma historia y el mismo contenido y podemos jugar íntegramente el juego en uno de los dos formatos o bien alternar cuando deseemos y nunca perderemos ningún añadido de peso.

No obstante, sí que hay algunos cambios entre ambos modos a nivel jugable y de representación. El más obvio de todos es el estilo gráfico, que no solo es retro en el segundo modo, sino que emula perfectamente el estilo de Dragon Quest III de Super Nintendo, tanto en los escenarios y personajes como en sus menús. Además, las batallas presentan el mismo tipo de visión y formato (encuentros aleatorios) que las del título mencionado, por lo que los amantes de los clásicos van a ver lo mismo que veían hace un par de décadas.

Un giro moderno

Si optamos por el estilo HD propio del título, nos encontramos un mundo amplio y que merece la pena explorar y admirar. Podemos llamar a nuestro caballo y usarlo como montura para movernos más rápido y eliminar a enemigos que sean débiles sin necesidad de entrar en combate, porque en este modo los enemigos aparecen por el escenario, y los combates se inician si entramos en contacto con ellos (con las clásicas emboscadas o ataques preferentes).

Las batallas aquí tienen varias posibilidades de visualización gracias al enfoque de la cámara, que puede ser más clásico o bien ofrecernos un ángulo de combate diferente para que apreciemos bien las acciones y posiciones de nuestro equipo. En los combates contamos con los clásicos movimientos de ataque, conjuros y habilidades, con un ritmo de batalla que permite que veamos animaciones pero que no se hace lento y pesado como en otros títulos.

Nos ha sorprendido mucho lo fluido que iba el juego y que las transiciones entre mundo y combates no son lentas, y que en general estemos ante un lanzamiento que demuestra que si una empresa quiere, su juego puede salir en Nintendo Switch y lucir bastante bien. Apunta en tu calendario el 27 de septiembre, porque es el día en el que estará disponible en nuestras consolas la edición definitiva de Dragon Quest XI, una experiencia que sabe a clásico pero que se ve nuevo.

Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 4 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.