Impresiones - Bayonetta 2

Fly me to the moon.

Sinuosas curvas, aspecto atrevido y muchos cartuchos con balas. La Bruja de Umbra hace parada en Nintendo Switch recordando uno de los mejores juegos que han pasado por el catálogo de Wii U en un intento de perdurar sus andanzas en busca de las puertas que llevan al Inframundo.

Bayonetta 2 es el inicio del desembarco de parte del catálogo proveniente de la desafortunada consola de sobremesa de Nintendo para este año, un movimiento con el que se pretende rescatar uno de los mejores hack-and-slash que se haya visto jamás. De esta forma Platinum Games, especializado en títulos de acción de sobresaliente calidad, apacigua la espera por el tercer episodio de Bayonetta con un port de la laureada secuela. Las primeras horas han vuelto a quitarnos el hipo por su frenética apuesta, ¿aunque se merecerá la entrada en el Paradiso?

Quemando el último cartucho

Desde el minuto uno, Bayonetta 2 te alza encima de una torre de reloj derruida en picado por un acantilado enfrentándote a todo tipo de criaturas celestiales en contra de la gravedad. ¿Un sin sentido? Sí, pero esto es lo que caracteriza las aventuras de la sensual bruja. Unos segundos bastan para comprender lo que se avecina durante las siguientes horas: un festín de acción aderezado con rocambolescas situaciones.

La historia es intensa, con multitud de cinemáticas que hacen uso de los bellos escenarios que salpican el descenso a los infiernos. Los combates son excitantes, frenéticos. El excelente control se hereda de Wii U, siendo igual de satisfactoria la realización de los muchos combos repletos de puñetazos y patadas acompañados de la invocación de artilugios de tortura típicos de la Edad Media.

Bayonetta 2 incorporó novedades, a destacar el Climax de Umbra, el cual permite desencadenar poderosos combos que barrerán en un instante toda fuerza sobrenatural que haga frente a la bruja. Habiendo un servidor disfrutado en su día de la obra en Wii U, revivir en Switch las primeras horas ha sido igual de excitante donde, con razón, este título se postula como el mejor a título personal del catálogo de Wii U (con perdón de las Calamarciñas).

Bayonetta se merecía los focos que difícilmente recibió en la anterior generación. No es un juego vende consolas, no es un juego para todos los públicos pero es, aunque suene vulgar, una jodida obra maestra que, sin lugar a dudas, se merece quemar su último cartucho en Nintendo Switch previo a ceder el testigo a su próxima entrega.

Pequeños retoques en el peinado

Si algo llamó la atención fue el tremendo cambio de peinado que experimentó Bayonetta en la secuela. Si bien el port a Nintendo Switch no supone más que ligeros retoques, algunos de ellos intentan justificar en parte las aptitudes técnicas de la consola híbrida.

Siendo el multijugador local el más evidente, se incorporará juego con los dos Joy-Con, permitiendo disfrutar del modo Climax Múltiple acompañado. Las funciones amiibo hacen acto de presencia, desbloqueando complementos que se podrán obtener a lo largo del transcurso normal de la historia.

Sin embargo, el plano técnico no brilla tanto. Según se confirmó, Bayonetta 2 se ejecuta a 720p y 60fps independientemente del modo de juego (sea portátil o sobremesa). Siendo esta la resolución que tuvo en Wii U, por ahora el título luce extremadamente bien, habiéndolo estado disfrutándolo en un monitor de 24” (dicho sea de paso).

Cabe mencionar la estabilidad en la tasa de frames, donde no hemos experimentado ninguna bajada, manteniéndose rocosos en medio del frenetismo y los muchos enemigos que inundan cada uno de los combates. Especial mención a ligeras mejoras en materia de iluminación o texturas, las cuales serán debidamente tratados en el análisis posterior.

Lejos de los arquetipos instaurados en la industria, Bayonetta nació como una protagonista femenina poderosa, con carácter y con multitud de capas que dan forma a su atrevida personalidad. El personaje de Platinum ha sido alzado al Olimpo de los videojuegos gracias a la creación de un excelente título hack-and-slash, pero también por crear un personaje a contracorriente de unos estereotipos cada vez más olvidados en cuanto a cómo debe ser un personaje femenino.

  

Por ahora, Bayonetta 2 nos ha dejado un buen sabor de boca. Su salto a Switch está más que justificado, no quizás por una notable mejoría en cuanto a contenido como otros juegos del catálogo de Wii U que han experimentado dicho salto, aunque sí por la posibilidad de llegar a un nuevo público uno de los mejores títulos de la pasada generación, así como una portabilidad que puede sor motivo más que suficiente para inundar el catálogo de Switch con títulos de la siempre recordada Wii U.

En breve dispondréis del análisis completo en Revogamers donde se tratarán más a conciencia los aspectos introducidos en este avance. Bayonetta 2 para Nintendo Switch está a nada de alcanzar las puertas al Paradiso, algo fácil después de ganarse algo aún más difícil de nuevo: mi más profunda admiración.