Portada » Artículos » Dragon Quest: Retomando la relación con Nintendo

Dragon Quest: Retomando la relación con Nintendo

Tras el repaso a los primeros 20 años de vida de Dragon Quest toca ahora hacer un esbozo de los últimos diez años de la saga más longeva de Square Enix. En estas lineas repasaremos la vuelta a las plataformas de Nintendo tras el affair de la saga con las consolas de Sony. Haremos un pequeño repaso a las entregas que han llegado a las consolas portátiles de la gran N, ya sean remakes o títulos originales. Hablaremos de las particularidades de la única entrega que no ha pisado oficialmente territorio occidental y concluiremos con lo que pueden llegar a dar de sí los últimos capítulos anunciados de la saga. Empezamos.

Dragon Quest: Retomando la relación con Nintendo

Tras casi quince años de relación entre la saga Dragon Quest y las plataformas Nintendo, este matrimonio de conveniencia se vio truncado en el año 2001 con la llegada del séptimo capítulo de la saga. Dragon Quest VII Fragmentos de un mundo olvidado haría su debut en la Playstation de Sony, una decisión que no cogió a nadie por sorpresa, puesto que la ya maltrecha Enix tenía como máxima el sacar siempre su saga más ilustre en la consola con mejores ventas de la generación, y por aquel entonces Nintendo 64 estaba dando los últimos coletazos de una vida bastante poco prolífica, todo hay que decirlo. Esta situación de exclusividad en consolas de Sony se mantuvo durante algo más de cinco años (hasta finales de 2006), intervalo en el que la ya fusionada Square-Enix puso también a la venta la que muchos consideran como la mejor entrega de la saga, Dragon Quest VIII El periplo del rey maldito, para Playstation 2.

Sin embargo, a pesar de las pobres ventas conseguidas por las máquinas de sobremesa de Nintendo durante estos años, a finales de 2006 Square-Enix anunciaría la vuelta de una entrega principal de Dragon Quest a una plataforma de los de Kioto. Precisamente durante la celebración del vigésimo aniversario de Dragon Quest, el 12 de diciembre de 2006, Square-Enix aprovechó para presentar a la prensa el primer juego de la saga principal que vería la luz de forma original en una plataforma portátil. Estamos hablando, por supuesto, de Dragon Quest IX Centinelas del firmamento, que acabaría llegando a Nintendo DS casi 3 años después de su anuncio oficial.

Además del anuncio de Dragon Quest IX, Square Enix y Nintendo cerraron un acuerdo para llevar varios de los juegos más queridos de la serie, DQ IV, DQ V y DQ VI a la portátil de doble pantalla, comprometiéndose la última a localizar y publicar los títulos fuera de territorio nipón.

Dragon Quest de doble pantalla

De esta forma, el remake de Dragon Quest IV Capítulos de los elegidos para Nintendo DS llegó a Japón en noviembre de 2007, aterrizando en Europa en septiembre del año siguiente. Curiosamente esta versión, desarrollada por Artepiazza, acabó por convertirse en el primer juego de la saga principal en llegar a una consola portátil, robándole el título (al menos parcialmente) a DQ IX.

Dragon Quest IV fue el primer título de la saga en contarnos una historia dividida en capítulos, en la que los protagonistas tienen sus propias motivaciones y recorren sus propios caminos antes de encontrarse con el héroe principal.

Al igual que ocurría con su versión para Playstation, la versión de Nintendo DS incluía, además de los cinco capítulos originales, un prólogo para presentar al personaje protagonista y un sexto capítulo que añadía una mazmorra adicional y modificaba de manera sustancial tanto del enemigo final como de la propia historia del juego respecto al original de NES.

Un año después de DQ IV le tocaría el turno a Dragon Quest V La prometida celestial, que llegó a tierras niponas en julio de 2008 y en febrero de 2009 a Europa. Desarrollado también por Artepiazza, el remake para Nintendo DS (al que en occidente se le cambió el subtítulo por Hand of the heavenly bride) mantenía la historia y las características del original de SNES, pero introducía ciertas novedades (muchas de ellas compartidas con la versión de Playstation 2 de 2004).

En esta versión del juego se ampliaron los monstruos potencialmente reclutables durante la partida, pasando de los 40 originales a más de 70, el número de localidades para almacenar monstruos también se vio incrementado de 50 a 200 slots. Además los protagonistas podían formar grupos de cuatro en los combates en lugar de los tres combatientes originales.

Nintendo DS también contó con una serie de añadidos exclusivos, como fuera la inclusión de un nuevo personaje, Stefania Rimaldi, que además servía como una tercera opción de matrimonio para el protagonista. Un minijuego en el que había que aplastar limos (al más puro estilo guacamole) siguiendo una secuencia concreta y la posibilidad de utilizar los conjuros curativos fuera de combate fueron otros de los añadidos presentes en la versión portátil.

Dragon Quest IV y V tuvieron una muy buena acogida, tanto en crítica como a nivel comercial y además funcionaron como un perfecto “aperitivo” para todos los fans que esperaban con ansias el plato fuerte que aún estaba por llegar a Nintendo DS.

Capítulo 9, el descenso de los ángeles

En julio de 2009 (2010 en Europa), y tras varios retrasos, por fin le tocó el turno a Dragon Quest IX Centinelas del firmamento. Para el desarrollo de esta entrega Square Enix apostó por la experiencia que ya tenía Level 5 desarrollando para Nintendo DS. DQ IX fue un juego bastante especial, ya que cambiaba características que habían acompañado a la franquicia durante sus 23 años de existencia.

Fue el primer Dragon Quest en presentar un personaje principal modo avatar, completamente personalizable por el jugador. El uso de la cámara de combate pasaba a ser mixto, combinando la vista clásica en primera persona mientras se elegían las acciones con una cámara dinámica en tercera persona para la ejecución de los ataques y habilidades. Los encuentros con los enemigos también dejaban de ser aleatorios, en su lugar el jugador era capaz de ver a los diferentes tipos de monstruos recorrer el mapa del mundo y decidir si quería enfrentarse a ellos o no.

DQ IX introducía también modo cooperativo local en el que hasta tres jugadores podían entrar en el mundo de un cuarto jugador anfitrión, ayudándole a completar misiones e incluso avanzar juntos en la trama. Además del modo local el juego también introducía un apartado con conectividad online en el que el jugador podía descargar nuevas misiones y mapas del tesoro con los que conseguir objetos y equipamiento no obtenibles durante la aventura principal.

Por desgracia no todos los añadidos fueron positivos ya que, debido a su gran tamaño y carácter mayoritariamente online, el juego solo contaba con una ranura de guardado y la mayoría de los personajes que nos encontrábamos durante la aventura (incluso el del propio jugador) eran exageradamente planos, perjudicando al hilo argumental.

La historia de Dragon Quest IX Centinelas del firmamento contaba cómo los ángeles, que antaño vivían cómodamente al lado de dios, debían ahora de ganarse su posición en el cielo ayudando a los humanos cuando estos se encontraban en apuros. Cada buena acción de estos ángeles de la guarda era recompensada con un cristal de benevolencia, material imprescindible para que el árbol sagrado Yggdrasil pudiese crecer hasta llegar al reino de los cielos, abriéndoles de esta manera el camino de vuelta a casa. El personaje principal de DQ IX es uno de estos ángeles de la guarda, un día, tras rescatar a un anciano y una niña del ataque de unos monstruos, nuestro protagonista pierde toda condición divina, incluidas las alas, y queda atrapado en la tierra. Su misión será volver a su tierra natal y averiguar por que el mundo está cada vez más infestando de monstruos.

Dragon Quest VI, un sueño poco reconfortante

Tras esta aventura de ángeles y ascenso a los cielos tocaba entrar en una dimensión diferente, concretamente en el mundo de los sueños.

El último de los remakes para DS: Dragon Quest VI Los reinos oníricos, llegó a Japón en febrero de 2010, mientras que en Europa se retrasó más de un año, concretamente hasta mayo de 2011.

Aún con esta gran diferencia de localización, la salida de DQ VI de territorio japonés fue una gran noticia, ya que el juego original de SNES nunca llegó a salir de las fronteras del país del sol naciente. Además, tal como ocurrió con DQ V, los reinos oníricos también fue rebautizado para su llegada a occidente, teniendo como nombre final Dragon Quest VI Realms of revelation.

Artepiazza volvió a coger las riendas del desarrollo con este remake y acabó por completar ella sola la trilogía de Zenithia. Sin embargo, aún con toda la experiencia reunida con los proyectos anteriores, este es el remake de Dragon Quest con menor número de novedades.

La mayoría de los cambios se quedaron en pequeñas modificaciones de poco peso, como el “rebautizo” de ciertos personajes para occidentalizarlos, o la inclusión de un modo similar al de DQ IX para la conectividad con otros jugadores (modo que quedó muy por debajo del original y solo permitía desbloquear ciertas zonas del mapa para encontrar objetos y combatir contra tres enemigos especiales).

Se añadió también el minijuego limo resbaladizglop, una mezcla entre el wall brakrer y el curling que intentaba sacar el máximo partido al lapiz táctil de la consola.

Otros de los cambios incluidos en esta versión fueron bastante menos positivos para el jugador, muchos de los enemigos vieron recortados sus puntos de salud mientras que repartían más experiencia, haciendo de este remake una versión mucho más sencilla que el original. Además se eliminó el modo de reclutamiento de monstruos y se dejaron solo unas pocas criaturas que podían unirse al grupo de manera predefinida.

Capitulo 10, el gran cambio

Lineas atrás mencionábamos las innovaciones y particularidades presentes en Dragón Quest IX, características que lo convertían en un título mucho mas abierto y complejo, pero sin abandonar la senda que había hecho de la franquicia un fenómeno de masas. Ese honor le correspondió al siguiente capítulo de la saga, Dragon Quest X The awakening of the five tribes. La décima entrega de Dragon Quest recogió el relevo de su hermano menor en el apartado multijugador y lo llevó a una nueva dimensión.

Aprovechando las mejores condiciones en la conectividad online, Dragon Quest abandonó definitivamente la que había sido su casa durante los últimos 4 años, Nintendo DS, y lanzó su décimo episodio en julio de 2012 para Wii. Una plataforma que estaba ya en pleno proceso de sucesión pero que, con una base instalada de casi 100 millones de unidades, funcionó como una lanzadera perfecta para el título. A pesar de contar con esta exclusividad temporal (que muchos medios incluso calificaron como el lanzamiento third party más potente de toda la vida de la plataforma) la lógica se impuso y meses después de su salida en Wii, Dragon Quest X acabó llegando tanto a WiiU (marzo de 2013) como a sistemas Windows (septiembre de 2013).

Dragon Quest X The awakening of the five tribes nos sitúa en la tierra de Astoltia, un mundo pacífico hasta que Nelgel, dios del infierno, ataca el pueblo de nuestro protagonista. Tras el ataque, el alma del héroe es transferida a una de las 5 razas existentes en el mundo (además de la humana): ogro, enano, elfo, weddie y puklipo. La misión de nuestro protagonista en es encontrar la guarida de Nelgel y eliminarlo, además de averiguar que ha ocurrido con su hermano, aparentemente enviado al pasado durante el ataque del señor del inframundo.

Jugablemente Dragon Quest X se distanció del estilo J-RPG clásico y apostó por unas mecánicas de juego mucho más occidentales, con un mundo completamente abierto donde los jugadores pudiesen encontrarse, investigar, resolver misiones y combatir juntos. Un título multijugador online en el que se daba la opción de elegir entre 6 razas diferentes con los que jugar y en el que las ciudades, las mazmorras, las misiones y muchos de los mapas se generaban aleatoriamente cada vez que se cargaba la partida.

A pesar de este cambio a priori considerable, DQ X supo mantener un buen equilibrio entre las características propias de un juego multijugador masivo y las de un juego de rol clásico, como la utilización de un hilo argumental sólido y lleno de humor (a pesar de la pérdida de peso argumental que suele haber entre los J-RPG y los MMORPG), combates en tiempo activo pero con selector de ataques y habilidades clásicos o la posibilidad de ver a los enemigos desplazándose libremente por los escenarios.

Aun con todas sus virtudes Dragon Quest X presentaba también puntos negativos como la necesidad de pagar una suscripción mensual renovable para poder acceder a sus servidores, pero sobre todo el tener el cuestionable honor de ser el la única entrega numérica de la saga que sigue sin localizarse fuera de territorio nipón. No obstante, “The awakening of the five tribes” es una de las entregas más rentables para Square Enix. Que cuenta con una comunidad activa de más de 200.000 personas al día, con versiones para los sistemas más exitosos del mercado actual y futuros: como Nintendo 3DS, Playstation 4, dispositivos Android o NX, y que tiene expansiones programadas para, al menos, 5 años más.

El primer Dragon Quest estereoscópico

Entramos ya de lleno en la era de Nintendo 3DS, y tuvieron que pasar casi dos años desde su lanzamiento para que la portátil estereoscópica de Nintendo recibiera su propia ración de Dragon Quest, concretamente el remake de Dragon Quest VII Fragmentos de un mundo olvidado que salió en Japón en febrero de 2013. Mucho más sangrante ha sido la espera para que este título llegara a Europa, aunque por suerte ya ha aterrizado en el viejo continente.

La historia de Dragon Quest VII nos pone en la piel del hijo de un pescador que un buen día encuentra entre las cosas de su padre un fragmento de mapa que demuestra que antaño el mundo en el que vive era mucho más grande que el actual y estaba formado por varios continentes. Con la ayuda de sus amigos nuestro protagonista surcará los mares y viajará en el tiempo para desentrañar el secreto de los antiguos continentes, pero a la vez se liberará una amenaza que nadie esperaba.

Esta reedición de DQ VII viene de nuevo de la mano de Artepiazza y es el juego de la saga principal que más lavado de cara va a tener de cara a su nueva publicación. En este remake se dejan a un lado el antiguo 3D con influencia de los 16 bits para introducirnos en un mundo completamente tridimensional tanto en los entornos como en las mazmorras y en las batallas nos encontraremos con un apartado gráfico a la altura de los mejores títulos de N3DS.

Pero “Fragmentos de un mundo olvidado” no se queda solo en un lavado de cara, al nuevo apartado técnico hay que sumar añadidos que nos ayudaran a que el juego se vuelva menos repetitivo y “pesado” que el original. En primer lugar contaremos con un mapa en la pantalla inferior y una brújula que nos indicarán el camino a seguir para encontrar los fragmentos de piedra en cuanto consigamos un objeto clave dentro del juego.

Encontraremos por fin funcionalidades Streetpass a la altura de DQ IX, en esta ocasión se utilizarán para recibir “Steetpass stones” o tablillas del viajero en español. Unas piedras que nos permitirán desbloquear mazmorras con enemigos y equipo realmente poderosos y que podremos recibir de amigos, pero también de eventos que creará la propia Nintendo.

Dragon Quest VII Fragmentos de un mundo olvidado llegará finalmente a España en perfecto castellano el próximo 16 de septiembre.

Lo que aún está por llegar: La octava maravilla y el undécimo capítulo

A través de estos artículos hemos hecho un repaso rápido a la historia de Dragon Quest desde su nacimiento en 1986 hasta la más estricta actualidad. Son 30 años de historia que siguen sumando, ya que para principios del año que viene tenemos ya confirmada la llegada a Europa del remake de DQ VIII a Nintendo 3DS. Siendo esta vez la responsable de su desarrollo la creadora del noveno capítulo, Level 5.

Dragon Quest VIII: El periplo del rey maldito se estrenó originalmente en Japón en agosto del pasado año y en unos meses llegará también a América. Europa por su parte recibirá esta revisión del título original de Playstation 2 a principios de 2017 y contará con mejoras muy similares a las vistas en DQ VII.

El apartado gráfico no va a verse tan mejorado como en adaptaciones anteriores, pero si se han corregido errores gráficos puntuales y la carga de escenarios y combates es considerablemente más rápida.

Además de introducirse nuevos escenarios y mazmorras, en esta ocasión contaremos con incorporaciones más significativas como son personajes que darán mayor peso a una trama que se verá modificada y ampliada.

Los enemigos son visibles en el mapa del mundo (incorporación heredada directamente de DQ IX), se añade un final alternativo y la banda sonora del título esta recompuesta y orquestada en su totalidad.

Además del archiconocido octavo capítulo, Square Enix tiene previsto seguir nutriendo a las plataformas de Nintendo con más raciones de RPG en forma de Dragon Quest XI. En esta ocasión la saga se alejará del componente multijugador conseguido con DQ IX y DQ X con lo que esta undécima entrega será mucho más clásica.

Las versiones confirmadas originalmente fueron las de PS4 (que utilizaría el motor Unreal Engine 4 para sacar el máximo partido al potencial de la máquina) y Nintendo 3DS, que puede cambiar entre un enfoque gráfico y artístico moderno (similar a lo visto en los remakes de DQ VII, DQ VIII y el propio DQ IX) o un estilo 16 bits tanto para los combates como para los entornos.

Además de estas versiones, el 21 de agosto se confirmó que NX, la futura plataforma de Nintendo, contaría con su propia versión de Dragon Quest XI y que se lanzaría lo más próxima posible al resto de versiones.

Dragon Quest es una saga cuyas historias, universos y curiosidades no pueden contarse en una serie de artículos tan escueta como esta. Lo que sí que hemos querido ha sido rendir un pequeño homenaje a esos 30 años de historia haciendo un breve repaso a los capítulos de la saga principal, remarcando la estrecha relación de esta con las máquinas de Nintendo.

Treinta años son muchos, muchísimos en el mundo de los videojuegos, pero estamos ante una saga que ha sabido llevar sus mejores (y más clásicas cualidades) hasta tiempos más modernos, reinventándose en varias ocasiones, pero nunca dejando atrás sus señas de identidad, su humor, su sencillez, sus mecánicas y la magia de sus mundos.

Feliz treinta aniversario Dragon Quest, felices 31… y todos los que aún te quedan por ver.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios
Comentarios
  1. 1.
    Interesante resumen.
    Se puede decir que Artepiazza ha hecho un buen trabajo con las adaptaciones de los DQ, yo los e disfrutado mucho.
    Y ya solo faltaran el VIII y el XI para bordarlo

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Alberto Comeche hace 2 años, 2 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.