No escuches las voces de tu cabeza.

Los juegos indies son nuestra burbuja de oxígeno en ese océano repleto de sagas anuales y reiteraciones de la misma fórmula jugable. Gracias a estos juegos evitamos saturarnos en los tiempos monótonos que vivimos y experimentar nuevas aventuras que nos sepan diferentes. The Long Reach tiene alguna de estas peculiaridades y os contamos que nos ha parecido esta cuento menos interesante aventura.

¿Escuchas esas voces?

The Long Reach es una aventura gráfica en 2D con tintes de terror. Nos encontramos en un centro de investigación donde un grupo de científicos, de los que formamos parte, está enfrascado en un experimento que sale mal. A partir de este momento la gente parece perder el juicio hasta el punto de llegar a asesinar. Nuestro protagonista despierta en medio de este caos intentando descubrir que ha ocurrido y escapar con vida de esta locura.

Así comenzamos la aventura, en donde exploramos las instalaciones del centro en busca de objetos, los cuales hay que combinar con otros objetos que nos permitan avanzar en la historia. También encontramos personajes totalmente enajenados que amenazan nuestra vida, por lo que hay secciones en los que tenemos que sortearles a la vez que intentamos resolver un puzle.

La resolución de puzles no es del todo propicia en muchos casos o no encontramos una relación racional a la hora de interactuar los objetos entre sí. Achacamos una falta de obviedad a la hora de saber que hacer a continuación pues estamos constantemente dando vueltas por los escenarios, probando suerte con todos los objetos con los que se puede interactuar del escenario. Muchas veces es cuestión del azar saber qué hacer.

Cuéntanos más

A pesar de esto siempre hay una fuerza interna que nos incita a seguir jugando. Estas ganas de seguir hacia delante vienen dadas por la interesante narrativa del juego, que sabe generar un aura de misterio y nos mantiene interesados en saber cuál es la próxima locura que veremos a continuación. Puede que no sea perfecta pues se deja varios cabos sueltos, pero tiene a su favor de ser muy dinámica, madura sin censuras y saber contar sucesos a través de las imágenes del juego.

No queremos dejar de mencionar los diálogos de The Long Reach, los cuales nos hacen partícipes de las conversaciones al dejarnos elegir entre varias opciones las respuestas de nuestra protagonista. Esta pequeña libertad no influye de manera directa en la historia pero sí hace a los diálogos más dinámicos y nos permite definir la personalidad del protagonista por nosotros mismos.

Errores de cálculos

Para el apartado artístico se ha utilizado una técnica pixel que nada entro lo retro y un aire más moderno. Es bastante interesante el resultado, que si bien no llega a impresionar ya que no llega a tener una personalidad propia, pero encontramos efectos de luz a destacar.

En cuanto al apartado sonoro hay que reconocer que no sobresale demasiado. Las melodías no son muy largas ni tampoco muy variadas pero cumplen su cometido que es ambientar. Ahora, dado el carácter del título y sus intenciones de cara a crear una atmósfera aterradora y un clima de intriga se siente bastante desaprovechado o ausente.

La versión de The Long Reach para Switch cuentas con algunos fallos técnicos que entorpecen la experiencia. Los tiempos de carga son muy elevados. Al pasar de una habitación a otra puede hacerse pesado, pero al iniciar la partida pueden duran varios minutos la carga de la partida. Hemos experimentado también varias congelaciones de la pantalla que nos han obligado a reiniciar la partida. Estos errores en un juego cuyo uno de sus puntos fuertes es mantener la tensión en medio de la partida juegan mucho en su contra porque ese efecto desaparece por estas pausas o el tener que repetir secciones.

Superar la historia de The Long Reach no ha llevado alrededor de 4 horas, las cuales pueden ser más o menos dependiendo de la habilidad y/o suerte del jugador por pensamos que atascarse en algún momento de la aventura es muy posible por no saber qué hacer a continuación. Una vez visto los créditos no encontramos ninguna razón para volver a empezar la partida.

The Long Reach no es un título para todo el mundo. La combinación de género es interesante pero no termina de funcionar con plenitud. Si bien, aquellos que les atrape la experiencia se encontrarán satisfechos con un título que sabe mantener la atención del jugador por lo intrigante y el bien llevado desarrollo de la historia.

Comentarios