Syberia llega a Nintendo Switch adaptado, pero con poca actualización.

Syberia llega a Nintendo Switch como parte de la trilogía de esta mítica saga de aventuras gráficas, con el fin de que podamos disfrutar de la historia al completo en la híbrida. Sin lugar a dudas puede ser un buen movimiento para redescubrir la aventura antes de hacerse con la tercera entrega, pero también una oportunidad única para que otros, entre los que me encuentro, puedan jugar por primera vez un clásico como éste.

Un simple viaje que no para de torcerse

Nuestra protagonista, Kate Walker, comienza la aventura con una tarea muy simple. Como abogada, es enviada por su bufete para finiquitar el proceso de compra de una fábrica. Sin embargo, al llegar allí se comienza a complicar la cosa, pues la propietaria de la fábrica ha fallecido. Poco a poco la historia va sorprendiendo, y al final la cosa no es tan simple como el pedido inicial.

Otro de los elementos clave en la historia de Syberia es la inclusión de los autómatas producidos por los Voralberg, la familia de la fábrica que intentamos comprar. Se trata de unos seres artificiales que funcionan sin electricidad a través de un complejo proceso de engranajes. Sin embargo, en este momento son ya casi una reliquia del pasado, pero es importante conocerlos ya que serán decisivos en muchos puzles y situaciones de la aventura.

Syberia tiene dos puntos clave en su jugabilidad: las conversaciones y los puzles. Las primeras suelen ser lineales, con la opción de elegir el tema a tratar durante los siguientes momentos del diálogo (cuidado de no elegir el mismo tema dos veces, ya que se repite lo anterior). Los puzles pueden ser algo complejos, aunque no se basan en tener muchos objetos en el inventario, sino en trastear algo con los pocos que tenemos. Y si nos cuesta un poco avanzar, existe una pequeña guía de objetivos actuales para que sepamos bien si podemos – o no – avanzar por un punto en el que estamos probando de todo.

Syberia, un clásico en 2017

Hay aspectos del juego que está claro que a día de hoy nos rechinan un poco, pero es normal, estamos ante una adaptación de un juego de PC de 2002, no un remake o remaster. Esto conlleva que algunas cosas nos resulten un poco pobres, pero no por ello malas. Por ejemplo, los diálogos, con un doblaje (en castellano) algo plano sin acompañamiento de movimiento de los personajes como suele verse hoy día, un movimiento algo más tosco que al cambiar en cada plano de cámara nos pare en seco, o la inclusión de un solo slot de guardado (automático además).

Sin embargo, hay otros detalles que lucen bien en la actualidad y son dignos de admirar. Los fondos prerenderizados siguen siendo muy bonitos y el manejo con botones está bien conseguido. En modo portátil podemos usar la pantalla si nos apetece, pero el control con botones me ha parecido algo más completo, sobre todo por el hecho de que identificar objetos con los que interactuar se hace muy llevadero.

El apartado artístico es sensacional, con unos personajes y escenarios llenos de detalles, con sonidos que acompañan bien. Sin embargo, gráficamente por motivos obvios no es la panacea, y veremos cierta fata de naturalidad en las animaciones y en otros detalles, pudiendo a veces quedarnos “pillados” en el sitio un momento. Existe la posibilidad de poner el juego en 4:3 o 16:9, y pese a que lo segundo parece lo más apropiado a día de hoy, no lo hagáis. Es un crimen. De la misma forma que ocurría con el paso de GB a GBA, lo único que hace el modo panorámico es estirar la imagen, y eso conlleva unos personajes y escenarios agrandados de mala manera.

Syberia es un clásico que ha llegado a Nintendo Switch manteniendo su esencia, para bien o para mal. Los fans del género de las aventuras gráficas, los amantes de las historias profundas al estilo de una novela o aquellos que quieren pasar un rato de relax dándole alguna vuelta al coco pero sin presión de tiempo o habilidad, encontrarán aquí una buena dosis de diversión. Y lo bueno es que en breve llegan los siguientes capítulos a Nintendo Switch, por lo que en poco tiempo podréis disfrutar de la historia al completo.