La primera entrega de SteamWorld desembarca en Nintendo Switch tal y como nos enamoró hace ya unos años, acompaña a Rusty a la mina y descubre un universo del que no querrás salir

A día de hoy, lo cierto es que SteamWorld Dig apenas necesita presentación; aquel juego que saliese por primera vez en 2013  se ha consolidado como parte de una serie de juegos muy querida por los fans evito a la calidad que Image & Form han conseguido transmitir. Con SteamWorld Dig 2 recientemente promocionando sus salida en Nintendo Switch, tiene mucho sentido que el desarrollador haya decidido llevar el título original a la consola híbrida también, permitiendo que cualquier persona que se haya perdido la primera aventura la pueda experimentar de la mejor manera posible.

Este es exactamente el mismo juego que ya conocemos y amamos; no se han agregado modos, funciones o elementos similares al juego desde la última vez que lo vimos hace unos años. El juego nos pone en situación inmediatamente, nos empuja (como Rusty) a la encantadora ciudad de Tumbleton para reclamar la antigua mina de oro de tu tío. Después de encontrar el cuerpo de tu tío, tomando prestado despreocupadamente su pico, y luego olvidando la prueba con tanta empatía como un león desgarrando a una gacela indefensa, nos dirigimos a explorar la mina por primera vez.

A la mina a excavar, una y otra vez

La mecánica del juego gira en torno a un bucle constante; bajamos a la mina, excavamos lo más profundo que sea posible, recolectamos tantos minerales y metales como podamos y luego regresamos a la superficie para vender los productos, comprar mejoras esenciales y, con suerte, subir de nivel. El aspecto de la minería pone un gran énfasis en la exploración y progresión sobre cualquier otra cosa, aunque también hay que lidiar con enemigos en combate básico. Estos enemigos se vuelven cada vez más difíciles de abatir a medida que avanza el juego, pero las mejoras que se desbloquean también según avanzamos en la historia, ayudan a derrotar incluso al más desagradable de ellos sin demasiada molestia.

En realidad, es la exploración la que se destaca como el desafío más difícil de SteamWorld Dig. Si esta es la primera vez que nos introducimos en el universo SteamWorld, inevitablemente se cometen los mismos errores de novato que todos los demás cuando decidimos empezar con esta saga. Avanzar más y más en las profundidades de la mina parece fácil al principio, pero hay que asegurarse de tener una ruta de regreso segura a la superficie; si no  nos vemos obligados a autodestruir al personaje, perdiendo la mitad de nuestro dinero acumulado en el proceso.

Con el tiempo, sin embargo, sencillamente se aprende lo que hacemos mal y las cosas que nos pueden atascar, llegando a un punto en el que exploramos la mina con niveles de confianza casi peligrosos. Cuanto mejor seamos capaces de cavar senderos perfectos a través del laberinto de enemigos y oro de la mina, más disfrutaba es el juego; darnos cuenta de que mejoramos, que cada vez llegamos más lejos, y, finalmente, moverse con una mayor facilidad según avanzamos, es una sensación increíblemente satisfactoria.

Mucho equipo y muchas habilidades

Esta eficiencia de constante crecimiento según avanzamos, se conjuga con todas las posibilidades y puzzles que ofrece una y otra vez la mina cuando la visitamos. La trama principal de la historia nos guía de manera inexorable hacia pequeñas cuevas que albergan secciones en forma de rompecabezas, que eventualmente recompensan al jugador con algún nueva pieza de qeuipo si los superamos. También nos topamos con varias mejoras en distitntas habilidades de excavación y movimiento, como un taladro y una técnica de doble salto, que complementan las mejoras de salud y agua disponibles de los comerciantes de la superficie. Cuando nuestro protagonista esté totalmente equipado y mejorado, será el momento en el que sin duda la minería más divertida y satisfactoria es.

Sin embargo, lo mejor de todo esto es cuán perfectamente todo simplemente funciona en SteamWorld Dig. Estas mejores de habilidades y el nuevo equipo que se consigue actúan como nuevas mecánicas de juego que se presentan en el momento justo, al igual que los cambios en el escenario. Los controles se sienten perfectamente adaptados y  los indicadores del mapa siempre indican en qué dirección hay que dirigirse para no perderse demasiado. Estos indicadores solo sugieren que ‘deberíamos” ir en esa dirección, sin embargo; nos es posible explorar libremente por donde queramos, y el equilibrio entre la libertad y la progresión de la historia se siente muy bien.

De cuando SteamWorld Dig desembarcó en Switch

Estéticamente, esta revisión es todo lo que SteamWorld Dig es, pero mejorado, es la versión que mejor se ve y lo que la compañía siempre habrá buscado con toda seguridad. Al igual que la versión de Wii U, este juego, por supuesto, cuenta con unos gráficos muy llamativos en alta definición y, gracias a la calidad de la pantalla de Nintendo Switch hace que jugar en un portátil sea igual de bonito. El ambiente steampunk/western se ve y le sigue sentando genial; las animaciones de los personajes, y, especialmente, los modelos de personajes más grandes, se ven exquisitos.

Por supuesto, al ser el mismo lanzamiento que en 3DS y Wii U, los mismos (aunque muy leves) inconvenientes que existen en las versiones previas del juego aún están presentes aquí. Principalmente,  y teniendo en cuenta que esto solo afecta a la cantidad de tiempo que queramos dedicarle al título, la campaña puede completarse cómodamente en poco más de cinco horas, momento en el que la mayoría de los jugadores estarán más que listos para pasar a otra cosa. Claro que tiene un gran postgame y que se pueden seguir explorando las nuevas áreas después de completar el juego si queremos, pero hay pocos incentivos sin que la trama nos los ofrezca de manera directa.

Conclusión

SteamWorld Dig se enorgullece de situarse entre los mejores juego de la eShop que se pueden describir a sí mismos como “imprescindibles”. Nos encantaría tener más razones para jugar el juego después de su campaña relativamente corta y, teniendo en cuenta que este juego tiene pocos años, tener un precio de lanzamiento más alto que cuando salió en sistemas anteriores de Nintendo puede echar a más de uno para atrás, pero el el juego demuestra por sí mismo que es un juego que merece la pena jugar. Si nunca has entrado en la saga de SteamWorl y buscas profundizar en su universo por primera vez, este es el mejor lugar para comenzar, la versión más definitiva de su primera entrega.

Comentarios