Socks The Cat, el juego de Super Nintendo que quiere salir en 2017

Un Kickstarter quiere dar vida a este longevo proyecto.

Socks fue durante muchos años una figura sumamente reconocible dentro de la Casa Blanca cuando Bill Clinton ocupaba el cargo presidencial. Antes de que Buddy, el perro de la familia, llegara a escena, Socks, un gato blanco y negro, asumía con orgullo las tareas de mascota de la familia.

Socks vivió bien y mucho, casi 20 años, y su carácter curioso y juguetón le llevó a protagonizar decenas de instantáneas que colmaban los boletines americanos e internacionales; tal fue su fama que hasta se planeó un videojuego con él como protagonista, Socks The Cat Rocks the Hill.

Estamos en 1990 y Super Nintendo es la dueña y señora del mercado doméstico, así que para ella va dirigido este proyecto en exclusiva, además y como no podía ser de otra forma, el género elegido son las plataformas. Socks, macarrilla como él solo, deberá, además de sortear toda clase de obstáculos, vérselas con otros peligros como dóbermans, espías, manifestantes y sí, rostros reconocibles de la escena política americana del momento.

El juego prometía: tenía una base jugable simple pero efectiva, una pequeña sátira política, sprites grandes y bien animados, etc., pero algo falló y el título, que incluso pudo ser jugado y analizado por diversos medios, desapareció en 1990 sin dejar ni rastro, hasta 2011, cuando un coleccionista retro enseña metraje del juego, pero no comparte el código.

Poco después, en 2012, Tom Curtin, otro coleccionista, anuncia que también posee una copia y él sí está dispuesto a compartirla con el mundo, por lo que procede, primero a comprar los derechos del juego y segundo a formar equipo con Second Dimension, la desarrolladora del proyecto actual, un juego donde se han pulido diversos aspectos y corregido numerosos bugs pero que permanece por lo demás totalmente inalterado, tanto es así que su lanzamiento se producirá en formato cartucho, totalmente compatible con las Super Nintendo NTSC, y si alguien lo quiere digital, tendrá que jugarlo a través de un emulador de la máquina, eso es fidelidad.

Pero dar vida a un proyecto así no es gratis, hay que pagar los derechos, a programadores, los cartuchos y un largo etcétera, así que para poder afrontar esto y llevarse un merecido beneficio, la compañía detrás de este Socks the Cat (que se ha dejado el subtítulo por el camino) ha montado un Kickstarter donde explica cómo fue el proceso de adquisición de los derechos y cuánto dinero necesitan para traer a la vida el que sería el parto más largo del mundo de los videojuegos, nada menos que 30.000 $.

No ha empezado mal la cosa y aún les quedan 28 días por delante, ¿os animáis a contribuir?

Categorías: Off-Topic
Relacionados
Comentarios
  1. 3.
    A ver... yo colaboro con proyectos con precios lógicos. Si quiero este juego en españa tengo que pagar 100 dólares de los cuales 25 son de envío, es una gran estafa, y ese es el gran problema de los kickstarter de juegos viejos, la estafa en los precios, no me fastidies, que estas pidiendo dinero, no quieras cobrar 75 dólares por un juego de super nintendo completo, que cuando la ROM pulule por internet hacer una repro son 50 euros, venga ya!