The Legend of Zelda Breath of the Wild - Lo que pudo ser

Repasamos parte del contenido de Master Works, el libro del 30 aniversario de la saga Zelda, que incluye arte conceptual y diseños de Zelda Breath of the Wild.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es arte. Una obra de arte hecha videojuego. Es el juego del año indiscutible de 2017, el mejor juego de la difunta Wii U y de la moderna Nintendo Switch hasta la fecha. Aunque no se sepa a ciencia cierta cuándo comenzó su desarrollo, se estima que por lo menos ha estado unos 5 años en el horno, aunque probablemente sean más. La primera vez que supimos que estaba en desarrollo un nuevo juego de la saga The Legend of Zelda para Wii U fue en el año 2013 en unas palabras de Aonuma durante una Nintendo Direct.

Hace más de un año conocimos que The Legend of Zelda: Breath of the Wild pudo contener una invasión alienígena, motos y guitarras eléctricas. Lo último da a entender que durante algún momento del desarrollo pensaron en introducir algún instrumento musical como en varias entregas anteriores de la saga. La idea de incluir motos hemos podido ver que finalmente se ha materializado. Lo de incluir alienígenas yo no lo veo tan mal (Majora’s Mask…). Lógicamente no como criaturas verdes, sino como algo de aspecto más humanoide. ¿Alguna raza tal vez?

Todo lo anterior fue descartado, como hemos podido ver en el resultado final. Pese a que lo de los alienígenas tenga cierto gancho, no se puede negar que al producto que hemos tenido apenas se le pueden poner peros. Sin embargo, estos aspectos no han sido los únicos tirados a la basura durante el largo desarrollo de este sublime videojuego.

A finales del año pasado se lanzó en japón un libro para conmemorar el 30 aniversario de la saga Zelda. Dicho libro no podría tratar de otro juego que no fuese el enorme The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Con objetivo de dejar esto último lo suficientemente claro, lo han titulado The Legend of Zelda Breath of the Wild Master Works. Además de tratarse de un enorme homenaje a un enorme juego, también homenajea los 30 años de tan enorme franquicia.

No estaría haciendo este artículo si el libro incluyese sólo material ya conocido. The Legend of Zelda: Breath of the Wild ya tiene más de un año y cada cierto tiempo conocemos una nueva curiosidad que nos hace sonreír de nuevo. Curiosidades que están incluidas en el producto final, me refiero. El libro, además de contener muchísima información incluida en el propio juego, tiene también una gran cantidad de datos y arte conceptual que fue desechado durante el desarrollo.

Por el momento, se desconoce la llegada a occidente de este libro. Es cierto que ya hemos recibido The Legend of Zelda: Hyrule Historia y The Legend of Zelda: Arte y Artefactos, además el tercero, The Legend of Zelda: Enciclopedia está al caer en nuestro país. Probablemente, el cuarto nos llegue también de aquí a un tiempo. Mientras tanto, ya hemos podido conocer parte de las páginas de este nuevo libro, o prácticamente en su totalidad, en japonés lógicamente. Así que vamos a echar un vistazo a lo que pudo ser y no fue The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Lo que pudo ser

Los guardianes

Incluso los tan temidos guardianes pasaron por varios diseños antes de obtener su forma final (ha sonado muy Dragon ball esto). Diseños como el de abajo, ligeramente similares a los vistos en The Legend of Zelda: Spirit Tracks o en The Legend of Zelda: Skyward Sword, son los se estuvieron barajando hasta su presentación oficial en uno de los primero trailers.

El diseño de arriba al menos contaba con un estilo mecánico, como el que ha tenido este enemigo al final. Sin embargo, hubo otros diseños que se alejaron bastante de esta estética. Los que veis a continuación son algunos de ellos. Criaturas orgánicas con un toque muy siniestro.

Cuesta imaginar cómo hubiese quedado el juego con este tipo de enemigos, ya que en algunos diseños se puede comparar su tamaño con el de Link, que parece una hormiga a su lado.

Las bestias divinas

Los guardianes no fueron las únicas “bestias mecánicas”, si es que se les puede incluir en dicho grupo, que variaron de aspecto durante el desarrollo. Las bestias divinas también lo hicieron.

En el juego final hemos tenido 4 bestias divinas. Sus nombres son Vah Ruta, Vah Rudania, Vah Medoh y Vah Nabooris; basadas en un elefante, una salamandra, un pájaro y un camello respectivamente.

Por lo que se puede ver en las páginas de The Legend of Zelda Breath of the Wild Master Works, durante algún momento del desarrollo se barajó la idea de que hubiese más de 4 bestias divinas, como se puede ver en las siguientes imágenes.

Entre las bestias divinas deshechadas se puede ver una mantarraya y un cangrejo. Posiblemente fuesen descartadas a favor del elefante para ser Vah Ruta, ya que comparten el elemento de agua.

Por otro lado se puede ver una especie medusa y una ballena. Con estos dos ya son cuatro los diseños de especies marinas desechados. Tal vez se barajó incluir una bestia divina bajo el agua, ya que Vah Ruta está sobre el agua debido a su tamaño. Con la zona tan amplia de mar que hay en la parte inferior derecha del mapa, no hubiese quedado nada mal.

El diseño que más sorprende es esa especie de dinosaurio en la penúltima imagen. Queda bastante claro que dejaron fluir la imaginación y tuvieron muchas y muy variadas ideas para estas bestias mecánicas gigantes.

Da que pensar la posibilidad de que hubiese podido haber más bestias divinas y, por consiguiente, más mazmorras grandes y, lo que es aun más interesante, más elegidos. ¿Os lo imagináis? Eso significaría nuevas razas. Aun así, a la versión de The Legend of Zelda: Breath of the Wild que hemos podido disfrutar, variedad es lo último que le falta.

La Ciudadela y el castillo de Hyrule

Además de contenido descartado, este nuevo libro incluye contenido del pasado. Del pasado de la aventura de The Legend of Zelda Breath of the Wild, quiero decir.

Imágenes como la que veis a continuación, donde podemos apreciar la Ciudadela de Hyrule en todo su esplendor. Una imagen con 100 años de antigüedad, anterior al Cataclismo, probablemente Link y Zelda se la conocerían al dedillo. No se puede negar que guarda un ligero parecido a la vista anteriormente en The Legend of Zelda: Ocarina of Time y The Legend of Zelda: Twilight Princess.

Además de la Ciudadela, también se ha podido ver alguna imagen del interior del castillo. Pese a que esto tampoco se ha podido ver en el contenido jugable del juego, sí que se puede ver en uno de los recuerdos, pero de los incluidos en el pase de temporada.

Unos lugares espectaculares y llenos de detalle que es una pena no poder pasear por ellos en el juego. Da pie a imaginarse nuevo contenido en este enorme videojuego, aunque la bala del DLC fue disparada ya en otra dirección. Ojalá algún día se reaproveche todo esto como se merece, a Nintendo Switch todavía le espera una larga vida.

La diosa de los caballos

El mundo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild está muy vivo. Vivo en colores, en variedad variedad de escenarios y personajes y en razas. Una de ellas, si se pueden considerar como tal, son las hadas. Hay un total de 4, que habitan en fuentes, en todo Hyrule del presente. Tres de ellas tienen la misma función, mejorarnos el equipamiento. La cuarta es bastante especial, tanto en poderes como en aspecto.

Esta hada tan excéntrica se llama Malanya. Su aspecto en el juego ha sido radicalmente diferente al de algunos bocetos durante el desarrollo. En el juego tiene cerca de 3 metros de altura, lleva una máscara de caballo y no tiene brazos, parece más una siniestra bruja que un hada.

Su poder también es bastante particular. Como he dicho antes, dista mucho de la función que tienen las otras 4 hadas de juego. Malanya puede devolver a la vida caballos que tengamos registrados y hayan perecido.

Su aspecto durante el desarrollo, como podéis ver abajo, iba a ser bastante parecido al de un caballo, siempre y cuando lo de abajo se pueda considerar “un caballo” (eso lo dejo a vuestra elección). Un aspecto que daría sentido a su poder pero que, a mí, me hace cierto daño a la vista, para qué engañaros. Me quedo con su aspecto final. Al menos, se la puede mirar a la cara sin tener que apartar los ojos.

 

El rey Dorophan

Hasta ahora, nunca habíamos llegado a ver al rey de los Zora durante su juventud. Hasta ahora. En la siguiente foto se le puede ver al fin. No hay duda sobre su parecido con su hijo, el principe Sidon.

Rotver

No todos los personajes han sufrido un cambio tan radical en diseño como Malanya o los guardianes. Algunos, como Rotver, el científico loco del laboratorio de Akkala, ha mantenido un aspecto final bastante similar al de los bocetos durante el desarrollo del juego.

En las imágenes que veis a continuación se puede apreciar que apenas lo único que ha variado en las diferentes versiones de este carismático personaje ha sido su peinado. Su peinado y su cantidad de pelo.

Se podría decir que lo de científico loco le va “al pelo”.

Los Sheikah

La raza de los Seikah, el antiguo clan cuyo objetivo ha sido siempre proteger a la familia real de Hyrule, también ha pasado por algunos cambios antes de hacer aparición en el último juego. Aunque esta querida raza haya acompañado a la saga Zelda casi desde su origen, donde pudimos empezar a conocer más sobre su pasado y cultura fue desde The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

En The Legend of Zelda: Breath of the Wild podemos ver algunos personajes de dicha raza. El clan Yiga sin ir más lejos, son Sheikah que han decidido seguir a Ganon y ayudarle a dominar Hyrule.

Durante el desarrollo de esta entrega de la saga surgieron diseños, o mejor dicho ropajes, para varios personajes de esta raza. El que podéis ver en esta imagen claramente inspirado en la vestimenta de Sheik de Ocarina of Time.

Otros diseños para varios Sheikah son los que veis a continuación. Inspirados en vestimentas del Japón feudal, pero con diferentes estilos.

Las razas

Anteriormente he hablado de los Sheikah pero, como sabréis, no son ni mucho menos la única raza en el mundo de Hyrule. En la versión final ha habido Zoras, Kologs, Goron, Gerudos y Ornis, sin olvidar los Hylianos y los Humanos.

Durante el desarrollo de The Legend of Zelda Breath of the Wild, se estuvo barajando incluir a los Kokiri, como se puede ver en la siguiente imagen. Además en dicha imagen no aparecen los Orni, así que da pie a pensar que fueron retirados los Kokiri en favor de los Orni en algún momento posterior. Quizá tenga que ver con la aparición de los Kologs, que según The Legend of Zelda: The Wind Waker, son precisamente descendientes de los Kokiri. Aunque, bueno, también los Orni lo son en teoría de los Zora…

Wizrobes

Echando un vistazo a las páginas del libro, en cuanto a los enemigos se refiere, no ha habido grandes cambios en sus diseños, a excepción de los guardianes. Miento, los Wizrobes también variaron ligeramente su aspecto durante el desarrollo del juego.

Como se puede ver en la siguiente imagen, estos brujos, magos o lo que se quiera considerar, tuvieron desde aspecto de ente demoníaca hasta otros con forma mas humanoide. Queda bastante claro que no tenían nada claro qué forma darle a estos enemigos.

Personalmente, el aspecto que han tenido al final en el juego me ha parecido algo pobre y carente de alma. Algunos de los que hay en la imagen superior le hubieran dado bastante más personalidad a este odioso enemigo

El laboratorio tecnológico

Es cierto que los dos laboratorios tecnológicos que hay en Hyrule, el de Hatelia y el de Akkala, son bastante pobres en cuanto a diseño. A pesar de ello, son lugares de suma importancia en la aventura, ya que en su interior podremos mejorar nuestra piedra Sheikah.

En el libro The Legend of Zelda Breath of the Wild Master Works se puede ver el aspecto exterior que se estuvo barajando para dichos laboratorios.

En efecto, aspecto de guardián. No se han esmerado mucho la verdad. Parece como si hubiesen derrotado a un guardián y hubiesen decidido montar el laboratorio en su interior. Sin embargo, lo más terrorífico no es eso, sino el guardián que está fuera dando la bienvenida a Link. Me alegro bastante de no habérmelo encontrado en la aventura.

La ciudad Goron

En cuanto a temas de la geografía de Hyrule, echemos un vistazo al aspecto de la ciudad de los Goron durante unos diseños conceptuales. Como se puede ver es bastante similar a la versión final con la diferencia del aspecto de la montaña del fondo.

En vez del monumento a Daruk, el elegido en el pasado de hace 100 años, se pueden ver las cabezas de varios Goron talladas en las rocas. Se desconoce quienes son estos Goron, aunque se puede suponer que sean los líderes de la tribu de generaciones anteriores. Un bonito homenaje al monte Rushmore.

 

El poblado Orni

La ciudad Goron no fue la única en sufrir cambios durante el desarrollo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. El poblado Orni, donde vive esta raza de personajes con forma de pájaro, también tuvo sus diseños previos antes del resultado final.

La imagen que se puede ver a continuación fue uno de estos diseños. Como se puede ver guarda bastantes similitudes con el resultado final, si no tenemos en cuenta el enorme molino en uno de sus costados.

La siguiente imagen muestra una versión más propia de The Legend of Zelda: Wind Waker que de The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

En el libro se pueden encontrar más diseños para este poblado, alguno incluso con aspecto de champiñón. ¿Acaso son fans de nuestro fontanero favorito?

Las morsas

Las morsas de arena son una de las criaturas más adorables y, a su vez, más inesperadas y sorprendentes de la última aventura de Link.

Además de las propias criaturas, que se pueden domar en el juego para moverse a mayor velocidad en el desierto, se barajó la posibilidad de añadir merchandising de estas criaturas. Desde peluches, hasta bolsos, pasando por sillones y bañeras.

Yo tengo bastante claro que “haré el desenmorso”.

Las fuentes de las hadas

Ahora vamos a echar un vistazo a lo que pudieron ser las fuentes de las hadas en The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Como he dicho antes, en Hyrule hay 4 fuentes donde podemos invocar un hada diferente en cada una. 3 de ellas nos mejoraran las piezas de equipamiento y, la que queda, nos revivirá caballos que hayan perecido.

Estas 4 fuentes no iban a tener los aspectos que tuvieron al final. Se barajó darlas un aspecto más budista, con un predominante tono dorado como podéis ver en la siguiente imagen.

En otros momentos se barajó la opción de darles un aspecto con estilo de parque de atracciones infantil o de circo.

Pese a ser interesantes, no hubiesen pegado en absoluto con el estilo del juego, y más aun sabiendo que estas fuentes están en la mayoría de casos en zonas boscosas. ¿Os imagináis ir por el bosque y encontraros un lugar así, lleno de luces y colores chillones? A mí, desde luego, lo último que se me pasaría por la cabeza sería acercarme a mirar.

La Princesa Zelda

La mayoría de personajes importantes en el juego como Link, si obviamos su diseño con guitarra eléctrica, o los Elegidos no pasaron por grandes variaciones para obtener su aspecto final. Sin embargo, la Princesa Zelda sí lo hizo.

En algunos de los diseños tomó el aspecto que tenía en la época de la NES y la SNES.

En otros se la dio un toque más casual ya que en este juego Zelda no se limita a ser la típica princesa, sino que también sale a explorar diferentes rincones de Hyrule.

Unos diseños realmente interesantes para la Princesa Zelda. En el resultado final no hemos visto estas ropas, pero al menos sí otras que la han quedado francamente bien.

La historia de Hyrule

Gracias a los recuerdos, algunos diarios y otros medios de información se puede conocer gran parte de lo sucedido 100 años atrás dentro del juego. El libro nos aporta información de esta época sin necesidad de investigar por nosotros mismos.

En la imagen que se puede ver a continuación se puede ver la ruta que tomó cada uno de los Elegidos para llegar a sus respectivas Bestias Divinas.

Por si eso fuera poco, en otras imágenes se puede apreciar la ruta seguida por los soldados hylianos mientras se retiraban de sus puestos tras el ataque de Ganon.

Y la siguiente es la más emotiva de todas, la ruta que hizo Zelda tras la caída de Link durante la batalla.

Y hasta aquí lo que pudo ser The Legend of Zelda: Breath of the Wild y no fue.

Es muy interesante poder acceder a este tipo de información e imaginar cómo pudo ser la última entrega de la saga The Legend of Zelda. Ahora bien, el resultado final ha sido tan sumamente bueno, por lo que es innegable que Nintendo tomó la decisión correcta en prácticamente todos estos cambios.

Esta es sólo una parte del contenido de este nuevo libro. Cuando tengamos The Legend of Zelda Breath of the Wild Master Works, podremos disfrutar de estos y de más diseños conceptuales, además de contar con toda la información en nuestro idioma y no en japonés. Hasta entonces, espero que disfrutéis de lo que hemos podido compartir con vosotros en este artículo

Fuentes: 1, 2, 3

Comentarios
  1. 2.
    Buah, no sabía lo de las bestias divinas, menuda pasada!
    Ojalá poder haber disfrutado de las mazmorras submarinas (aunque el dinosaurio tampoco queda atrás).
    PD: Yo quería merchandising de las morsas del desierto :c
    3.
    Buah, me encantaría un Zelda, o un juego hecho por Nintendo, así de terror Lovecraftiano. Esos diseños de bestias terroríficas son brutales.
    8.
    a mi lo que mas me gusta de ese diseño es que si eres de los que intenta apuntar a la cabeza a la hora de dispararles... fallarias, porque la cabeza esta en el "pecho".
    El hacer que la capucha parezca la cabeza es un toque bastante curioso y que ademas los distingue un poco mas del tipico modelo de mago encapuchado.