Portada » Artículos » Nuestros redactores opinan sobre los ports en Nintendo Switch

Nuestros redactores opinan sobre los ports en Nintendo Switch

El pasado Nintendo Direct Mini no ha dejado a nadie indiferente y ha reavivado un tema del que se hablaba cuando Nintendo Switch salió al mercado: los ports de Wii U en la híbrida de Nintendo. Tras unos días de reflexión, aquí tenéis alguna de las opiniones “en frío”(quizá porque estamos en invierno badum pss) de nuestros redactores.

Carlos Firas

Nintendo Wii U fue una consola con un catálogo de exclusivos muy potente pero también fue un fracaso dentro de las líneas de consolas de Nintendo. Que en menos de un año Nintendo Switch, la sucesora de Wii U, haya conseguido superar las cifras de esta con sus más de 10,5 millones de consolas vendidas no hacen más que confirmar el fracaso que supuso para la compañía de videojuegos. Estas cifras convierten a Nintendo Wii U en la segunda consola menos vendida de la compañía nipona tras Virtual Boy y en el mayor fracaso en consolas de las generaciones modernas.

A estas alturas ya hemos visto algunos títulos que eran exclusivos de Wii U en Nintendo Switch (Mario Kart 8 y Pokken) y en la última Mini Direct se han anunciado otro par más para los próximos meses. Con todo ya tenemos 5 juegos propios de Wii U en el catálogo de Nintendo Switch.

Salvo catástrofe no creo que esta tendencia vaya a parar pues aún quedan muchos títulos con papeletas para renacer. Ya ha habido declaraciones de remasterizar Xenoblade Chronicles X en Nintendo Switch aunque dudo de que haga acto de presencia pronto con el último título de la franquicia recién lanzado (y lo mismo podríamos decir con el título del italiano Super Mario 3D World). Otros juegos por lo que apuesto que no tardarán en confirmarse son: Pikmin 3, pues tiene que salir antes del inminente Pikmin 4; el más que esperado Smash Bros Deluxe; Paper Mario Color Switch Splash; y el aclamado pero poco vendido The Wonderfull 101.

Esta tendencia de relanzar juegos exclusivos de Wii U no es algo que vino junto con el lanzamiento de Nintendo Switch. Ya hemos visto antes como algunos juegos habían sido lanzados de nuevo en Nintendo 3DS aun sacrificando la potencia gráfica de los juegos ( Yoshi’s Wolly World y Mario Maker).

Esta tendencia de dejar desprovista de juegos propios a Wii U no es algo que deba coger por sorpresa a ningún jugador. En esta ocasión tiene mayor lógica que en cualquier otro momento y que en cualquier otro sistema. La razón es simple: los juegos de Wii U no alcanzaron todo su potencial al no contar con un público más amplio. Y mucho ojo porque estamos hablando de algunos de los mejores juegos de su generación y se merecen ser jugados por cuantas más personas mejor. Qué demonios, la gente merece jugar a estos juegos.

En contra, tenemos dos puntos de vista negativos. El primero puede ser la sensación de que se le quita el valor a una consola enterrando los sentimientos de nostalgia que sus usuarios puedan tener de ella en un futuro. El segundo la sensación de que el catálogo de Nintendo Switch se está edificando sobre Remasters, refritos y ediciones Deluxe.

De cualquier forma, yo soy de los que defienden que todos debemos disfrutar de los buenos juegos. El lanzamiento de ediciones Deluxe no debería suponer un problema cuando al mismo tiempo están anunciados nuevos lanzamientos como es el caso, donde el balance general es de que están a punto de crear un catálogo grandioso.

Bayonetta

Arturo Albero

Con el nuevo Mini-Direct de Nintendo el pasado 11 de enero, se ha comprobado que continúa una tendencia concreta: Poblar los huecos del catálogo de Nintendo Switch con ports de juegos de Wii U.

Son juegos que, salvo casos muy excepcionales, no volvería a comprar. Bayonetta 2, Hyrule Warriors, Rayman Legends, Mario Kart 8ya los tengo en Wii U. ¿Para qué los quiero en Nintendo Switch?

Además, algunos de ellos, como Mario Kart 8, cuestan más caros de lo que costó en su día en su consola original. Probablemente suceda lo mismo con Bayonetta.

Y, sin embargo, sí que me parece bien que salgan estos juegos para la nueva consola, ya que Nintendo Switch no es compatible con el catálogo de Wii U. Si, además, añaden contenido nuevo lo suficientemente atractivo, puede que me lo compre otra vez. Creo, no obstante, que el hecho de venderlos a precio de novedad no va a ayudar a convencerme.

Los que están a precio reducido, como Rayman Legends, apenas aportan nada nuevo con respecto al original de Wii U. Mario Kar 8 DX, que sí añade cosas nuevas, vale más caro que el original de Wii U… ¡Pero entre las novedades no hay ni una copa nueva!

En definitiva, los ports son positivos para la gente que no disfrutó de Wii U, pero creo que podrían trabajarlos un poco más para hacerlos atractivos para todo el público de la consola.

A modo de epílogo, me gustaría comentar una cosa extra. Una opción que me gustaría, y que ya podía incluir Nintendo con su nuevo sistema de pago que vete tú a saber cuándo y cómo pondrán, es la opción de registrar tu catálogo y poder revivirlo en futuras consolas. ¿No se supone que iban a trabajar así a partir de ahora? Con las plataformas de PC como Origin o Steam ya puedes hacerlo, y con las de consolas de Sony se puede hacer con los juegos de la tienda que lo permiten. Nintendo, da el paso y déjate de ports saca cuartos.

Marcos Catalán

Quiero comenzar diciendo que soy un firme defensor de jugar a los juegos en su sistema original, con el mando para el que fue concebido y sabiendo disfrutar de sus carencias y, por qué no, también sus logros tanto técnicos como jugables para la época.

Nunca he sabido disfrutado de ningún port como sí lo hice del original (otra cosa son los remakes, pero eso es otra historia), aunque puede que sea porque he tenido la gran suerte de poder jugar a todo lo que me interesaba en su momento, algo que entiendo que otros muchos no habrán podido hacer, por lo que ahora, con el tema de estos de Wii U a Nintendo Switch, tengo sentimientos encontrados.

Por la parte negativa, los catálogos de las consolas se desdibujan, haciéndoles perder atractivo y dejándonos a quienes nos esmeramos en completarlo con cara de idiotas al ver que ahora, apenas dos o tres años después, se va a lanzar el mismo título con, encima, añadidos y a precio menor que el original. Por si esto fuera poco, cada segundo que se dedica a portear estos juegos es un segundo perdido del que podría beneficiarse una nueva entrega de una serie o mejor aún, una nueva propiedad intelectual.

Por la parte positiva, en el caso concreto de Wii U, es un reconocimiento más que justo al trabajo de unos desarrolladores que nos dieron, y esta es una opinión personal, las mejores entregas de unas sagas de tanta calidad y tan queridas por el público como Pikmin, Mario Kart o Donkey Kong Country; entregas que, por el desconocimiento general y por el mal hacer del departamento de marketing de Nintendo, no recibieron la atención merecida en su momento.

Claro que no todos estos ports son igual de necesarios. ¿Alguien pidió el de Hyrule Warriors estando ya Fire Emblem en Switch? Lo dudo, pero tampoco es mala estrategia ya que muchísima gente ha quedado prendada de la saga con Breath of the Wild, aunque igual no se encuentran lo que creen, que esto es un musou.

Resumiendo: egoístamente y como yo sí he jugado ya a los juegos de Wii U en cuestión, en esta ocasión me parece que se está abusando de los ports, porque seguro que aún quedan (Super Mario Maker, The Wonderful-101…), pero por otro lado los entiendo, sobre todo si vienen de una máquina que supuso un fracaso tan sonado aun contando con los pedazo de juegos por los que, ahora sí, el gran público empieza a interesarse.

Vamos, que no me molestan pero que no cuenten conmigo.

Juan David Vargas

Nintendo no es tu amiga, tu no eres su amigo/a, eres su cliente. Entiendo el descontento de parte de la comunidad de Wii U al ver como gran parte de su catálogo exclusivo es portado a la nueva consola, sin embargo, hay que ser realistas y reconocer que esa comunidad para Nintendo es el pasado. A la que debe prestar atención ahora es a la de Switch, la cual todo apunta a que será más grande que la de Wii U en breve.

Los ports son buenos para Nintendo por varias razones. La primera porque ayudan a rentabilizar más el producto. La consola anterior tuvo un parque de consolas demasiado bajo, por lo que vender de nuevo el juego hace que con una inversión mínima le puedan sacar mucho más beneficio.

Además sirven para nutrir de catálogo fechas que no están tan provistas de nuevos lanzamientos en la plataforma. Si, muchas personas tuvieron la Wii U y no les hará falta ese juego en su estantería. Pero para muchos también es un juego nuevo del cual no habían tenido la oportunidad de disfrutar aún. Si Nintendo solo tuviese ports previstos para este 2018 podríamos estar alarmados, pero a tan solo 15 de enero conocemos varias exclusividades en la plataforma (Mario Tennis, Project Octopath, Kirby, Yoshi…) y algunas que podrían estar este año o no (Pokémon, Metroid, Bayonetta).

Pero hay otro motivo más, el del desarrollado. ¿Cómo desarrollador te gustaría que tu juego, en el cual has puesto tanto empeño y ha sido bien reconocido pero que no ha vendido mucho por el parque de consolas, se quede anclado a Wii U? ¿No te gustaría que llegase a mucha más gente? Por supuesto que sí.

Por tanto, ¿me parecen bien los ports de Wii U en Switch? Sí, pero no del todo. Sí cuando hay más catalogo previsto aparte de ellos. No cuando están a precio de lanzamiento. Y por supuesto, no cuando añaden un mínimo de contendido nuevo para hacer que la gente que lo tiene lo vuelva a comprar. Uno de los casos más claros Pokken, que ofrece nuevos personajes solo en la versión de Switch cuando no les costaría nada ponerlos también en Wii U.

Escrito por
Efecinqueador nato. Amante de los videojuegos y la tecnología.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.