Portada » Artículos » Luces y sombras del crowdfunding – Revo+

Luces y sombras del crowdfunding – Revo+

Revo+ vuelve a la carga para hablar de las perlitas que nos deja el mundo de los videojuegos, sean o no relacionadas con Nintendo. Nos gustaría hablar de cosas positivas, en serio, pero últimamente hay una especie de conspiración que nos lo impide. Hoy vamos a hablar de las luces y sombras del crowdfunding en general y de Kickstarter en particular, pero gracias al reciente caso de Yooka-Laylee os adelanto que habrá más sombras que luces. También habréis podido deducir que las publicaciones de Revo+ no son, ni mucho menos, regulares. Dependen de cómo fluya la información y, especialmente, de la cantidad de tiempo disponible por parte de los redactores de Revogamers. Please, understand…

asi_avanza_la_edicion_fisica_de_runbow_-___revogamers___revogamers_net-copia

“Nos hacemos esperar, pero sé que nos echabais de menos”

Desvariando un poco. Por qué no ha habido Revo+ en estas semanas

Podríamos haber hablado de la libertad de expresión cuando surgió aquella noticia relacionada con Final Fantasy XV. Ya sabéis, esa página web que se quejaba de que Koch Media les había puesto el veto por haber hecho un análisis no tan positivo de la obra de Hajime Tabata y compañía. Bueno, realmente, aunque esté en contra de la censura, si nos atenemos a los principios de “LIBERTAD”, tan libres son los de esa página de hacer un análisis negativo como los de Koch Media de mandar la copia de análisis a quien quieran y cuando quieran. Ya hablamos de algo parecido cuando mencionamos cómo Bethesda parecía acabar con la cultura del embargo. Esto es serio, porque la gente parece no entender que la “libertad de expresión” no es sólo “la libertad de SU expresión”, sino la “libertad de expresión de todo el mundo” y que si tú hablas de forma negativa de alguien, ese alguien es libre de defenderse.

Es un tema delicado, especialmente porque no apoyo ni a la empresa ni, mucho menos, a la página web que parecía no querer asumir las consecuencias del texto que escribieron. ¿Una bromita clickbait que acabó con un castigo más duro del que creían? En definitiva, a ver si así nuestro sector madura un poco y deja de depender de la voluntad de las compañías para generar contenido. Koch Media puede mandarle las copias de sus juegos a quien quiera (a nosotros muchas veces no nos las manda. No pasa nada, a veces se acuerdan de nosotros también y nos hacen felices), de la misma forma que esas páginas pueden hacer el análisis que quieran. Pero no se les puede exigir responsabilidades a uno o a otro a no ser que exista un COMPROMISO. Y, hablando de compromiso, es aquí donde entra nuestra disgresión sobre el crowdfunding.

final fantasy xv

“Libertad de expresión es poder vestir así de hortera. También lo es que me lo puedas echar en cara”

Micromecenazgo (también conocido como crowdfunding)…

El crowdfunding o micromecenazgo es una práctica empresarial llevada a cabo por diferentes empresas (estudios de desarrollo de software, fabricantes de juguetes, grupos de música, etc.) para financiar un proyecto no a través de terceras compañías, sino en base al apoyo de los futuros compradores o interesados. Se llama micromecenazgo porque, al haber más de un mecenas (persona que financia), la cantidad que requieren de cada uno de ellos es relativamente pequeña.

La palabra mecenas es un homenaje a Cayo Cilnio Mecenas, noble romano de la época de César Augusto muy popular por apoyar, con su dinero particular, el desarollo de las artes de forma desinteresada. Desde luego, un gran hombre que seguro que se sentiría decepcionado con el camino que han tomado muchas campañas de micromecenazgo.

800px-maecenas_coole_park1

“Yo soy Mecenas, admiradme”

Como decíamos, en las campañas de micromecenazgo se requiere que cada persona apoye un determinado proyecto con una cantidad pequeña (o no) de dinero. Como no existen muchas personas desinteresadas, las empresas se comprometen a ofrecer recompensas a todos aquellos que hayan apoyado el desarrollo de su proyecto. El valor de estas recompensas varía según el dinero aportado, pero se suele traducir en poder adquirir el producto a un precio inferior al de su salida a la venta.

Al final, el micromecenazgo (en el mundo de los videojuegos) deriva en el “Acceso Anticipado” y un montón de prácticas en las cuales el usuario paga el juego sin saber realmente si se va a acabar o no, teniendo que confiar en la palabra del desarrollador y, en el caso del acceso anticipado, haciendo a la vez de Beta Tester (bueno, esto también lo haces siempre que compras un juego de Ubisoft de salida).

En el fondo, todo esto del micromecenazgo es una muy buena idea porque ayudas a un estudio pequeño o mediano a poder sacar adelante un proyecto sin que tengan que depender de la voluntad y censura de las terceras compañías (pudiendo pagar sueldos antes de lanzar el juego al mercado, ya que vivir es importante para las personas y esas cosas). Pero, como siempre sucede, hay algunos de estos proyectos que no acaban bien, ya sea por malicia de los implicados o por negligencia. Al ser empresas pequeñas, muchas veces no saben realmente lo que van a necesitar hasta que no se ponen manos a la obra y eso hace que los proyectos se demoren o sufran cambios inesperados.

shantae-risky-beats

“Gracias, crowdfunding, por Shantae y otros proyectos serios con final feliz”

…O la triste historia de las promesas rotas

Aunque ha habido muchos casos exitosos, como Pillars of Eternity, Shantae: Half Genie o Divine: Original Sin, con un gran éxito y nivel de compromiso por parte de todos los implicados, se han podido detectar una serie de actitudes negativas en más proyectos de los que nos gustaría. Muchas de esas han tenido que ver con Nintendo, motivadas en parte por el (no) éxito de su plataforma de sobremesa. Los usuarios de Wii U, aunque sean pocos, se caracterizan por incluir a una gran cantidad de gente comprometida con el mundo de los videojuegos, como por ejemplo nuestro redactor Javier Aranda. Como ya destacó hace tiempo nuestro antiguo redactor Sergio Figueroa, shezard, parece que muchos estudios utilizan la marca Nintendo para ganar suscriptores y, cuando ya está cerrada la financiación y han cogido el dinero, entonces cancelan las versiones de las consolas de la compañía de Kyoto.

Luego también están los que, visto el éxito de sus campañas, deciden extorsionar a su público irracional y pedir más y más dinero, para luego lanzar un producto mediocre. Este fue el caso de Keiji Inafune y su Mighty nº9. Sin embargo, he de decir a su favor que ya en la época de Wii hizo una cosa similar. Lanzó a la venta Mega man 9 y Mega man 10, dos juegos que prácticamente eran clones de aquellos que tan populares habían sido en NES, en todos los sentidos. Sin embargo, a pesar de su elevado coste (10€), la gente los pagó y, con cada euro que recibía, el desarrollador iba dándose cuenta de la capacidad que tenía para robarle el alma a sus queridos fans. Mighty nº9 es, simplemente, la evolución lógica de esa actitud.

megaman9_gameplay1

“Keiji Inafune, 2008. ¿En serio os pilló por sorpresa lo de Mighty Nº9? A mí lo que me habría sorprendido es que se lo hubiera currado de verdad…”

El caso más reciente, y el que nos ha motivado, es el de Yooka-Laylee. Hay un caso similar, mucho peor, que es el que protagonizó Slightly Mad Studios con su Project Cars. Lanzaron una campaña de financiación en la cual, como plataformas principales se citaban al PC, a Wii U, a PS3 y a XBOX360. Curiosamente, de esas cuatro plataformas el juego acabó saliendo sólo en una. Mucha gente ha perdido la confianza en un estudio que, cuando empezó el desarrollo de su juego, eran vistos como los salvadores del género de carreras.

El caso de Yooka-Laylee no es tan grave, y podría ser hasta comprensible. Esta semana han anunciado que la versión de Wii U, que era supuestamente la principal, iba a ser cancelada en favor de una versión de Nintendo Switch. Si no hubiera habido una campaña de micromecenazgo de por medio, habría sido una decisión lógica y comprensible. Lo que sucede es que habían establecido un compromiso con todos aquellos, no pocos, que habían apoyado el juego para que saliera en Wii U. Ahora se les ofrece un cambio de plataforma pero, ¿es eso suficiente? Por otro lado, también existen los que creen que ha sido la propia Nintendo, la primera que ha dejado morir a Wii U, la que ha invitado a Playtonic Games a abandonar la versión de su consola menos exitosa para centrarse en apoyar a la prometedora Nintendo Switch. Quién sabe, no me extrañaría un pelo.

yooka-laylee-07

“Aquí vemos a Yooka y a Laylee huyendo de Wii U”

Por supuesto, esto ha sido la gota que ha colmado el vaso y nuestros redactores Marcos Catalán, Dee, y Gorka Méndez, Dartz719, no han podido contener su bilis creativa. Me suplicaron, entre lágrimas, la confección de esta nueva entrega de Revo+. Yo me sentí como aquel presidente de SONY  de antaño y dije: “El nuevo artículo de Revo+ empezará cuando yo lo diga“. Esa es la historia que hay detrás de esta pequeña diserción. ¡Os dejo con las opiniones de mis compañeros!

Marcos Catalán, Dee “Donde dije digo, digo Diego”

Ah, el crowdfunding en general y Kickstarter en particular. Qué de buenos y malos ratos nos ha dado en redacción, casi tantos como buenos y malos titulares.

Supongo que, como todos, nunca he sido muy amigo de ir con el dinero por delante y llevarme nada a cambio salvo vacuas promesas, sin embargo, entiendo que este sistema de mecenazgo sea una buena oportunidad para sacar adelante algunos proyectos, aunque nunca será la única opción, como algunas veces nos han querido hacer creer.

Ahora nos topamos con el caso más sangrante de todos, el de Yooka-Laylee, que viene a engordar una cuantiosa lista en la que se incluyen Project Cars, Bloodstained: Ritual of the Night, Road Redemption o el único en el que colaboré y colaboraré, Shadow of the Eternals, entre muchos otros. Sin embargo, el descontento no viene solo por las cancelaciones, que también, sino por todos aquellos listillos que se dedicaron, simplemente, a bombardearnos con el logo de la maltrecha Wii U. Eso, señores, es, ni más ni menos, jugar con las ilusiones de la gente. Porque sí, los nintenderos de salón hemos pasado hambre y veíamos con buenos ojos juegos que, a la vista de otros, no eran sino ponzoña, y pese a ello, la ponzoña, como el veneno que es, nos hirió.

Así hemos aguantado en pie hasta que Yooka-Laylee nos dio la puntilla. Un juego hecho por y para nintenderos y que, finalmente, abandonó Wii U y nadó hacia Switch. Claro que, ¿quién puede culparles?

De cualquier forma, Kickstarter, si quiere que volvamos a confiar en ella, deberá tomar medidas en un futuro inmediato contra los donde dije digo, digo Diego y, si no obligar a que cumplan sus promesas, sí multar a quienes las incumplan. Aunque sería una solución que, en mi caso, ya llegaría demasiado tarde.

yooka-laylee-03

“Me comunican que ya no voy a pisar una Wii U”

Gorka Méndez, Dartz719 “Más vale juego en mano que ciento crowdfunding-seándose”

En mi caso, hasta ahora, nunca he apoyado ningún proyecto en Kickstarter, y, visto lo visto, pues me lo voy a tener que pensar mucho para futuras ocasiones ya que no estoy dispuesto a dar mi dinero para un proyecto que se haga eterno o que definitivamente no salga para mi consola.

El concepto de Kickstarter me llamó la atención desde que lo conocí hace unos años por hacerte ser parte de un proyecto desde el origen. Aportas dinero antes de que el juego exista y de ese modo obtienes recompensas mayores que aquel que lo compra una vez está a la venta oficialmente.

Nunca he apoyado ningún proyecto principalmente por las dudas que me generaba. Lo primero es filtrar entre los miles de proyectos interesantes que hay para elegir, porque lo que puede ser una buena idea se quede en nada al llegar a nuestra tienda digital.

Es por ello que los que más me han llamado eran proyectos aparentemente contrastados y que, además de gustarme, me ofrecían garantías de aparecer en mi consola. Dentro de ellos, me quedé con ganas de haber apoyado el Project Cars, del cual desapareció la versión de Wii U.

Project Cars

“No en Wii U, ni PS3 ni Xbox 360”

El segundo por el que casi me decido fue el Mighty No.9, ya que suponía apoyar al nuevo Megaman, una de mis sagas y personajes favoritos, el cual se quedó a años luz en calidad de lo prometido. Después me tentó la posibilidad del Bloodstained: Ritual of the nigth, el cual va de retraso en retraso y tiene pinta de convertirse en un culebrón.

Y la gota que ha colmado el vaso para muchos ha sido el caso de Yooka-Laylee, el cual tampoco apoyé por muy poco, pero me sigue pareciendo muy mal que a tan pocos meses no salga la versión de Wii U por mucho que nos den la posibilidad de hacernos con la versión de Nintendo Switch.

En definitiva, que viendo el panorama soy de los que prefieren esperar a tener el juego disponible y decidirme antes de llevarme un chasco, ya que ni tan siquiera los grandes proyectos me dan garantías de la seriedad que requieren para que yo me anime a apoyar un Kickstarter.

Zelda

“Totalmente gratuito. Nos gusta Zelda, ¿qué pasa? Ah, pues que sólo falta que cancelen éste para Wii U…”

Conclusiones “Futuro truncado, pero todavía con posibilidades”

“Apoyad crowdfunding y te sacarán los dineros”. Y también un poco de “pagan justos -y usuarios- por pecadores”. El crowdfunding es, realmente, una gran idea que, por desgracia, ha sido malograda en multitud de ocasiones por malas prácticas como las que hemos destacado. Algunas más malas que otras, cierto, pero todas causando gran decepción entre los que pagan, los usuarios. La facilidad de algunos para romper el compromiso establecido ha convertido lo que parecía ser una nueva revolución para el mundo empresarial en una moda pasajera.

Sin embargo, algunos proyectos más serios, con cierta reputación a sus espaldas, han conseguido despejar el miedo de los usuarios y revestir el micromecenazgo con la seriedad que nunca debía haber perdido. Ojalá, a partir de ahora, las empresas se tomen más en serio sus compromisos y las plataformas de micromecenazgo tomen medidas reales contra aquellos que no cumplan aquello que prometen.

Agradecimientos a Marcos Catalán, Dee, y a Gorka Méndez, Dartz719, por acudir diligentemente a la llamada dominguera de Revo+ 🙂

Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.